El asesinato de Sucre desde la visión de Alfaro

El CNE ha reeditado la obra del Viejo Luchador. Se incluye un rarísimo libro sobre el asesinato de Sucre, publicado en Lima en 1887.



Amílcar Tapia Tamayo 11 Abril 2015

‘Esta obra la mandó a publicar el Gral. Alfaro en Lima, porque convenía a la Historia de América. Fue escrita bajo los auspicios y la inspiración del egregio patriota.

Él rebuscó los documentos, él los escogió, el criterio de él domina la mayor parte de la obra

Circularon muy pocos ejemplares, en razón del predominio que todavía ejercía la familia Flores…”. Así comienza la advertencia impregnada en la página inicial de la edición del libro, cuya primera parte fue publicada en Lima en 1887, por Nicolás Augusto González, periodista guayaquileño, a quien Eloy Alfaro le pidió que escribiera esta obra con el objeto de aclarar la muerte del vencedor de Pichincha. Para ello, el Viejo Luchador proporcionó a González toda cuanta información le fue posible y, como él mismo lo afirma, la obra se realizó  “bajo la inteligente dirección del Señor General Eloy Alfaro”.

Este libro -rareza bibliográ­fica- fue adquirido por el padre Aurelio Espinosa Pólit, fundador de la Biblioteca Ecuatoriana que ahora lleva su nombre. No conocemos cómo logró su fin, por cuanto, según versión del padre Julián Bravo Santillán, cuyo deceso ocurrió hace tres años, esa obra era una de las más críticas sobre la muerte de Sucre, razón por la que siempre se mantuvo en reserva y alejada de la curiosidad de los investigadores. En su tiempo, -decía el padre Julián-, fue uno de los libros más buscados por el gobierno de Antonio Flores Jijón, que pagaba elevados precios por un ejemplar, con el objetivo de erradicarlo de las bibliotecas públicas y privadas, para salvaguardar la memoria de su padre, el general Juan José Flores, a quien en el libro se lo acusa de ser el causante directo de la muerte de Antonio José de Sucre.

Según otra de sus versiones, esta obra contiene numerosos testimonios que involucran directamente a Flores en el asesinato de Berruecos, muchos de los cuales podrían exagerar la verdad histórica y ser producto de la aberración y odio de sus enemigos políticos. Por este motivo, -  el padre ‘Juliancito’, como cariñosamente le llamábamos sus amigos, sobre todo quienes formábamos parte de la Sociedad Ecuatoriana de Investigaciones Históricas y Geográficas, fundada por él en el año de 1988-  afirmaba que bien hizo el padre Aurelio en ocultar este libro, ya que podía ser objeto de manipulación desde el punto de vista político y social.

El padre Bravo decía que el fundador de la biblioteca tenía una extraordinaria capacidad para buscar documentos, libros y materiales únicos en su género, razón por la que no es raro que el jesuita hubiera comprado este libro en Lima o, en su defecto, le haya sido proporcionado por los jesuitas peruanos.

Lo cierto es que se guardó celosamente durante largo tiempo, hasta cuando pude lograr autorización del actual director de la Biblioteca, padre José Nevado, para reeditar el libro que forma parte de la Colección Ecuador Democrático del Consejo Nacional Electoral, gracias a la gestión de Domingo Paredes Castillo, expresidente del CNE, entidad que no solamente reeditó esta obra sino también cinco libros más sobre el pensamiento y obra de Eloy Alfaro, basados en documentos, muchos de ellos inéditos, que reposan en la misma biblioteca de Cotocollao,
trabajo que me fue confiado el  2012 y concluyó en el 2014.

La figura del general Eloy Alfaro Delgado ha sido y será recordada por la posteridad no solamente por su extraordinaria obra pública y social desarrollada durante su Gobierno, en donde impuso un admirable sentido de amor por la patria a través de todos y cada uno de sus revolucionarios procesos, que permitieron al Ecuador convertirse en uno de los países más prósperos de América Latina de comienzos del siglo XX, sino también como uno de los pensadores más prolíficos de su tiempo.

Sin embargo, la imagen del Viejo Luchador como escritor y más aún como polemista, dista mucho de ser conocida y mucho más comprendida. Si bien es cierto su pluma no fue activa, pero su pensamiento recogido por sus colaboradores más inmediatos fue ágil, dinámico, efervescente y comprometido con la causa de la verdad y la justicia, en cuya instancia no se detuvo ante nada ni ante nadie; antes bien, buscó -de la manera más dinámica, quizá temeraria- hacer conocer sus ideas para lograr establecer un nuevo sistema político y social en el Ecuador que agonizaba tras un feudalismo económico y religioso que le impedía progresar y salir de su ostracismo.

Uno de los aspectos más curiosos, a más de los documentos que cita el autor, corresponde al testimonio de González respecto de la persecución inmisericorde que sufrió de parte de los descendientes de Juan José Flores, llegando a extremos de atentar contra su vida con el fin de obligarle a desistir de la intención de publicar los cuatro tomos de la obra ‘El asesinato del Gran Mariscal de Ayacucho’, que tuvo su primera edición en Lima entre 1887, 1888 y 1895, toda vez que el libro original no tiene año de edición; sin embargo, se supone que fue por esos años, sobre todo el primer tomo,  en razón de los juicios que los funcionarios del gobierno de Flores Jijón seguían a González en los tribunales limeños.

­Visión política
­Visión política
­En la visión política de Alfaro, había que señalar a Flores como autor intelectual del crimen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por otro lado, llama poderosamente la atención la convicción del autor para continuar adelante con su proyecto a pesar de los muchos inconvenientes. Escribe a Eloy Alfaro en 1895, cuando ya fue Jefe Supremo, señalando “ que su trabajo responde no a intereses económicos ni políticos y menos a otra clase de afanes y mucho menos en un libro en que ha colaborado el caudillo; ya porque sería indigno de mí, ya porque quiero probar a los buscadores de destino que hombres como yo, no trabajan ni por un mendrugo ni por los tesoros de la Tierra; ya, finalmente, porque no creo que deba subordinarse la consecuencia política al estómago”.

En otra parte, afirma que  “nosotros, en efecto, somos ya la posteridad para el general Flores, quien murió hace más de veinte años. Podemos, pues, ser jueces y cumplimos con un sagrado deber poniendo en claro hechos innumerables que el egoísmo o la infamia han intentado desnaturalizar de todos modos”.

La obra, que fuera encargada a González por Eloy Alfaro, fue reeditada  en el año 2013 y hasta la fecha no se ha realizado comentario alguno sobre su importancia.

La reimpresión actual contiene los cuatro tomos que forman parte de la obra completa original, razón por la que se convierte en un valioso aporte para la historiografía nacional y mucho más para conocer con más profundidad el pensamiento alfarista.   


Amílcar Tapia Tamayo es Doctor en Historia. Máster en Antropología. Miembro de la Academia Nacional de Historia, Historia Militar y otras. Autor de varios libros sobre historia nacional.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta