El fracaso es parte del combo

Carla Pérez es montañista; de las mejores. Está preparándose para volver al Everest sin oxígeno, tras no haber llegado la primera vez, o sea ‘fracasado’.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora (O) 13 Febrero 2016

Que una entrevista sobre el fracaso termine pareciendo un folletín de autoauyuda barata es casi lógico. Sin embargo, Carla Pérez obra el  milagro de que no lo sea. Ella con su sed de  vida y ‘ochomiles’ (altitud a la piensa llegar sin oxígeno) y  su actitud serena le devuelve sentido a todo cuando lo pone en palabras. Ese sentido que muchos no encontramos, por ejemplo, el momento justo en el que fracasamos.

¿Es lógico temer al fracaso?

Es normal, pero es por la forma como nos han educado. Un niño pequeñito no le tiene miedo al fracaso.

¿No está prejuiciado?

Exactamente, porque aún no le han enseñado que fracasar está mal; que lograr está asociado con todo lo positivo y que fracasar significa que eres malo. Es la forma como nos hacen entrar en la vida.

¿Es igual en todo lado?

Creo que es más nuestra cultura occidental la que sataniza el fracaso. En el Tíbet, donde la gente es budista, ese concepto no existe mucho. Haces las cosas, pero no las haces por lograr algo.

Y cuando no les salen, ¿no es un fracaso?

No, la gente dice simplemente: ‘Ah, bueno, voy a volver a hacerlo’. Además que creo que más allá del lugar en el que vives, de la cultura en la que estás, del Occidente u Oriente, esto tiene que ver con la forma en la que ha vivido cada persona. También viene mucho de la estructura familiar más que del mismo país.

¿Cómo?

Si tus padres son más abiertos a que las cosas sean como tengan que ser, sin importar si se logra o no se logra, así eres… pero hay gente que tiene un temor tan grande que, por ejemplo, puede estar en un matrimonio hecho pedazos y se va a aguantar porque si no es un fracaso.

¿Para qué sirve fracasar?

Creo que el fracaso es la puerta a la oportunidad, primero. Ese es mi lema, a raíz de no haber logrado la cima del Everest. Gracias a que vas fracasando en el camino vas corrigiendo cada detalle.

Enfrentarse a la montaña implica aceptar de entrada que el fracaso es parte del combo, ¿cierto?

Claro. Creo que el hecho de nacer es ya aceptar que el fracaso es parte del combo.

¿Cómo sacamos al fracaso de la sección autoayuda de las librerías? ¿Cómo lo entendemos de otra forma?

Creo que  a través de la educación con los niños. Hay que trabajar en la estructura escolar, en eso de que si no sacas 20 es pésimo; direccionando a cada niño para que no sienta que no tener 20 es fracasar. Y olvidarse de eso de que los que tienen malas notas son los giles, los malos, los vagos… esa forma en la que te catalogan desde tan chiquito.

¿Con mejor educación no necesitaríamos tanto psicólogo ni tanta autoayuda?

Es que aprenderías a decir: Sí, esto me cuesta más y esto me gusta más. Talvez hiciéramos más las cosas para las que somos mejores. No nos frustraríamos tanto.

¿Crees que este miedo patológico que tiene la sociedad actual  al fracaso le sirve a alguien, además de la industria de la autoayuda? ¿Sirve para algo?

No sé, talvez sirve en el sentido de que esclaviza a la gente y hay estructuras en la sociedad a las que les interesa que la gente sea esclavizada; tenerla controlada, porque tiene miedo de saltar y decir: ‘Qué churos, me estrello y vuelvo a levantarme’.

Nos mantiene quietos.

Ajá, y el mismo Estado lo hace, sin hablar específicamente del actual, sino en general. Al Estado le puede servir mucho que la gente esté miedosa y no pueda decir: ‘Es año de crisis, nadie me quiere dar plata, igual me voy porque me voy y busco donde sea’. Creo que ese temor a fracasar ayuda un montón a que la gente siga siendo como apagada, miedosa.

¿Puedes pensar en algún momento en que el fracaso solo fue fracaso y no te sirvió para nada más que para hacerte sentir mal?

No, eso no existe. El fracaso es realmente tan bueno como el logro, igual: 50% y 50%. Te hace más humilde, te hace abrir los ojos. Te da mucha filosofía de vida; hay cosas positivas tanto en el logro como en el fracaso.

¿Cuál es tu receta para sobrellevar el fracaso?

Bueno, ahora después del Everest creo que no hay una fórmula, pero lo que sí es super importante es darse el tiempo de digerir un fracaso y no solo darse el tiempo en horas, sino realmente ir a un lugar en el que te sientas bien y poder reflexionar, conversar con alguien. La idea no es que escuches consejos, sino simplemente hablar muchas veces del tema, sacar cosas. Obviamente hay gente que me ha ayudado mucho, porque yo busqué ayuda, pero no han sido los típicos psicólogos.

¿Si no?

Gente muy creativa, escritores, a veces. Pero yo no le puedo decir a nadie: ‘Anda a buscar gente creativa’. Lo importante es digerir, como puedas.

¿Quién quieres que te sostenga la mano o te abrace cuando las cosas no te salen bien?

Puede ser cualquier persona, pero creo que lo más importante es que yo misma me abrace cuando las cosas no salen bien. O sea que no me castigue, sino que me diga: ‘Todo bien, tranquila’.

Es normal decirse a una misma: ¡Qué estúpida!

Ajá, y que llores y que digas que es tu culpa por imbécil, por estúpida, y que esperes que alguien te dé cariño. Pero en realidad me parece más importante que uno mismo logre calmarse y darse el amor que necesita.

¿Se te ocurren unos dos ámbitos en la vida en los que fracasaremos alguna vez sí o sí, como el amor, por ejemplo?

A ver, ya dijiste el amor. En el deporte o alguna actividad ‘extracurricular’, en la parte profesional, en las relaciones humanas… En todo, en realidad, vas a fracasar en algún momento.

¿Qué pasa por la cabeza de las personas que no aceptan que el fracaso es una posibilidad en su vida, que son soberbias y no lo aceptan?

Creo que es mucho el miedo a no sentirse queridos; miedo a una especie de abandono. Debe tener que ver con el afecto que te quitan los padres, cuando de chiquito no logras las cosas. Digamos que siempre tienes 20 y un día llegas del colegio y dices: Me saqué 05. Tus papás no te hablan, tu papá te dice que estás castigado, no te abrazan ni te preguntan qué pasó, cómo te pueden ayudar. Es como que de una los papás se enojan, aunque no todos, pero casi siempre. Y así generan una relación de amor/temor, y esos niños cuando son grandes piensan que si fracasan van a volver a tener esa sensación de no ser amados.

¿Qué le dirías a alguien que acaba de fracasar?

Que le dé el valor que tiene a eso, y que no lo esconda. ¿Sabes por qué te digo esto?

¿Por qué?

Yo me he dado cuenta de que la mayoría de montañistas, muchos ochomilistas, a los que yo admiro, han tenido grandes fracasos y nunca hablan de eso. Mi consejo es que la gente no tenga miedo de decir: Fracasé, aquí está (hace el gesto de desplegar algo sobre una mesa), en esto me equivoqué; y después que trabaje mucho en digerir ese fracaso. Hacer que ese fracaso le lleve por el camino de corregir los errores para que las cosas salgan mejor. Y disfrutar.

¿Y que se abrace también, supongo?

Obviamente, que se dé mucho cariño, porque es importante que te sigas amando en el logro o en el fracaso, porque eso te va a ayudar a estar bien en la vida. Y también pensar que si fracasas es porque tienes algo que aprender.

Carla Pérez

Nació en Quito, en 1982. Está acostumbrada a ser la mejor: abanderada, mejor egresada universitaria, primera latinoamericana en subir la pared sur del Aconcagua (Argentina)... Master en Geoquímica por la Université Joseph Fourier, en Grenoble, Francia. En abril viajará al Everest (Himalaya) para alcanzar la cima sin oxígeno; sería la 6ta. mujer enlograrlo.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta