Cuando la moral habla de sexualidad

Solo las decisiones tomadas en libertad traen consigo responsabilidad. ¿Cómo inciden los valores de ciertos sectores en la educación para la sexualidad?



paredesf@elcomercio.com   Flavio Paredes Cruz. Editor (O) 13 Diciembre 2014

Cuando la gente habla de “moral” y sobre todo de “inmoralidad”, el ochenta por ciento de las veces -calcula burlón Fernando Savater en ‘Ética para Amador’- el sermón trata de algo referente al sexo. “No es solo que ‘tenemos’ cuerpo, sino que ‘somos’ un cuerpo, sin cuya satisfacción y bienestar no hay vida buena que valga”, dice el español, antes de mencionar que temas como este siempre han estado acosados por tabúes y restricciones.

El sexo, franqueado por tintes oscurantistas que flaco favor han hecho para el desarrollo del ser humano y de su calidad de vida -al ocultarlo o estigmatizarlo-, ha devenido en problemática social con algunas variables, con índices atemorizantes, con coartación de derechos y libertades, con ensayos de políticas.

Lo más reciente: si se conoce que la fecundidad específica en adolescentes está relacionada a inequidades, educativas, sociales y económicas, que requieren un abordaje intersectorial para trazar políticas públicas; ¿por qué, entonces, depositar toda una estrategia estatal en una sola persona, una visión, un único pensamiento, un sector religioso de un Estado laico?

Desde una visión antropológica, las religiones son parte de las culturas, creaciones de determinados grupos de personas. En esa línea, ¿lo que en la mía es inmoral tiene también que serlo en las demás? No, las determinaciones se dan dentro de un contexto y no en forma universal; el resto es fanatismo, el envanecimiento de quienes se piensan dueños de la verdad.

Ante la tendencia de separar lo moral de lo religioso y lo político -cada uno con sus propios planteamientos para el ordenamiento de la conducta humana- y aceptar la coexistencia de creencias en un mismo Estado, aún quedan quienes consideran que el poder de su ‘verdad’ está por encima de la sociedad civil, de la condición de ciudadanos, de seres humanos.

Desde una propuesta clásica y pedagógica, nuestra existencia se da en el mundo de los valores, pues además de razonar para conocer, de la vida afectiva y de la voluntad, nos involucramos con los valores que establecen pautas de decisión. Nuestras acciones se enfocan hacia lo que nos es valioso, hacia concretar metas, en los ámbitos estéticos, religiosos, políticos, sociales...

Sin embargo de qué valores se puede hablar en un presente donde los vínculos humanos son cada vez más frágiles. En ‘Amor líquido’, Zygmunt Bauman dice que pareciera que la moralidad estaba hecha a medida del ‘homo faber’, para quien la capacidad sexual fue la herramienta utilizada en la construcción y el mantenimiento de las relaciones humanas, donde el sexo estaba entrelazado a un modelo de vida productiva.

Ahora, continúa el sociólogo, la moderna racionalidad líquida ve opresión en los compromisos duraderos, una dependencia paralizante. El amor y el deseo de procrear  eran compañeros indispensables del sexo del ‘homo faber’, así como las uniones duraderas que ese amor y ese deseo ayudaban a crear eran los ‘productos principales’, y no ‘efectos colaterales’, y menos aún desechos o despojos de los actos sexuales, como lo son para el ‘homo consumens’.

De ahí la necesidad del equilibrio para la formación integral del individuo. Los valores morales y los principios éticos deben estar presentes; pero los mismos se tornan excluyentes cuando se proponen como única directriz, como mascarada, y más aún en términos de pecado y culpa, crimen y castigo, pudor y vergüenza, ignorancia y miedo. Con ello se deja de lado -en lo referente a educación sexual- anticonceptivos, consejería, información, atención, difusión y, sí, también la abstinencia, pero como una opción más.

Todo ello en medio de un cruzamiento de enfoques -de derechos humanos, de género, generacionales, de interculturalidad-. Como parte de una suma de asesorías sobre salud sexual y reproductiva, de planificación familiar, en temas de violencia y de enfermedades de transmisión sexual; con acercamientos hacia la comunidad y la inclusión de estas temáticas  en la educación. Cuando solo la moralidad impulsa políticas, se erigen barreras: a mayor información, más debate y mejor reflexión.

Siempre resultará mejor hablarlo; tomando al sexo y al género por lo que son. El primero: las características biológicas que diferencian a mujeres y hombres por su rol en los procesos de reproducción; como la primera evidencia del cuerpo, un hecho genético, hormonal, gonádico.

El segundo, como construcciones y asignaciones jerárquicas  de roles sociales y culturales que se pueden modificar, una herramienta sociológica sobre la circulación del poder.

La sexualidad es una dimensión fundamental en el hecho de ser humano; ella se basa en el sexo, el género, las identidades sexuales y de género, la orientación sexual, el erotismo, la vinculación afectiva, el amor, la reproducción. Para la OMS también abarca la intimidad y el placer, a través de pensamientos, acciones, deseos... Es decir, comprende la relación psicológica con el cuerpo. Va más allá de la finalidad reproductiva y de la norma social. La meta “originaria” de la sexualidad, argumenta  Sigmund Freud, es una meta de goce y, como precisa Jacques Lacan, “aquello a lo que el goce conduce no tiene nada que ver con la cópula en su finalidad reproductiva”.

En ese sentido, los derechos sexuales se refieren al ejercicio de una sexualidad placentera -física, espiritual, social, cultural-. Mientras que los derechos reproductivos implican la toma de decisiones informadas y el control sobre la fecundidad. Ambos se asientan en la autodeterminación del individuo; en una decisión libre, que se vuelve responsable sobre ella.

Para Erich Fromm, en ‘Ética y psiconálisis’, “la ética humanista, en contraste con la ética autoritaria, puede distinguirse de ella por un criterio formal y otro material. Formalmente se basa en el principio de que solo el hombre por sí mismo puede determinar el criterio sobre virtud y pecado, y no una autoridad que lo trascienda. Materialmente se basa en el principio de que lo ‘bueno’ es aquello que es bueno para el hombre y ‘malo’ lo que le es nocivo, siendo el único criterio de valor ético el bienestar del hombre”.

Para que el sexo y sus implicaciones sean comprendidos, para que el acto acarree reflexión y responsabilidad, debe aludir a la libertad de decisión; para ello se requiere conocimiento de lo que se hace,  de los efectos de tal acto y de las prevenciones ante situaciones contrarias... no la amenaza de culpa. Ante ello, frases como “el que ignorantemente peca, ignorantemente se condena” están al margen de principios morales.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta