El mundial del llanto fue en Brasil

Nunca antes se vieron tantas lágrimas en una Copa del Mundo como en Brasil. Llorar, un mecanismo humano de defensa y de expresión, se ganó su propio lugar.



Alejandro Ribadeneira 12 Julio 2014

El Mundial que se acaba hoy, 13 de julio, será recordado por su gran cantidad de goles pero también por el volumen de lágrimas derramadas. Obviamente que el promedio de litros se incrementó luego del 7-1 que Alemania le propinó a Brasil, un resultado rompecorazones, pero ya se habían vertido ríos de lágrimas a lo largo del torneo, sobre todo por parte de los jugadores, más sensibles que nunca.

Quien empezó este desfile de ‘Magdalenos’ fue el marfileño Serey Die, quien entró en inconsolable llanto mientras escuchaba el himno nacional de su país, antes del partido con Colombia. La música y la letra que promete una Costa de Marfil convertida en tierra de paz y esperanza llevaron a Die a recordar su vida y se quebró. El jugador confesó luego que luchó contra las lágrimas pero no pudo mantener la compostura.

Después fue el turno del gran Neymar, quizás agobiado por el enorme peso que injustamente cargaba de ser el héroe de Brasil. También fue en el himno de su país, antes del encuentro con México, cuando lloró por primera vez. El mismo Neymar, tres semanas después, volvió a sollozar mientras recordaba en rueda de prensa la lesión que lo dejó fuera de la semifinal con Alemania. Y, moqueando, afirmó su deseo de que Lionel Messi y Javier Mascherano, sus compañeros del FC Barcelona, quedasen campeones.

Llorar es, a pesar de la cotidianidad de este acto, algo complejo. Representa al mismo tiempo un suceso biológico y también uno cultural. A pesar de la mecánica fisiológica del llanto, también interviene el contexto, el ambiente. Y ver a tanto jugador recio, fornido y llamado a la gloria derramar lágrimas por el fútbol, un simple juego, genera desconcierto.

Bueno, es que no es solo un juego. El fútbol representa una enorme metáfora de la vida y también resalta esos primitivos instintos en que la tribu se regocija al ver a su atleta (antes cazador o soldado) imponerse al resto, al rival. Aunque todos somos la misma raza, hay bandos. Son ellos contra nosotros. Por eso Die y luego Neymar lloraron en los himnos, antes de haber ganado o perdido, porque sentían una responsabilidad nacional. Fue demasiado.

David Luiz
David Luiz
El defensa brasileño lloró luego de la eliminación ante Alemania.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Llorar también es un acto de comunicación. ¡Hay evocación de lenguajes!, sobre todo en aquellos que lloran en público, porque quien lleva su luto en soledad busca lo contrario. El llanto en público se convierte en una herramienta de interacción social que casi siempre busca en el otro comprensión y apoyo. Al final es catártico: alivia a quien se ­desahoga. A Die lo rodeó todo el equipo. A Neymar también.

Y qué decir del colombiano James Rodríguez, que fue consolado por los rivales brasileños, sobre todo por David Luiz, cuando Colombia perdió el partido de cuartos de final. O del francés Antoine Griezmann, que estuvo devastado tras el pitazo final que decretó la eliminación de su equipo y todos sus compañeros acudieron a calmarlo. O del técnico Vahid Halilhodzic, de Argelia, que repartía abrazos a su plantel en medio de un llanto fuera de lo común para un entrenador. Walter Ayoví, de Ecuador, también lloró en el estadio luego del empate con Francia. Se escondía en su camiseta.

Daryl Janmaat
Daryl Janmaat
El holandés se quiebra por la eliminación en penales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luego al propio David Luiz le tocó llorar, ante las cámaras, cuando intentaba explicar qué rayos pasó en la goleada de los alemanes, segundos después de terminado el compromiso.

¿Fue un acto de valentía, de ‘hombría’ como dicen algunos, que David Luiz llorara en esa entrevista en vivo directo? Es probable. Pero ante todo fue un mecanismo de defensa, pues el llanto también forma parte de la estrategia de supervivencia de la evolución humana. Las lágrimas del más débil conmueven al más fuerte, al predador, al victimario. David Luiz o mejor dicho su subconsciente buscaba el perdón de los hinchas de su país. Les fallamos.

No solo lloran los perdedores. En este Mundial hemos visto que los ganadores también dejaron que las lágrimas, compuestas por  proteínas (lisozima, lipocalina y lactoferrina), enzimas, lípidos, metabolitos y electrolitos recorran sus mejillas. Lo hicieron los argelinos, los colombianos y sobre todo los argentinos cuando eliminaron a Holanda en penales.

Hincha ecuatoriano
Hincha ecuatoriano
Un fanático de Ecuador no tiene consuelo luego de la caída en el debut.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay dos razones para eso que llamamos ‘llorar de alegría’. Una se debe a que, a pesar del éxito, se recuerda el pasado difícil, los malos momentos o los parientes que ya no están. El argentino Lucas Biglia, por ejemplo, lloró en plena entrevista  luego de la victoria sobre Bélgica: se acordó de su padre.

Messi lloró cuando Maxi Rodríguez acertó en el penal que dejó fuera a Holanda. No ha declarado qué pensamiento le cruzó por la cabeza ese momento, pero Messi la ha pasado mal este año, repleto de líos fiscales, comentarios sobre su estado físico (los vómitos espontáneos) y su compromiso  profesional (¿se cuidó para el Mundial a expensas de rendir poco en su club, que lo perdió todo?), además de su rivalidad con Cristiano Ronaldo.

Otra razón para ‘llorar de alegría’ es, sencillamente, que existe impotencia para expresar de otra manera la enorme felicidad que se siente. Eso le ha pasado al narrador argentino Pablo Giralt, el locutor de Directv Sport, que lloró cuando Ángel Di María anotó el gol que eliminó a Suiza y lloró aún más cuando Argentina se impuso en los penales a Holanda.

Fanático
Fanático
Un hincha de Brasil contempla en lágrimas la derrota de su equipo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Y los hinchas, por qué lloran? Lo maravilloso de la especie humana es que posee características empáticas: las personas se identifican con los demás y captan lo que sienten los otros. Esto es típico en las películas o en las telenovelas que, a pesar de que son obras de ficción, conmueven de todos modos al espectador.

Por todo esto, el exjugador argentino Javier Zanetti declaró que las lágrimas se ganaron por derecho propio ser protago­nistas en este Mundial, cuya final se juega hoy. Si antes se lloraron ríos, tras la final habrá un mar. A sacar el pañuelo.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta