El mercado del arte es aún territorio virgen en el país

El trabajo conjunto entre Estado, artistas, galeristas, curadores y ­coleccionistas es necesario para que surja un escenario sólido de compra-venta de piezas artísticas



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora (I) 14 Noviembre 2015

Hace dos años, el mercado del arte movió USD 77 000 millones entodo el mundo (esta cifra incluye también la compra-venta de antigüedades, según un reporte de Cultura Colectiva). Y es que el arte, además de su dimensión estética e intelectual también tiene una dimensión relacionada con el poder, que se traduce en me­tálico, o sea, el poder que mueve el mundo.

El año pasado, de acuerdo con cifras que maneja el diario español El Mundo, la cifra (entre arte y antigüedades) fue de USD 55 000 millones. De hecho, más de 1 500 piezas se vendieron por un precio superior al millón de dólares, según la European Fine Art Foundation, citada por el mismo diario.

El miércoles 11 de noviembre
El miércoles 11 de noviembre
se inauguró la Feria de Arte Quito.

Los protagonistas de esta rotación frenética de obra y dinero no siempre son amantes del arte. Muchos de ellos están más interesados en el posible retorno económico que dichas piezas pudieran reportarles; es decir, compran arte como también compran acciones. Otros lo hacen como una forma de ‘comprar’ prestigio, revistiéndose de un halo culto.

Lo sabe bien Ana María Garzón, profesora de la Universidad San Francisco de Quito y curadora de arte, especializada en el Sotheby’s Institute of Art. “El mercado del arte tiene una parte financiera rígida que garantiza el valor capital de la obra; y está también el papel que juega la escena del arte (academia, crítica), que garantiza el valor simbólico. Son dos valores que van a la par”.

Entre los compradores destacados actualmente se cuentan los individuos, que han dejado atrás a los museos y otras instituciones; a la cabeza están jeques árabes y prósperos empresarios chinos, que se han sumado a los tradicionales europeos y estadounidenses. Solo Nueva York mueve el 40% del negocio mundial.

La escena local

La variedad en propuestas, formatos y
La variedad en propuestas, formatos y
calidad ha marcado la Feria de Arte Quito.

Si bien Ecuador no cuenta en el mapa mundial del mercado del arte, esta semana se realizó el primer intento de empezar a mover a compradores, galeristas y artistas a través de Feria de Arte Quito (que está abierta hasta hoy en el Centro Cultural de la PUCE).

En el país no existe un registro que lleve las cuentas de cuánto se ha vendido-comprado en arte y si a eso se suma que el coleccionismo institucional para reservas (por parte del Estado) está paralizado -hace al menos ocho años- es imposible contar con cifras.

Tanto Garzón como las historiadoras del arte y galeristas Ileana Viteri (Quito) y Pilar Estrada (Guayaquil) coinciden en que en Ecuador hay un incipiente mercado, que no necesariamente está conformado por coleccionistas, que son protagonistas clave en ese ámbito; al igual que lo son las galerías, que cumplen el papel de motores del mercado. De ahí que las ferias estén conformadas principalmente por galerías y otras instituciones que trabajan con arte.

“Aquí el mercado es casi nulo -dice Garzón-, la gente compra arte, pero no entiende cómo hacer una colección o lo que comprar una pieza implica, pues hay que saber cómo darle valor financiero: prestarla para exhibiciones, apoyar al artista... Comprar arte es una relación de largo plazo, no es comprar una pieza para que combine con los muebles”. Es que el punto neurálgico de cualquier mercado artístico es el coleccionismo, que en Ecuador es muy irregular todavía.

Hay, por supuesto, coleccionistas de arte colonial o de arte moderno, con una trayectoria más consolidada. Pero -como Estrada apunta- se necesita también un coleccionismo de arte contemporáneo. Ella y Viteri aseguran que ventajosamente, aunque es mínimo, ya está empezando a surgir.

En Guayaquil el Espacio Cultural NoMínimo, dirigido por Estrada, tiene un club de coleccionismo en el que no todos compran, pero “están formándose criterios de coleccionismo serio”; la mitad es menor de 35 años. Viteri es optimista en este aspecto: “Cada vez hay gente más joven que compra arte; gente que no tiene todavía un apartamento, que no está planteándose estabilidad y está comprando arte. Y está familiarizada con el arte ecuatoriano. Hay mucho más respeto, porque se está saliendo de la idea del arte como decoración”.

Un visitante de la feria
Un visitante de la feria
pasa junto a las esculturas móviles del artista francés Maurice Montero.

De hecho, comparada con ocho años atrás, Viteri asegura que la situación actual es mucho más favorable.“Era un desierto y ahora no lo es”, aunque tampoco alcance los niveles de los años 90, del siglo XX, cuando las galerías solo en Quito rondaban la treintena. Con la crisis de 1999-2000 esa frágil estructura se vino abajo; hubo muchos factores, no solo la crisis económica, también una informalidad congénita por parte de artistas, galeristas y compradores que no permitió la profesionalización del sector.

La clave para seguir la ruta ya marcada por países como Colombia o Perú, por mencionar las realidades más equivalentes a la ecuatoriana, está en un trabajo de conjunto. El Estado es el primero que debe tomar medidas, si en realidad se quiere activar un mercado alrededor del arte, como una anunciada política de incentivo a las industrias culturales sugería cuando Erika Sylva estuvo al frente del Ministerio de Cultura. En esta línea, es urgente revivir las colecciones institucionales (o sea el coleccionismo para repositorios) para que el gran público, a través de los museos y otras instituciones de este tipo, tenga dónde familiarizarse con las obras de arte que se han producido en diferentes momentos en el país.

El terreno es casi virgen aquí, lo cual también trae consigo una ventaja: poder emular las mejores prácticas de otros lados y aplicarlas, para ver algún día el nombre del Ecuador -es decir, de sus artistas- inscrito en el mapa mundial del arte.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta