Cuba: las repercusiones inmediatas y de largo plazo

El aislamiento de Cuba estaba significando el aislamiento de EE.UU. con el resto de países de América Latina. Los acuerdos ya arrojan resultados en la vida cotidiana.



Por Gonzalo Ortiz Crespo (*) 14 Febrero 2015

‘No creo que podamos seguir haciendo lo mismo que hemos hecho durante cinco décadas y esperar un resultado diferente… Es hora de que adoptemos un nuevo enfoque”, dijo el presidente de EE.UU., Barack Obama, en su histórico discurso, simultáneo al de Raúl Castro, del 17 de diciembre pasado, en el que anunció el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, rotas durante 53 años, y la adopción de una serie de medidas como retirar a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo (lo que permite inversiones de otros países), liberar las relaciones entre bancos, vuelos directos, libertad de viajar, mayores cupos para compras (USD 400 por viajero) y para envíos de dinero desde EE.UU. a familiares en Cuba (USD 2 000 por trimestre).

Los resultados inmediatos son notables: según datos confiables, durante las vacaciones de Navidad y fin de año hubo un promedio de 30 vuelos diarios entre EE.UU. y Cuba. Y este año los cubanos esperan recibir un millón y medio de turistas procedentes de EE.UU., además de los 3 millones que ya reciben de Europa y América Latina, un gigantesco aumento de 50% del turismo a la isla, con todo lo que ello significa en dólares y empleo.

El impacto de todos estos cambios será importantísimo para la economía de Cuba, y también lo será para América Latina.

Era de esperar que la demostración de moderación y pragmatismo de Raúl Castro y los dirigentes cubanos influyese en la interpretación que los latinoamericanos demos a este hecho histórico. Pero no ha sido del todo así: en muchas partes se han escrito loas de encendido tono fidelista y antiimperialista, dignas de los años sesenta. Según esas interpretaciones, lo sucedido en estas últimas semanas es un triunfo exclusivo de la Revolución Cubana, de su tenacidad en mantener su lucha contra el gran enemigo del norte, el monstruo cuyas entrañas conoció Martí.

Pero, por poco que se vea, es también resultado de un giro copernicano en EE.UU. Comenzando por la valentía de Obama, considerado hasta hace poco como indeciso y débil. Junto con sus decisiones sobre el tratado con China para poner topes al cambio climático, la política de inmigración (que permite evitar la deportación y dar papeles de trabajo a 5 millones de inmigrantes) y las medidas de política social interna propuestas en su último discurso sobre el Estado de la Unión, y que tienen furiosos a los republicanos, esta decisión sobre Cuba muestra que Obama no se va a ir de la Casa Blanca sin dejar varias marcas en la historia de su país.

No es fácil para un gobernante, y menos para uno de EE.UU., un país que siempre ha creído en su “excepcionalismo”, reconocer que durante medio siglo su política exterior estuvo equivocada. Es verdad que Obama sabe que tiene el respaldo de la mayoría de los congresistas demócratas y del propio pueblo estadounidense, y que desde el inicio de su gestión había propuesto que para EE.UU. sería más eficaz una política de cooperación que de confrontación. Pero la decisión final no ha sido fácil.

Todos entendemos que otra de las razones que explican la reaproximación entre EE.UU. y la isla es el amplio rechazo de América Latina al embargo y la constante presión de sus gobiernos al de EE.UU. para que terminara el aislamiento, se admitiera a Cuba en la OEA (lo que se logró en 2009) y  se invitara a sus gobernantes a las reuniones interamericanas, lo que por fin sucederá en la VII Cumbre Hemisférica de abril en Panamá (y que fue vetada por EE.UU. en la anterior, celebrada en el 2012 en Cartagena de Indias). La relación entre EE.UU. y América Latina nunca llegará a ser normal y cordial si no se salda del todo esa brecha. El gesto de Obama, así sea tardío, y la aceptación pragmática del actual liderazgo cubano es un paso gigante y tiene que completarse con la derogación del embargo comercial por parte del Congreso.

El aislamiento de EE.UU.

Como lo ha reconocido el secretario de Estado John Kerry, el aislamiento de Cuba estaba resultando en el aislamiento de EE.UU. respecto a los demás países del continente y, añadiría, de los propios miembros de las Naciones Unidas, pues en la última votación 188 de ellos condenaron el embargo, mientras solo dos votaron a favor de mantenerlo: EE.UU. e Israel.

Ahora bien, así como Obama reconoció medio siglo de errores ¿no podrán reconocer Cuba y los fidelistas exaltados que también hay medio siglo de hacer cosas equivocadamente en Cuba y que allí también se necesitan cambios?

Durante la segunda mitad del siglo XX, Cuba fue para la mayor parte de los latinoamericanos un ejemplo de dignidad, valentía y coraje. Pero tras 55 años de revolución y de un Gobierno dinástico, ya ni los índices de alfabetización ni los logros en salud ni el internacionalismo logran convencernos de que su modelo sea exitoso o que ha ya dado a todos los cubanos un nivel de vida admirable. El pretexto permanente ha sido el embargo o bloqueo, como lo llaman. Pero incluso ecuatorianos que nunca han ido a Cuba ahora saben que ese es un gran pretexto. Y pueden hacerlo porque entre nosotros hay cubanos, algunos de los cuales hablan de las condiciones en que vivieron y en que aún viven sus familias. Nos damos cuenta de que esos niveles de educación tan cacareados no elevaron la educación de muchos de los refugiados con los que nos topamos, que tienen una cultura bastante elemental y un gran desconocimiento del mundo. Ahora sabemos, porque nos lo cuentan, la cantidad de sistemas de defraudar al Estado y a los otros conciudadanos que se emplean en Cuba para poder sobrevivir. Ahora sabemos el nivel de indigencia en que se hallan, porque aceptan aquí trabajos muy humildes con tal de ganar unos dólares para poder remitirlos a sus familias  (“hoy hago en dos días lo que allá hago en un mes” me decía un cubano lavador de carros).

¿No será hora de que se reconozca que la pobreza generalizada en Cuba no es solo causada por el “bloqueo” sino por  los errores del centralismo estatista a lo largo de estos 55 años?

Por ejemplo, como lo recordaba el analista de IPS Mario Osava, la decisión de plantar café en todos los alrededores de La Habana, un cultivo que jamás resultó económicamente viable porque requiere condiciones de altura y humedad distintas, y que, además, eliminó toda la producción de legumbres en el cordón hortícola, arruinando la alimentación de la capital. Y cientos de casos como estos, que han ido llevando a ese país a una situación de inviabilidad económica y sacrificio generalizado.

¿O es que los fidelistas creen que está bien y que es socialista y patriótica la exportación de médicos, por la que el Estado cubano logra ingresar 6 000 millones de dólares anuales? Como lo reportó recientemente El Universo, el Estado cubano recibe íntegros los sueldos que el Ecuador y los demás países pagan por cada profesional de la salud. De eso, el Estado cubano entrega a la familia del profesional, que está de rehén en Cuba, su sueldo mensual de USD 60 (o, excepcionalmente, de USD 75, en el caso de los especialistas), mientras en el país que prestan sus servicios les da una cantidad mensual para su supervivencia.

En el caso de quienes están en el Ecuador, cuyo Gobierno paga entre USD  2 400 y USD  3 400 por cada médico cubano, Cuba les da  800  por lo que el Estado cubano se embolsica entre USD 1 600 y USD 2 600 por cada uno por mes. Una autocrítica, que permita reconocer errores propios, es una necesidad.

(*) Sociólogo y periodista

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta