Los tiranos no eran tan malos ni tan buenos como se cree

Para los griegos, la palabra tirano no era peyorativa. Esta figura política representa la transición entre la oligarquía y la democracia.



Santiago Estrella G. 12 Julio 2014

A  Pisístrato (607 -527 a. C.) le debemos que ‘La Ilíada’ y ‘La Odisea’ se conserven hasta nuestros días y saber quién es Homero. Fue quien promovió la transcripción de esos cantos de la tradición oral al texto escrito. Sin estos dos volúmenes, nos sería casi imposible entender la Grecia antigua y, por tanto, nuestra civilización occidental. Y a Pisístrato le debemos también el haber sido uno de los más conspicuos tiranos que conoció la humanidad.

La palabra tirano no tuvo en sus orígenes el mismo sentido peyorativo que tiene hoy. En realidad, tenía hasta un carácter benévolo para los antiguos griegos, que vieron nacer este fenómeno a partir del siglo VII antes de nuestra era, y que se consolida entre los años 650 al 500  a. C. Y su origen será la constatación de que la historia se repite, que nada es, en el fondo, original y que basta mirar en los  helénicos para entender nuestro presente.

El origen de esta palabra viene de ‘tyrannos’, que quiere decir “amo” o “señor”, pero que se entiende como el gobierno de uno solo, en contraposición al gobierno de las oligarquías, la aristocracia, los grupos sociales dominantes.

Las tiranías aparecieron en Grecia como la transición entre los gobiernos oligárquicos y la democracia. Nacen como fruto de la expansión económica, la colonización, los intercambios comerciales, la monetización.

“Curiosamente, la creciente prosperidad -escribe Isaac Asimov- causó perturbaciones. Cuando la riqueza entraba en una ciudad, surgía una nueva clase de hombres poderosos: los ricos mercaderes. No siempre la clase terrateniente admitía compartir el poder político con estos nuevos ricos y eso engendró intranquilidad”.

Por aquellos años, parecía que en Atenas nacía la democracia. Aunque había un sistema judicial, hubo largos períodos en que no se nombraba a los magistrados. La sensación de desamparo ante el poder, sumada a las diferencias entre las élites, originaron levantamientos populares. Ese “pueblo” requería de un líder que los guiara.

Así apareció Pisístrato, en el 561 a. C. Su origen aristocrático no le hizo perder la perspectiva para gobernar por 19 años, aunque no en períodos sucesivos. Hábil políticamente, apeló a una treta para hacerse con el poder. Se presentó en el ágora totalmente ensangrentado afirmando que lo habían atacado. Pidió que se le otorgara una guardia armada. Se la concedieron y se valió de ello para conspirar y dar un golpe de Estado.

Se alió con los pobres pero no perdió el sentido del diálogo con los oligarcas. Confiscó parcialmente sus tierras para dárselas a los agricultores pobres, de quienes se valió para que le sirvieran como su guardia de garroteros. En los cargos públicos colocó a sus familiares.
El fenómeno del tirano se extendió por toda Grecia a excepción de Esparta. Los espartanos eran especiales. No solo que fueron conservadores en política sino que vivieron la insólita experiencia de tener una diarquía (dos reyes). Por eso, con su espí­ritu bélico, se dedicaron a ­combatir a las ciudades-estados que vivían bajo los regímenes tiránicos.

Todas las tiranías griegas tenían un rasgo común: el incentivo hacia la obra pública (caminos y acueductos, por ejemplo), el apoyo a la cultura  y el conocimiento y el incremento de las fiestas.

Mal no les fue en esta relación tirano-ciencia. De hecho, pocos recordarán quién fue Trasíbulo, quien gobernó Mileto alrededor del 610 a. C., pero sí  se recordará a ese grupo de hombres encabezados por uno llamado Tales.

Sería mucho después que los filósofos entenderían que la tiranía es un modelo cuestionable. Aristóteles (384-322 a. C.) concluyó que era la peor forma de gobierno posible. Destacó como parte de la evolución política de Grecia en tres fases: monarquía, aristocracia y la democracia.

En palabras de Aristóteles, no merecería detenerse a analizar las tiranías  porque es una consecuencia de la monarquía. En el libro sexto de su ‘Política’, advierte sobre la más peligrosa de las tres tiranías posibles: “Un gobierno de violencia, porque no hay corazón libre que sufra con paciencia una autoridad semejante” .

La paradoja radica en que a los tiranos los amaban y los odiaban y no dejaron de tener conciencia de lo herditario. A Pisístrato lo sucedieron sus hijos Hipias e Hiparco. No lograron asemejarse a su padre. Hiparco fue, según Tucídides, un “fantoche” y murió asesinado.

Los griegos demoraron en entender la democracia como la mejor forma posible de gobierno. Fue algo que debió darse como un proceso en el cual mucho tuvieron que ver aquellos ‘buenos’ tiranos.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta