Un testamento vital para una muerte digna

Un proyecto de la Sociedad Ecuatoriana de Bioética propone repensar los parámetros de lo que se entiende por eutanasia



ortizd@elcomercio.com   Diego Ortiz. Redactor (O) 13 Febrero 2016

Si bien la reflexión sobre la eutanasia se ha desplegado históricamente en torno a la “buena muerte” -concepto justificado de acuerdo con su etimología-, esta visión se presenta como caduca en el pensamiento contemporáneo. Definirla de ese modo conlleva a un debate bioético sobre lo que es la muerte en sí y, al mismo tiempo, una reflexión en torno a cómo el acto de terminar con la vida de otra persona puede ser exponencialmente bueno.

Este tema vuelve a discusión en estos días en nuestro país luego de que la Sociedad Ecuatoriana de Bioética presentó su propuesta del Testamento Vital. El documento propone un consentimiento explícito por parte del paciente de que no se le “apliquen los procedimientos de soporte vital, si estos únicamente sirven para prolongar artificialmente el proceso de morir”. Un proyecto que busca, según sus mentores, un tratamiento digno del enfermo, resaltando su condición de humano y alejándolo de la objetivización de la ciencia.

Más que una buena muerte, la eutanasia debe ser considerada como la muerte digna. Con ello se subsanan ciertas tendencias de corte hobbesiano que rechazaban enfáticamente este procedimiento bajo el justificativo de que representa la máxima ejemplificación de “el hombre es un lobo para el hombre”.

La idea de la ‘buena muerte’ nos remite a un estado intersubjetivo en el cual la acción dependerá, en cierto grado, de los gustos de quienes la practican. Siguiendo la línea de Nicola Abbagnano, algo ‘bueno’ consiste tanto en la búsqueda de la máxima virtud del ser humano, como en la satisfacción de necesidades irrelevantes. Como ‘bueno’ se puede calificar al acto de ofrecer ayuda a los más necesitados, pero también se puede utilizar el adjetivo para hablar de una ‘buena taza de café’, por ejemplo. Amplitud de un término que no permite ver objetivamente el trasfondo  de la realidad en la que viven los pacientes que anhelan este procedimiento.

Algo distinto sucede en cambio cuando pensamos en la ‘muerte digna’. En este punto, la discusión retoma el pensamiento kantiano, recordando que el ‘principio de la dignidad humana’ mira a la persona como un fin en sí mismo, no como un medio.

Esto representaría una piedra en el camino en un momento en el cual las ciencias médicas van olvidando que el paciente es, ante todo, una persona y no un medio (objeto) a través del cual se prueba la efectividad de un tratamiento.

La propuesta de un testamento vital basado en el concepto de muerte digna la desarrolló Luis Kutner en ‘Due Process of Euthanasia: The Living Will, a Proposal’. Publicado en el verano de 1969, el documento establece los límites entre lo que es un asesinato y una muerte motivada por el deseo de un ser racional de terminar con el dolor que lo aqueja. Mientras que lo primero es claramente un acto prohibido por la ley en cuanto termina deliberadamente con la vida de una persona, lo segundo encuentra su razón de ser en tanto no debería haber beneficio ni malicia en quien lo practica.

Ahora bien, Kutner, cofundador de Amnistía Internacional, expone que la ley ampara erróneamente un ejercicio médico en el cual se asume que el paciente en estado de inconsciencia aprueba que se realice toda clase de tratamientos y pruebas con el fin de ‘salvar’ su vida. Escribe: “un paciente puede estar en coma sufriendo por un cáncer o un derrame cerebral. El doctor actúa para prolongar su vida por medio de una serie de operaciones y tratamientos que continúan interminablemente. El paciente puede terminar paralizado o completamente insensible al mundo a su alrededor.

La cuestión aquí es cuán lejos debe ir el médico con el fin de preservar la vida del paciente”. En su propuesta, él concluye que la eutanasia no es exclusivamente un procedimiento para poner fin a la vida de pacientes terminales. Acompañada de un testamento vital, esta constituye un recurso legal para aquellas personas que quieren decidir hasta qué punto desean avanzar con sus tratamientos y cuándo empezar a disfrutar de sus últimos días de vida alejados de medicina invasiva.

La postura de Kutner subsana, además, las críticas de grupos católicos que miran a la eutanasia como un procedimiento en el cual el humano intenta superar los designios divinos. Contrario a lo que diría Juan Pablo II en ‘Evangelium Vitae’ —él define a la eutanasia como un “adueñarse de la muerte, procurándola de modo anticipado y poniendo así fin “dulcemente” a la propia vida o a la de otros”—, esta vertiente de la práctica considera la dignidad humana de la persona, dándole a su muerte un cauce natural.

El médico deja su estatus de demiurgo y se convierte en un acompañante del paciente terminal, le proporciona medicamentos para controlar el dolor y no para acelerar la muerte.

Simón Espinosa y Agustín García, dos miembros de la Sociedad Ecuatoriana de Bioética y promotores del documento, concuerdan con que urge una humanización del ejercicio médico ecuatoriano. No se puede seguir -dicen- con una medicina que exponga al paciente en estado terminal a toda clase de tratamientos pero que calle en el momento de hablar sobre medicamentos que ayuden a reducir el dolor para alcanzar así una muerte digna y autoconsciente.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta