Adoctrinar es maleducar

El actor Pablo Aguirre aprendió desde pequeño a cuestionar las estructuras dadas, lo inamovible; fue lo que le enseñó su madre. Por eso defiende la ‘mala-educación-buena’.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora 11 Abril 2015

Entrar a la casa de Pablo Aguirre en una mañana soleada es un placer. La luz que la baña es limpia, como diseñada para una película de Wes Anderson (y Pablo mismo podría protagonizar una historia del director estadounidense). En ese escenario placentero, velado apenas por el humo que sale de una taza de agua de cedrón de verdad (y no de bolsita), Pablo dice varias cosas interesantes sobre la mala educación; ese cuco con el que nos atormentan y/o nos atormentamos.

En algún punto, ya con varias preguntas hechas y respondidas, y tras un par de confusiones, llegamos al acuerdo de que hay una mala-educación-mala y una mala-educación-buena.Debajo de la mesa, su perra Pluma se mueve, a veces flotando, a veces haciéndose sentir. Estamos en una película de Wes Anderson; no cabe duda.

Pink Floyd nos heredó esta especie de himno que dice: “we don’t need no education”, ¿todavía lo tarareas?
Sí. De hecho, me marcó totalmente. Yo creo que la educación en sí, quiero decir, la mala educación, lo único que ha buscado a lo largo del tiempo es adoctrinar. Y justamente en The Wall, la película y el disco, se ve  eso: una sociedad producto de un adoctrinamiento. Que obedece por obedecer.

¿Eso es mala educación?
Para mí, eso es mala educación.  La gente tiene derecho a encontrar razones verdaderas sobre la vida y  a no estar sometida a que le digan, sin tener opción a pensar, las cosas.

¿O sea que la educación es necesariamente un lavado de cerebro?
Creo que sí, porque el adoctrinamiento tiene que ver con intereses muy específicos de grupos de poder claros.

¿Cuáles son esos grupos que dices que han estado a cargo de la educación?
Bueno, más que grupos es la filosofía del poder. Y es el pensamiento que hace que las cosas estén establecidas de un modo inamovible; con un concepto de autoridad que no se sustenta en nada sino en la autoridad, en la severidad, en las formas duras de entender el mundo, que obviamente convienen a intereses específicos de los grupos que manejan el poder.Les interesa que la gente no piense por sí sola, que no pueda tomar decisiones y no pueda tener una opinión propia sobre las cosas; que tenga miedo de llegar a explicaciones directas.

Pero eso no es educación, sino adoctrinamiento.
Sí, y yo creo que la educación ha ido por ese camino. Hoy vivimos la evidencia del adoctrinamiento en las formas sociales, en la política, en la imposición ideológica; hoy no hay chance a discutir ni de plantear puntos de vista divergentes, porque el poder te cae encima.

Estamos acostumbrados a que el profesor, el cura, el papá, el presidente sean quienes tienen la razón.
Y muchas veces con arbitrariedad imponen su criterio, que tampoco es un criterio autónomo, sino que obedece a ciertos patrones e intereses.

Pero ha habido otras propuestas educativas, como la de Pestalozzi, por ejemplo.
Ha habido propuestas mucho más libres y humanas, pero parece que la sociedad hace caso omiso de una palabra que es fundamental en esas propuestas: la libertad. A la sociedad le da pánico la libertad, porque tiene miedo de que tambaleen las estructuras, que son también arbitrarias.

Ahora en el país, estas otras formas de educación ya no son tan viables.
Parece que no, porque la tendencia es la de homogeneizar la sociedad. En la educación acá hay un sentido de la autoridad que es avasallador, que está por encima de todo, de la razón inclusive. Pasa en la educación pública y privada.

¿Será esto lo que nos ha hecho pasivos?
De algún modo la intención ha sido apaciguar las mentes. Es triste, pero la educación ha sido un canal de aculturación, el vehículo de una información que ha hecho a la sociedad frívola e individualista, y en eso los métodos modernos de educación han influido mucho. Estamos viviendo formas que son extremadamente egoístas e individualistas, se están criando seres inaproximables.

¿Seres poco aptos para vivir en comunidad?
 Exacto, no hemos sido educados para vivir en sociedad. Y quizá eso es lo que interesa a los tiempos modernos.

¿O sea que saludar al vecino no es garantía de ser educado?
También las formas son parte de la educación. El problema es que no nos han enseñado a pensar de manera autónoma, en el sentido de no tener miedo a equivocarnos.

¿Cuáles crees que son los aspectos más nocivos de nuestra mala educación?
Estamos en un mundo que nos ha enseñado que ceder es perder. Lo puedes ver cada día a las ocho de la mañana cuando vas en el auto y te das cuenta de que nadie está dispuesto a ceder ni un centímetro. Y eso es gravísimo, porque nos hace revanchistas… siento eso, y talvez es que estoy fuera del discurso.

Pablo Aguirre
Pablo Aguirre
­A Pablo Aguirre le cuesta sonreír para las fotos; en toda la sesión solo lo hizo un vez, y un instante.

¿Estás diciendo que no estamos educados para vivir en comunidad?
Sí, y también creo que cada vez es más evidente.

¿En qué punto y por qué la educación adquiere el adjetivo de mala?
En el momento en que no le permite al individuo asociarse en función de sus intereses y de sus afinidades libremente. Porque la educación te pone parámetros o paradigmas que le interesan no a las personas sino a la sociedad. Y te enseña que es bueno ser médico, tristemente ya ni siquiera porque es bueno salvar vidas y es una misión humanitaria, sino porque es un buen negocio.

Porque vas a ser ‘exitoso’.
Es que el paradigma de la educación es el éxito, en términos de la competencia.

Sobre todo la educación superior está en esa línea.
El concepto ese gringo del ganador y el perdedor en la sociedad actual tiene absoluta vigencia a través de la educación.

Cuanto más títulos tenga, más valiosa soy.
Exactamente, parecería que estamos hablando de títulos nobiliarios. Si no los tienes estás descalificado socialmente y no solo en términos profesionales. De repente pasas a pertenecer a un rango de la sociedad que está de un nivel para abajo y eso repercute en todo; desde cómo te trata la gente en la calle.

Esta acumulación de títulos, de conocimiento, ¿necesariamente da como resultado gente mejor educada?
Es como ser cortesanos. Talvez las formas de esta gente son más elegantes, más sofisticadas. Pero para que haya sustento no solo se trata de tener títulos. Y claro, hay grandes avances, que no son despreciables. Pero el problema para mí es el sentido de las cosas.

¿Prefieres la compañía de un maleducado simpático o de un antipático educado?
Ay, Dios, yo me quedo con los maleducados simpáticos. Porque a los maleducados simpáticos, generalmente hasta les puedes decir: ¡No seas tan maleducado! Y creo que puede ser sensible y comprenderlo.

Mala educación ¿no es un oxímoron?
El mismo (Jean Jacques) Rousseau  decía que hemos vivido una historia equivocada. Y siempre cabe esa posibilidad: que toda la educación desde el principio de la historia se sustente en bases equivocadas, ¿por qué no pensarlo así? Y si lo piensas de ese modo te explicas muchas cosas, empezando por el distanciamiento que hay en la actualidad entre el hombre y la naturaleza, porque el hombre se ha desligado totalmente de su función natural y eso sí es producto de la educación.

¿De la mala educación?
Digamos que del camino que el hombre ha seguido en sus procesos.

Ahora hablemos de  la mala educación buena; menciona a quienes te hayan ‘maleducado’ para bien.
Mi mamá (Belén Andrade) y mi suegro (Rodrigo Carpio); han sido personas muy importantes en mi formación, porque han sido cómplices y compañeros en el camino del pensamiento y sobre todo en la rebeldía, en siempre tener una visión crítica frente a las estructuras; sí frente a los acontecimientos y a las personas, porque también tienen que ver, pero básicamente frente a las estructuras.

¿Cuál ha sido la vez en que más ‘mal educado’ has sido?
(piensa un rato largo) Cuando decidí dejar un trabajo estable, un sueldo y opté por el riesgo de dedicarme a lo que me dedico, que no me da dinero, pero me da profundas satisfacciones. Cuando decidí que los paradigmas de la sociedad: el éxito o el dinero no eran importantes y supe que no iba a educar en esa línea a mis hijos. Y también llegó un punto en que decidí que no iba a competir con nadie para tener ningún tipo de reconocimientos de ninguna clase: ni social, ni económico, ni artístico, ni nada.

Entonces tu mala educación ¿es sinónimo de autenticidad, de libertad?
Sí… o sea, de haber optado por lo que siempre quise hacer en la vida, que no se trata ni siquiera de mi profesión sino de mi libertad de elegir.

Escoge tres cosas que para ti sean sinónimo de mala educación.
¿De la mala educación mala o de la mala educación buena?

Primero de la mala-mala.
El miedo. Y del miedo se derivan la falta de libertad y el adoctrinamiento.

Ahora, de la mala-buena.
La libertad de escoger vivir como tú quieras, ya sea para poder estar dentro del sistema establecido o no.

Pablo Aguirre
Nació en Quito, en 1965. Es actor; empezó en el teatro a los 14 años, en una primera etapa de manera intermitente. Incursionó en los estudios de Filosofía, Comunicación Social y Diseño. Pero hace 20 años se dedica únicamente a la actuación para cine, televisión, internet y teatro. Actualmente está con la temporada de ‘Ladies Night’, obra en la que se basó la película ‘The FullMonthy’.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta