Los combates de la Nueva Era

En 1874 el presidente García Moreno aspiraba a ser reelegido. Una publicación de entonces hablaba sobre la necesidad de la alternancia en el poder



mhbarrerab@gmail.com   María Helena Barrera-Agarwal* (I) 14 Marzo 2015

El tema de la reelección presidencial en el Ecuador posee un rastro histórico profundo e interesante. Uno de los episodios más elocuentes del mismo se dio hace casi un siglo y medio. Tuvo por protagonista, desde la primera magistratura, al presidente Gabriel García Moreno. Frente a él, en el peligroso sitial de ciudadanos opositores, se encontraban dos jóvenes: Federico Proaño y Manuel Valverde.

Corría por entonces el año de 1874. García Moreno ejercía el poder en el Ecuador, directamente o por interpuesta persona, desde principios de la década de los sesenta. Cerca del final del que sería su segundo mandato se había tornado obvio que no tenía intención alguna de abandonar el solio presidencial. Tal empeño hallaría frontal crítica en las páginas de un modesto periódico guayaquileño, La Nueva Era, fundado el 9 de octubre de 1873.

Sus editores, Proaño y Valverde, eran a la época jóvenes de veintiséis y veintiún años, respectivamente. Años más tarde, José Martí escribiría sobre Proaño que “no podía ver pájaro preso sin darle libertad; ni castigar a una bestia sin tundir a quien la castigase; ni merma alguna del hombre, sin que se le encrespase la pluma, como al quetzal, de ojo de oro, cuando se ve la esclavitud encima”. Valverde, su amigo y compañero, poseía un temple similar.

El espíritu liberal de Proaño y de Valverde se transparentaría en las páginas de La Nueva Era. Desde su primer número, establecerían un tono editorial único. Junto con artículos tradicionales, abogarían por el fomento de la educación de la mujer, propugnarían la buena aplicación de la justicia y denunciarían abusos de todo tipo. Concederían también, frecuentemente, espacio para textos dedicados a los próceres que por entonces pugnaban por la independencia de Cuba.

En diciembre de 1873, Valverde abandonaría temporalmente el periódico, afectado de una pulmonía. Retornaría a sus labores en julio, luego de una estadía de salud en Valparaíso. En el primer número de La Nueva Era editado después de esa reincorporación, iniciaría, junto a Proaño y a otros colaboradores, una contienda que a la postre terminaría con el semanario y marcaría el destino de ambos. 

La reelección de García Moreno era tema candente. La pasión de sus partidarios era indudable, como se colegía en una de las hojas volantes a él dedicada: “Que el día del combate eleccionario no se oiga sino el nombre de Gabriel García Moreno”. Con un artículo de primera página, publicado en julio de 1874 e intitulado ‘La reelección’, La Nueva Era se pronunciaría en pro de la alternabilidad en el poder.

Esas ideas resuenan aún hoy con cristalina intrepidez: “El hábito de mandar engendra la pasión del mando y es una infidelidad a los principios republicanos. El hábito de obedecer a uno solo, es señal segura de que se ha extinguido el amor a la libertad en los pueblos que obedecen”.

Bajo tal premisa, se clamaba por el desistimiento de la candidatura por parte de García Moreno, sugiriéndoselo directamente: “la reelección es una palabra fatídica, que rechaza la mayoría sensata de la República, y que, según creemos, debe rechazarla el mismo señor García Moreno, que es previsor y de talento, y no un ambicioso vulgar, como parece que lo consideran sus adeptos”.

En seis números siguientes, se insistiría en la causa: “[p]roclamar la reelección sea de quien fuese, para afianzar la libertad, es un contrasentido. Nada cabalmente es más contrario a la libertad que la perpetuidad de los altos mandatarios en los puestos públicos”. Y, de nuevo el llamado directo al presidente: “[n]osotros no vemos al mandatario ni tampoco desconocemos sus méritos, sean los que fuesen, vemos únicamente los principios fundamentales de nuestra organización política; queremos que la alternabilidad no sea una palabra vana y sin sentido”. 

Quienes participaban de La Nueva Era no ignoraban lo peligroso de su cometido. Anticipando los sinsabores que les esperaban, publicarían un poema satírico que llevaba como epígrafe versos tomados de Francisco de Quevedo: “No he de callar por más que con el dedo, / Ya tocando la boca o ya la frente / Silencio avises o amenaces miedo”. La amenaza de ese miedo no tardaría en materializarse. Luego de la publicación del número 54, el gobierno de García Moreno tomaría cartas en el asunto, acusando a los editores de subversión por una carta allí reproducida.

Tomados presos en Guayaquil, alcanzarían a publicar el número final en octubre, desde la cárcel, insistiendo aún –heroicamente- en su oposición a la reelección. Absueltos por un juez probo en Guayaquil, serían enviados a Quito, donde otro tribunal honesto no hallaría razón para encausarlos. La voluntad de García Moreno, empero, prevalecería. Ordenaría este el destierro de Valverde y de Proaño, no por un puerto o frontera habitual, sino transportándolos a un espacio agreste de la Amazonía. Abandonados a su suerte, ambos sobrevivirían sin embargo, para encarar otras luchas.

*Abogada residente en Nueva York. Investigadora de temas literarios e históricos.

 

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta