Los osados vuelos postales

El filatelista Italo Bongiovanni logra coloridos relatos, plagados de anécdotas, que reconstruyen los primeros años de la aviación y del correo en el Ecuador.



Arturo Torres. Macroeditor (O) 31 Octubre 2015

Era un hombre afortunado y lo sabía. Años antes de sobrevolar los Andes el piloto Elia Liut salió bien librado de varios combates aéreos en la Primera Guerra Mundial.

Corría 1920. Liut y el italiano Ferruccio Guicciardi llegaron a Guayaquil con un mecánico y un avión, bautizado como El Telégrafo 1, con el cual hicieron acrobacias en el cielo del puerto principal. Aunque no era la primera vez que un avión volaba sobre esta ciudad, nunca se había visto tanta destreza. Abel Castillo, dueño de diario El Telégrafo, compró el aeroplano con el propósito de expandirse comercialmente por el país.

En el libro los ‘Primeros vuelos postales en Ecuador en los años 20 y 30’, el filatelista Italo Bongiovanni recoge este y otros coloridos relatos, plagados de datos, que reconstruyen la historia de la aviación y del correo en Ecuador. “Aviones y sobres enlazaron sus destinos de inmediato”.

Pese a su importancia para reconstruir el pasado, Ecuador es el país de Sudamérica que menos ha conservado tarjetas, volantes, periódicos, cartas, revistas y libros de esa época. Por ejemplo, explica Bongiovanni, se puede encontrar algunas tarjetas del primer vuelo Guayaquil-Cuenca, pero las de los siguientes: Cuenca-Riobamba y Riobamba-Quito son casi imposibles de conseguir. Afortunadamente ese vacío fue llenado por los diarios que contaron esas gestas aéreas y constituyeron una de las principales fuentes del libro.

Esas travesías iniciales fueron protagonizadas por pilotos italianos, todos provenientes de familias humildes, que se aventuraron a venir a América, tras el fin de la guerra. Además de Guicciardi y Liut, al país llegó Adolfo Bosio.

Liut preparó en Guayaquil ese primer vuelo a Cuenca (4 de noviembre de 1920), declarado con finalidad de “transporte de correo y diarios”. Transportó una valija postal con 500 tarjetas. “Liut se amarró el altímetro y la brújula a las piernas y despegó: de inmediato encontró espesas nubes, así que intentó pasar en medio de ellas sin acercarse a las montañas. Buscaba no perder la orientación y se limpiaba los lentes cubiertos de gotas de agua, con la mirada fija adelante (…).De pronto, pasando entre dos cimas nevadas, vio el declive bajar el valle y comprendió que estaba del otro lado de la cordillera”.

Al observar la nave, la gente parecía enloquecida. Liut aterrizó en medio de 20 000 personas que veían por primera vez un avión. Desde allí voló a Riobamba y luego a Quito.

El 28 de noviembre –según el relato- el campo de aterrizaje de Iñaquito se llenó de público. Miles de personas se ubicaron en la parte alta del Panecillo, la Tola y otras elevaciones. Grupos de curiosos utilizaban aparatos del Observatorio Astronómico en el parque Bolívar, hoy Alameda. Liut aterrizó con una valija postal con 400 piezas, incluyendo algunos ejemplares del diario Los Andes.

Otro de los pilotos emblemáticos fue Ferruccio Guicciardi. Él había salido ileso de numerosos combates aéreos en la Primera Guerra, sin que su avión recibiera una sola bala. Después del primer vuelo Riobamba-Cuenca, obtuvo dinero (el premio generalmente era de 5 000 sucres), condecoraciones y elogios. Cuando no se le ofreció trabajo en la recién nacida Escuela de Aviación, aceptó la oferta de Castillo para abrir con el Telégrafo 1 rutas hacia Tulcán.

El 8 de febrero de 1921 despegó de Quito hacia Ibarra y llevó el primer correo entre ambas ciudades: entre 60 y 90 piezas que no recibieron matasellos (marca para evitar la reutilización del sello). Por los fuertes vientos el vuelo fue muy complicado y el aterrizaje fue aún más complejo. Mientras el avión tocaba tierra, un toro enfurecido empezó a correr de un lado a otro y atacó a los espectadores.

Bongiovanni narra que el vuelo a Tulcán se programó cinco días después. Antes de llegar a su destino el avión se quedó sin gasolina, aterrizó en un potrero y fue auxiliado por lugareños. Luego, Giuccardi recibió noticias de que en Colombia ofrecían premios en dinero al primer piloto que aterrizara en Pasto y Cali. El 7 de marzo, el Telégrafo 1 despegó con la valija de correo que contenía correspondencia ordinaria y aterrizó en Ipiales. Fue el primer correo aéreo entre Colombia y Ecuador.

Otro pionero fue Cosme Rennella, quien llegó a Guayaquil a los dos años, con sus padres italianos, según relata Bongiovanni. Luego de enrolarse en el Ejército, a los 22 años, el italo-ecuatoriano firmó un contrato con el Club Guayas de Tiro y Aviación para viajar a Italia y aprender a volar. Volvió al país en 1913 y los años siguientes viajó a Venezuela, contratado para realizar vuelos de espectáculo. Aunque fundó la escuela de aviación venezolana, nunca tuvo una designación oficial. Regresó a Guayaquil, donde asumió el cargo de la Escuela de Aviación Militar.

Renella personificó al héroe de película que salía ileso de todo tipo de accidentes aéreos, pero por su mal carácter nunca logró tener una buena relación con los jóvenes oficiales, que incluso lo denunciaron ante sus superiores. “No se puede negar que Renella fue egoísta, egocéntrico y agresivo y cabalgó con ímpetu viejos aviones (…). Pero fue piloto no superado, probablemente superior a Elia Liut y Ferruccio Giucciardi”, relata Bongiovanni.

Fundó, con pocos pilotos, una compañía de vuelo con la que planeaba transportar correspondencia, lo cual no concretó por falta de aviones idóneos y campos de aterrizaje. Los pasos de Renella fueron seguidos por otros jóvenes pilotos. En abril de 1926 siete ecuatorianos viajaron a Italia para convertirse en instructores.

Pese a que todos obtuvieron su licencia de aviación, tres fallecieron en accidentes: Carlos Guarderas, Santiago Duarte y José Salazar. En enero de 1928 los cuatro sobrevivientes regresaron al Ecuador, que estaba abatido por sucesivas crisis políticas y económicas.

Bongiovanni destaca el coraje y la temeridad de los primeros pilotos iatlianos y ecuatorianos, pues volaban aparatos frágiles de tela y madera, sin paracaídas, con un m argen absurdamente bajo de seguridad. A mediados de 1928 la historia de la aviación dio un giro radical con la llegada de la Sociedad Colombo Alemana de Transporte Aéreo (Scadta) al Ecuador, con el objetivo de abrir rutas comerciales entre ambos países, utilizando hidroaviones. Meses más tarde también arribaría la aerolínea estadounidense Panagra, con lo cual los vuelos -civiles y militares- se volvieron rutinarios.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta