El arrepentimiento es sanador

Aunque sea Cuaresma los actos de contrición ya no son tan comunes como antes, pero el arrepentimiento nos acompaña en todo momento; el psicoterapeuta Vladimir Serrano habla de este sentimiento humano.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora 28 Febrero 2015

La conversación con Vladimir Serrano sobre el arrepentimiento termina con la alusión a una supuesta frase de Soren Kierkegaard (el filósofo y teólogo danés), pero él tiene una versión y yo otra. La mía dice: “Lo hagas o no lo hagas, igual te vas a arrepentir”. La de él es más bonita, menos trágica y dice: “La mayor sabiduría en la vida es no arrepentirse de lo que se ha hecho”.

Seguro la suya es la correcta, pues Vladimir Serrano es un hombre que domina varios temas: historia, teología, psicología analítica, Derecho... También es sereno y formal, y viéndolo sentado entre el decorado setentero de su consulta se hace difícil imaginar que él haya hecho algo de lo que tenga que arrepentirse.

¿En qué nos transformamos si vivimos doblegados por el arrepentimiento?
Eso es una patología, porque tiene que haber también la capacidad para comprenderse y perdonarse. Sin esas capacidades caemos en lo mórbido y, por lo tanto, en un estado psicológico alterado que no le permite a la persona desarrollar su vida a plenitud. También puede obedecer a un ego muy duro, que prefiere autoinculparse a aceptar que simplemente son los hechos de la vida.

¿Y qué somos si, en cambio, nunca nos arrepentimos, y creemos que todo lo que hacemos está bien?
Hay siempre peligro de sicopatía o sociopatía; es decir, una actitud en la que no se entiende al otro, no se siente compasión por el otro ni  se hace cargo del dolor que uno ha causado. Este es un tipo de persona muy egocéntrica. Para Fritz Künkel se trataría de un ego Nerón o ego tirano. Ese tipo de ego torna inflexibles a las personas. Y aquí va una anécdota: se dice que Alejandro Magno fue controvertido por un general, y furioso tomó una lanza y lo mató. Despues de eso Alejandro no salió de su tienda de campaña por cuatro meses.

¿Arrepentido?
No. Cuando finalmente salió de su encierro y le preguntaron si le había causado mucho dolor o arrepentimiento  dijo: No, es que un dios no debía haber hecho esto. Esto en psicología analítica se conoce como inflación psicótica; que es un riesgo que corre toda persona de autoridad que no pueda tener actitudes de humildad.

¿Es cierto que uno se arrepiente más de lo que no hizo que de lo que hizo?
Puede ocurrir. Pero también podría decirse que si la persona se ubica en el momento, en la potencialidad y el grado de voluntad para lanzarse a la acción a lo mejor se encuentra con que igual no lo hubiera hecho.

¿Hay circunstancias en las que aunque sepamos que podemos arrepentirnos vale la pena actuar?
Si se trata de salvar una vida; si lo que debemos hacer va en favor de alguien más o de nosotros mismos y no lo hacemos más tarde puede haber culpa y arrepentimiento. Ahí actúan la conciencia humanista  o la conciencia autoritaria.

Diferéncielas.
En la humanista: lo que he de hacer, he de hacerlo, por el bien de otros y por el mío propio. La conciencia autoritaria es la que impele al cumplimiento de un deber forzado. Está en las personas que tienen que obedecer un mandato de matar a otros; lo que ocurrió con muchos nazis en el juicio de Nuremberg, en el que dijeron: Solo cumplíamos órdenes. No sienten arrepentimiento, entonces caen en la psicopatía; tienen una conciencia autoritaria.

¿Es bueno arrepentirse?
Sí. Debemos estar muy abiertos al arrepentimiento sin llegar a lo mórbido ni a lo patológico. Cuando viene el arrepentimiento se amplía también nuestra conciencia porque así somos capaces de conocernos un poco más a nosotros mismos.

Entonces es una actitud sanadora.
Sí, es una actitud sanadora.

¿De qué creería que como sociedad deberíamos arrepentirnos los ecuatorianos?
¡Ay, de tantas cosas! (risas). Yo diría que si hacemos una especie de  análisis psicológico de carácter histórico y cultural, el país tiene una formación muy difícil; una multiculturalidad compleja que no logra integrarse completamente. Hay una imagen muy nebulosa, de abandonos constantes por parte del padre desde la época del conquistador.

¿El conquistador vendría a ser el padre?
Sí, venía, conquistaba y se iba.

¿Por eso siempre estamos buscando un padre?
Sí. Es como que todavía sebusca un padre histórico y por eso nuestra tendencia a gobiernos de tipo autoritario. Podemos pasar por muchos caudillos: el general Flores, el general  Urbina, Gabriel García Moreno, Ignacio de Veintimilla, Eloy Alfaro, Velasco Ibarra…

Rafael Correa.
Claro, Rafael Correa también está dentro de los caudillos. Y ese punto lleva a que en cierto momento no seamos capaces de soportar nuestro caos defectuoso e intentar que ese caos se vuelva creativo y aprendamos a vivir en una democracia. Nosotros inmediatamente que vemos una falla en una institución democrática ya estamos pensando que hace falta una dictadura. Tenemos que aprender a convivir con nuestros defectos.

¿A qué figuras públicas les aconsejaría que aprovechen la Cuaresma para reflexionar y arrepentirse?
(Risas) Yo creo que puede darse un consejo, pero todo depende del nivel de conciencia que la persona tenga. Si por A o B razones esa persona no está esclarecida, vanos serán los consejos.

¿Cómo se imagina un mundo en el que existiera una tecla de ‘undo’ (que deshace una acción) para librarnos de todo lo que nos causa arrepentimiento?
A lo mejor no dejaría de haber muchos de los errores que hay ahora, porque las acciones humanas por más erróneas que sean por un lado son un campo de aprendizaje y por otra parte son inevitables.

Vladimir Serrano
Nació en Quito en 1952. Hombre de varios intereses en el campo de las Humanidades. Estudió Derecho en la Universidad Central, luego hizo estudios en Psicología Analítica; es miembro de número de la Academia Nacional de Historia. Actualmente hace psicoterapia en la Fundación Carl Gustav Jung del Ecuador. Ha sido profesor en las universidades Central y de las Américas.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta