Creatividad e innovación, no hay otra salida

Andrés Oppenheimer transmite en ¡Crear o morir!, una esperanza para el desarrollo de Latinoamérica, con sus cinco secretos de la innovación.



xbasantes@elcomercio.com   Xavier Basantes R. Editor (O) 12 Septiembre 2015

A los 16 años quería ser un ingeniero aeronáutico, pero fue rechazado por el Instituto Politécnico Nacional de México. Fue su primer fracaso. Se fue a Tijuana; abrió un local de tacos de pescado. Cursó un semestre de Ingeniería de Sistemas en una universidad de Ensenada (México), su novia estadounidense quedó embarazada y optó por migrar hacia EE.UU.

En ese proceso de inmigración, Jordi Muñoz comenzó a aprender sobre microcontroladores, ‘hackeó’ un Nintendo Wii y ahora, con un poco más de 26 años de edad, es cofundador de 3DRobotics, que actualmente es el mayor fabricante de drones para consumidores en EE.UU., con decenas de millones de dólares en ingresos anuales y más de USD 100 millones en capital de riesgo.

La experiencia de Jordi Muñoz; todo lo que el chef peruano Gastón Acurio hizo con sus recetas de cocina para posicionar la gastronomía peruana en el mundo -hacer públicos sus secretos y colaborar con sus competidores en lugar de competir con ellos-; la iniciativa del diseñador industrial chileno Alfredo Zolezzi, que inventó un sistema de purificación que promete dar agua potable a 780 millones de personas en países pobres, convierten a ‘¡Crear o Morir!, la esperanza de América Latina y las cinco claves de la innovación’, en una propuesta optimista sobre el futuro de América Latina.

Andrés Oppenheimer explora trayectorias de personalidades emprendedoras, como Rafael Yuste o Salma Khan, cuyas propuestas están cambiando el mundo y a través de sus relatos muestra que prácticamente todas las historias de éxitos son culminaciones de fracasos.

El autor establece que, a pesar de tener grandes reservas de talento, América Latina sigue siendo una de las regiones más atrasadas del mundo, en cuanto a la innovación productiva. “En una economía global en la que el trabajo mental vale cada vez más, y el trabajo manual cada vez menos, y en el que una compañía como Google vale más que el producto interno bruto (PIB) de muchos países, el atraso en innovación productiva es uno de los mayores retos para el futuro latinoamericano”.

América Latina y el Caribe representan alrededor del 8,5% del PIB  mundial y un porcentaje similar de la población del planeta. En las últimas tres décadas, la región ha crecido, ha logrado reducir la pobreza y ha sido capaz de elevar el ingreso de sus ciudadanos. No obstante, no ha logrado mejorar su productividad ni reducir las brechas de desarrollo.

Entidades -como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)- han propuesto el análisis de cómo repensar el desarrollo productivo de la región. En una de sus publicaciones, el organismo se plantea inquietudes que pueden intensificar el debate para establecer algunas respuestas y definir políticas públicas: ¿Deberían los países contar con más subsidios o incentivos impositivos para estimular la innovación empresarial? ¿Cómo se puede recompensar a los pioneros con el fin de maximizar los aumentos de productividad? ¿Tiene sentido subsidiar equipos de nueva tecnología? ¿Qué debe buscarse al atraer la inversión extranjera directa y conectarse a las cadenas globales de valor? ¿Vale la pena tener programas especiales para las empresas pequeñas o nuevas?, etc.

Pero mientras el debate continúa y es un ingrediente apetecido por los gobiernos, para justificar la elaboración de sus políticas públicas, los emprendedores siguen marcando la cancha de la innovación en cualquier parte del mundo. “Lo que he encontrado en mis viajes por América Latina -dice Oppenheimer- es que los mayores obstáculos a la innovación en la región son de una naturaleza diferente. La mayor traba a la innovación es la ausencia de una cultura de veneración a los innovadores y a los emprendedores, y la falta de tolerancia social con el fracaso individual, que son los factores claves del éxito de Silicon Valley”.

La innovación y la creatividad son pilares del progreso, en el que la educación de calidad es la clave del conocimiento.

Esta es una de las conclusiones determinantes del autor, para quien la innovación no es más que un proceso colaborativo y no un acto de genialidad, donde el secreto está en la gente; y al igual que las empresas, las personas también tienen que reinventarse.

Los cinco secretos de la innovación

No hay recetas, pero sí caminos que se pueden transitar para romper paradigmas y alcanzar propósitos. Desde esa perspectiva, Oppenheimer plantea cinco vías que pueden marcar esa nueva hoja de ruta.

Un primer paso está dado en la creación de una cultura de la innovación. ¿Qué es una cultura de la innovación? Es un clima que produzca un entusiasmo colectivo por la creatividad y glorifique a los innovadores. Que se premien los fracasos.

El siguiente secreto se encuentra en fomentar la educación para la innovación: no hay que impartir conocimiento sino enseñar a procesarlo.

Un tercer aspecto clave es derogar las leyes que matan la innovación; eliminar todas esas trabas burocráticas que frenan los emprendimientos.

El cuarto secreto se dirige a estimular la inversión en innovación. Ahí está Israel, que destina más del 4% de su PIB a investigación y desarrollo.

Por último, la globalización de la innovación permitirá que Latinoamérica dé  pasos firmes en este permanente reto de mejorar en productividad. Llegó  la hora de ‘crear o morir’.

Andrés Oppenheimer

Nacido en Argentina, estudió Derecho en la Universidad de Buenos Aires y obtuvo una maestría en Periodismo en la Universidad de Columbia. Fue jefe de la corresponsalía de The Miami Herald en México, Colombia y Panamá. Antes, trabajó en The Associated Press y ha colaborado con The New York Times, The Washington Post, The New Republic, CBS News y la BBC de Londres. Su programa semanal ‘Oppenheimer presenta’ se transmite por CNN. “Tolerar, aprender y aceptar el fracaso, así como atreverse a hacer cosas distintas es parte medular para que las naciones hispanohablantes innoven”. ‘¡Crear o morir!’ demandó al autor un trabajo de unos cuatro años.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta