Intercambio epistolar, entusiasmo por el pasado

La cartas podrían resultar anacrónicas en tiempos de mensajería instantánea, pero -en forma y contenido- son un diálogo diferido de ideas y emociones



paredesf@elcomercio.com   Flavio Paredes Cruz. Editor (O) 09 Agosto 2014

Las cartas que Jack Kerouac intercambió con Ginsberg, Burroughs, Cassady y otros autores beat fueron suficientes para que el autor de ‘En el camino’, derramara lágrimas por el entusiasmo de cuando eran jóvenes.

Instantes, espacio, emoción e idea, la carta va más allá de su pragmática función comunicativa. Se trata de un diálogo diferido; es un pacto convencional, un contrato enunciativo –con derechos y deberes– entre remitente y destinatario; en su hechura se sobreponen el tiempo de la narración y el tiempo de la escritura; rebasa su aspecto interaccional y se abre al intercambio ideológico.

Emil Cioran pensaba que “la carta, conversación con un ausente, constituye un acontecimiento capital de la soledad. La verdad sobre un autor debe buscarse en su correspondencia y no en su obra. La obra es con frecuencia una máscara”.

Si bien el flujo epistolar decayó desde la costumbre de descolgar el auricular, el correo electrónico de alguna forma -digital y sacrílega- le dio continuidad. Escritores actuales se han tomado la molestia de guardar y organizar sus intercambios de e-mails, tal es el caso de Paul Auster y J.M. Coetzee (cuyas cartas se publicaron bajo el título de ‘Aquí y ahora’) o de Michell Houellebecq y Bernard-Henri Lévy (correspondencia reunida en ‘Enemigos públicos’).

Pero, ahora, en relación con el intercambio epistolar, incluso el correo electrónico podría resultar un mecanismo arcaico. La mensajería instantánea domina en las comunicaciones interpersonales y, ¿quién se da el tiempo para archivar y clasificar los contenidos que se comparten por esa vía?

A diferencia de los canales por los que concreta su transmisión, la carta no tiene una permanencia evolutiva en sus contenidos: se debe a un formato fijo y definido, con fórmulas preestablecidas (que a lo sumo se modifican suscintamente según cambios de época).

Quizá por ello se la ha visto hermanada con los géneros literarios menores -con el testimonio, la memoria, el diario íntimo o de viaje-,  en lugar de considerarla como una práctica discursiva en sí misma.

Además, arbitrariamente se ha hecho de la carta una herramienta de servicio para otros intereses, ya  como elemento auxiliar para estudiar la producción literaria, ya como documento de la investigación histórica. Y si bien es útil para tales objetivos,  la carta está para más por sus características.

La carta se instala en un mundo de discreción y sobrentendidos; pues, en su hechura, el escritor no apela a un lector modelo, sino a uno específico, a ese sujeto real pero inasible. Claudio Guillén, en ‘Teorías de la historia literaria’, dice que la carta, como escritura, implica cierto grado de conocimiento y también de ficción. Por ello, una de las características fundamentales de lo epistolar es que el autor escribe cartas pensando en su propia imagen frente al otro y en la representación del otro que tiene en su mente. Al destinatario solamente se lo alcanza en el simulacro del diálogo, en ese tránsito esencial entre la palabra hablada y la escritura de una epístola.

Así, hay autores para los cuales la exigencia formal  no quedaba de lado en el momento de soltar misivas. Aunque la situación que se relatase fuera más mundana o lastimera, el brillo se mantendría en un Kafka que solicita dinero a su editor o en un Miguel Hernández desayunando penas en prisión.

Las cuestiones biográficas y las formas de expresión de autores celebrados han despertado el interés por publicar su correspondencia. Los intercambios entre Martín Heidegger y Hannah Arendt, entre Juan Benet y Carmen Martín Gaite, entre Theodor Adorno y Walter Benjamin, entre Flaubert y Louise Colet o  George Sand...  se mencionan como brevísimo recuento.

En la misiva del intelectual mexicano Alfonso Reyes a su par ecuatoriano Gonzalo Zaldumbide, los caracteres mecanografiados se leen así: “Y aunque juntara todas las aguas de este mar que es río, y aunque  amasara con ellas todas las arenas de estas playas, y aunque con todo este barro original y el soplo de todas mis fuerzas animara otras criaturas vivas de sangre y alma, y ellas volaran hasta usted con el mensaje caliente de mi gratitud, ni así podría decirle hasta dónde me han sacudido y conmovido sus palabras...”  Es un texto que, además de devoción por el lenguaje, resume esa mutua inspiración, esa amistad que toma formas de conversación...

Es el sentido supremo de la correspondencia... el entusiasmo por el pasado aunque su frecuencia sea, cada vez, menor.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta