La cama es el lugar menos privado

Martha Ormaza está en pleno ajetreo de temporada, pues desde el jueves pasado hasta el 29 de diciembre presenta ‘Las Marujitas Navideñas’; sin embargo, atrasa uno de los ensayos para hablar de sexo



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora (O) 13 Diciembre 2014

Si Martha Ormaza hubiera tenido más claro cómo iba a ser la entrevista sobre sexo (sesión de fotos incluida) que pactamos el día anterior, por teléfono, asegura que se hubiera puesto ropa con estampado de tigre. No termina de decirlo y las risas retumban en el amplio salón de La Creperie, donde un café y dos aguas de menta acompañan una conversación sabrosa, que va y vuelve de lo genital a lo afectivo, y viceversa.

No se desampara un instante de su cigarrillo electrónico, que la acompaña adonde vaya desde hace dos años. “Ya no fumo, vapeo”, dice con ese desparpajo agradable que suele imprimir a sus personajes sobre las tablas mientras esconde para las fotos el aparato que le provee de vapor mentolado.

Afuera llovizna y adentro los leños que arden en la chimenea crepitan. Es difícil imaginar un escenario más acogedor para hablar de sexo.

¿El sexo tiene más que ver con el placer o con el poder?

Creo que con el placer, aunque puede conllevar poder. No todas las experiencias sexuales tienen relación con el poder y el placer necesariamente, pueden ser muy dolorosas y subyugantes incluso.

Ahí está el poder.

Sí, pero creo que tiene dosis de todo: temor, placer, poder, conocimiento...

Woody Allen dijo alguna vez que aunque nos sepamos la pregunta, el sexo es siempre la respuesta, ¿es así?

Millones de cosas están en torno al sexo. Está bastante aproximado Woody Allen y creo que como se estructuran las sociedades todo gira alrededor de la sexualidad… Hay que acomodar el sexo dentro de los cánones del tercer milenio, en cuanto al confort, a la estabilidad, al desarrollo. Y pensemos que ahora tenemos además muchas más herramientas sexuales; tenemos lo audiovisual o tenemos juguetes sexuales que eran inconcebibles hasta hace no muchos años.

Usted no habrá tenido mucho acceso a ellos, ¿o sí?

Yo no sabía que existían los juguetes sexuales. Mi juguete sexual era, primero, mi novio y luego mi marido.

Escoja: ¿sexo sin amor o amor sin sexo?

Lo ideal es lo complementario; creo que el sexo y el amor son opuestos complementarios, porque la carne nos pide sexo puro, pero el espíritu nos pide amor, y cuando se juntan ambos es maravilloso.

Pero si le tocara escoger.
Creo que sexo sin amor, porque es una decisión. Amor sin sexo es bien difícil; es un dolor.

¿Y qué opina de la justicia por mano propia?

Me parece que es justicia.

¿Por qué continuamos, como sociedad, permitiendo que las iglesias, todas, se metan en nuestras camas?

En nuestras camas está metido todo el mundo: la política, el poder, las ideologías… todo. La cama es el lugar menos privado que existe. Es el sitio adonde van a desembocar todas las ideas, todos los preconceptos que tenemos. En la cama vemos que se desnudan almas, cuerpos y modos de pensar. Si controlamos el sexo controlamos a las personas. Y creo que es asunto nuestro abrir la puerta de la alcoba, o el lugar donde vayamos a tener sexo, y dejar todos los preconceptos afuera y tener sexo en paz.

Qué difícil. ¿Usted ha podido hacerlo?

Es un ejercicio espiritual, intelectual y humanamente muy profundo. Y yo lo he intentado y sí se logra (sonríe).

¿Cómo lo pasará en la cama una sociedad mayoritariamente curuchupa como la ecuatoriana?

Yo creo que muy bien, y desde hace mucho tiempo.

¿Eso pasa más que nada porque somos mojigatos?

Claro. La doble moral se aplica mucho en el sexo. Además el mestizaje nos ha demostrado que el sexo es super interesante. Hemos sido blancos, españoles, negros e indígenas teniendo relaciones sexuales entre todos por años. Y somos una sociedad variopinta gracias a estas experiencias sexuales variadas. Yo creo que a las mujeres indias les debe haber encantado cómo les hacían el amor los españoles y viceversa.

¿Usted cree?

Sí. Yo veo que hay una fascinación en los gringos o las gringas por acostarse con un negro o un indígena. Esos opuestos raciales son muy interesantes desde el punto de vista sexual.

Entonces, ¿solo entre los mestizos de acá hay una especie de rechazo sexual al negro o al indígena?

O sea, públicamente sí, en la intimidad yo no creo.

Aquí aplica lo de pasar de lujo por ser mojigato.

Sí, pero ojo que también hay gente que vive en castidad, o en pareja y es fiel. Hay que hablar también de esa opción.

No sera la mayoría, ¿no?

Serán la excepción, pero conozco casos en que funciona un pacto de pareja que se sostiene con principios de fidelidad. Y es gente que vive feliz, por muchos años.

Aldous Huxley decía que la castidad es las más aberrante de las perversiones sexuales, ¿qué cree?

Creo que es la más difícil de las conquistas. O sea, si uno es casto por represión, tiene razón Huxley. Pero si uno es casto por opción es muy serio; un voto de castidad implica una disciplina espiritual y física en la que uno está conviviendo con el instinto sexual en paz, no dominándolo ni negándolo.

Piense en tres razones para tener sexo.

Por placer, por amor y para hacer buen uso del tiempo.

¿Cuál diría usted que es la regla de oro para disfrutar del sexo?

Saber que uno es dueño de su sexualidad; su propio administrador y regulador. Uno es gerente propietario, y también obrero, de su sexualidad.

Para finalizar, sugiera dos o tres sitios ideales, y no convencionales, para aliviar una calentura.

Por ejemplo, detrás de bambalinas (se ríe a carcajadas); otro puede ser el garaje... Y para mí, la tina de baño, la ducha, es un sitio espectacular.

Martha Ormaza

Nació en Alausí (Chimborazo) en 1959, y vive en Quito desde que tiene un año y medio. Estudió Derecho en la Universidad Central, pero nunca ejerció porque se decepcionó de la aplicación de la ley en la vida real. En 1984 comenzó, por casualidad, con la actuación. Como actriz, su personaje más conocido es Engracia, la marujita manabita. Ella asegura que se enamora de todos sus papeles.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta