‘El control nos hizo obedientes’

Da cuatro sorbos a un expreso de café arábigo y las cenizas de su cigarrillo se disuelven en un vaso de agua. Celso Fiallo está listo para contar por qué nunca se sintió oveja en esta ‘sociedad de pastoreo’.



crojas@elcomercio.com   Carlos Rojas Araujo. Editor 12 Julio 2014

¿El orden es el único concepto desde el cual se puede percibir el progreso de una sociedad?

El orden es un concepto, no sé si ajeno a la sociedad. (Gilles) Deleuze dice que el poder es el de los órdenes y la sociedad la de la organización, por lo que Michel Foucault concluye que las nuestras son sociedades de pastoreo; por eso su consigna es ‘no más pastores’.

¿De ninguna clase?

Hannah Arendt, cuando habla de la banalidad de mal, nos cuenta que Adolf Eichman, el genocida, no era un monstruo, sino una persona común que estaba acostumbrada a obedecer órdenes. Ella llegó a la conclusión de que todos nosotros somos personas acostumbradas a obedecer.

¿Somos obedientes por patrones culturales o porque lo llevamos en el ADN?

Los únicos que no están hechos para obedecer las órdenes de sus superiores son los taromenane y los tagaeri. Ellos están siguiendo el orden establecido por sus ancestros y no por sus jefes.

Las sociedades occidentales y occidentalizadas son las obedientes, entonces...

Son las de pastoreo. Pero es que sin pastor no existe orden. El caos es más peligroso en una sociedad.

En la premodernidad, la disciplina se lograba castigando al cuerpo. Si bien en la labor policial no deja de haber tortura, la mayor disciplina que busca el poder ahora es que la gente se la aplique por sí misma. El poder tiene éxito cuando logramos interiorizar esa disciplina.

¿Nuestra sociedad, la ecuatoriana, es proclive a recibir órdenes y a dejarse controlar por el poder?

Somos una sociedad muy condicionada porque no hemos dejado de lado el estatuto colonial; esa falsa república, esa democracia electoral. Esta no es, ni de lejos, una democracia real, porque hemos sido sometidos por la sociedad disciplinaria. Vivimos durante tres siglos bajo la férula de la ­religión como parte del poder español y ahora la religión sigue teniendo fuerza.

No solo los españoles nos controlaron. Los incas lo hicieron, también los curas, los caudillos y, ahora, las llamadas instituciones.

Y con todos estos viene el castigo del cuerpo y el escarnio público.

¿Son dos elementos necesarios para que el poder, en todos sus niveles, pueda controlar? El tirón de orejas al frente de la clase era la primera muestra de escarnio público para un escolar por parte del profesor.

En todos los órdenes de la vida en sociedad está el pastoreo: en la familia, en la escuela, en el cuartel, en el hospital o en la cárcel. Ahora la gente es mucho más controlada, desde el siglo XIX, cuando se potenció la publicidad comercial que luego mutó en política. Esta fue fácilmente asimilada por los camaradas. Desde allí, toda forma de poder radica en la política virtual.

¿El control que emana  desde la  propaganda?

Hannah Arendt pone tres condiciones en las que se basa cualquier totalitarismo: el consumismo, que te somete -por medio de la publicidad- a patrones masivos bajo la ilusión de generar individualidades cuando en realidad se nos está masificando, así se garantiza el control. La otra condición es el populismo, que poco a poco se vuelve más autoritario, represivo y controlador. Y la tercera es lo que ella llamó sociológicamente, la partidocracia. Es decir, que pretendemos creer que los partidos son instrumentos para ejercer el poder, cuando en la realidad los únicos que mandan son sus jefes. El totalitarismo necesita que la gente deje de pensar.

¿Cuándo comenzó?

Foucault dice que las sociedades de control comenzaron con Napoleón y eso para los países latinoamericanos es bien importante, dada su influencia en los padres de nuestras patrias latinoamericanas. El joven Bolívar estuvo presente cuando Napoleón quitó la corona al Papa y se la puso él mismo. Eso lo marcó. Bolívar nunca se hizo cargo de la administración de los territorios que independizó, pero jamás dejó el Ejército, porque lo único que quería era mantener el control.

¿De allí viene el pastoreo?

El pastoreo napoleónico.

¿Usted se siente parte de la sociedad de pastoreo?

Desde luego. De pequeño me di cuenta de que no nací oveja.

¿No es frustrante saberse controlado todo el tiempo?

En mi juventud esa conciencia era la condición más apropiada para tener por qué luchar. Agradezco haber tenido suficientes motivos para expresar mi inconformidad y levantarme por lo justo, tratando de evadir el control.

¿Y lo logró?

Por más libertarios que seamos, estamos bajo esa máquina y presión. Allí están los medios y todo aquello que divulga la publicidad. He pasado a ser una oveja del pastoreo. Pero siempre he tenido una actitud seria al control, reflexionando. Me hice dueño de ciertas determinaciones, como apoyar a la Federación Ecuatoriana de Indios. En 1956, fui al Partido Comunista para apoyar a los indígenas organizados.

Pero qué más controladores que los comunistas...

Eso no es izquierda, eso secuestra el nombre de la izquierda. Eso es totalitarismo.

¿La izquierda no existe?

Los comunistas y castristas latinoamericanos, los integristas religiosos, no son izquierda. La izquierda jamás suprime la vida política. Estos regímenes sí. Fuerzan a la dictadura de un solo partido. Hiperpolitizan a la gente pero no la dejan que ejerzan vida política. Es decir salir al espacio público a debatir los problemas de la polis.

¿Así se escapa del control?

No solo eso. Hay que ir de­sen­mascarando las falsedades de la historia, poniendo en su lugar a los héroes. Debemos ir a la crítica del bolivarianismo, del garcianismo, del alfarismo… y de toda la mentira del poder. Solo así escaparemos del control.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta