El día en que Jack London fue a ver los toros en Quito

El célebre novelista estaba de paso por Guayaquil y decidió subirse al tren y conocer Quito. La ciudad lo cautivó pero el espectáculo taurino lo deprimió.



María H. Barrera-Agarwal 13 Septiembre 2014

El domingo 23 de mayo de 1909, la ciudad de Quito despertaba lista a celebrar el aniversario de la Batalla del Pichincha. La ocasión anticipaba un festejo aún más grande a venir, la conmemoración del Centenario del Primer Grito de la Independencia. Las preparaciones al efecto se hallaban bien encaminadas. En la Recoleta, se elevaba el Palacio que acogería la Exposición Nacional destinada a simbolizar la integración y progreso de las regiones del país. Once meses antes, la inauguración del ferrocarril trasandino había dado paso a una nueva era en tal sentido.

Precisamente gracias al ferrocarril, ese día de mayo marcaba el arribo de un visitante estadounidense. Su llegada no era fruto de una intención largamente meditada. Pocos días antes, en Guayaquil, Jack London – ya por entonces novelista de fama mundial – había tomado la decisión intempestiva de dirigirse a Quito. Detenía así, de modo transitorio, su viaje de retorno a California, parte de un periplo iniciado dos años antes con la ambición, eventualmente fallida, de efectuar una travesía marítima alrededor del mundo.

Acompañaban a London su esposa, Charmian, y su asistente, el joven japonés Yoshimatsu Nakata. En un coche facilitado en la estación, se encaminarían al Hotel Royal, ubicado en la carrera Venezuela. El establecimiento, regentado por el francés Filemón Froment, era notorio por su bar, espacio del que, no pocas, notorias conspiraciones habrían de emerger. Prosaicamente, el más urgente requerimiento de London luego de asegurar una habitación sería identificar un buen dentista: se ha visto afectado por varios días de un fortísimo dolor de muelas.

Un odontólogo quiteño habrá de brindar alivio a su problema. En la sala de espera, durante una de las visitas, Charmian hallará ocasión de tocar el piano. Recordará luego, en su diario, la perfecta urbanidad de los caballeros presentes. Mientras London se recupera, escribiendo en su habitación de hotel, Charmian explora Quito. Su impresión inicial es grata: “Ciudad antigua, tan pintoresca, iglesias, puentes, viejos muros, arcos y portones, plazas, calles empinadas, recorridas por el viento”.

London se incorporará poco a poco a sus excursiones. Juntos admirarán en los mercados la variedad de textiles, “mantas, brillantes piezas de púrpura, naranja, azul y verde, lana pura”. En conventos e iglesias, disfrutarán de la hospitalidad de los religiosos, de la arquitectura y de la decoración incomparable. En una tienda, hallarán una piel de leopardo y se interesarán en su origen con la intención de adquirir más. La frustrada promesa del tendero de facilitar tal transacción dará origen a un satírico cuento de London, Nothing that Ever Came to Anything (Nada se concretó nunca en algo).

Otra decepción, más profunda, tendrá lugar poco después. London se interesará en asistir a un espectáculo que suscita su curiosidad, una corrida de toros. El 30 de mayo se encontrará así, junto con Charmian, en los tendidos de la plaza de Quito. Con ganado de Pedregal y de Antisana, se presentará esa tarde la cuadrilla del español Francisco González Ruiz, Faico. La reacción del escritor y de su esposa ante el espectáculo será totalmente negativa. London se descubrirá en posesión de un instintivo horror hacia todo lo taurino.

‘Faico’
‘Faico’
El español Francisco González Ruiz, ‘Faico’, toreó en la corrida a la que fue London, quien escribió sobre aquello.

El disgusto no le impedirá retornar a la plaza para la segunda corrida de temporada. Lo hará con perspectiva de autor: planea escribir un cuento sobre su experiencia. Intitulado The Madness of John Harned (La locura de John Harned) es la historia de un visitante estadounidense que lleva el apelativo original de London, John. Fascinado por María Valenzuela, joven ecuatoriana de alcurnia, Harned arriba a Quito y es invitado a una corrida de toros. Su consternación ante lo que considera una carnicería es aprovechada por las hábiles provocaciones de un pretendiente de Valenzuela. La indignación de Harned desembocará así en una lucha mortal en los tendidos - reflejo paradójico de lo sucedido en la arena.

La impresión de la corrida empañará el resto de la estadía de London. Incluirá ese período una entrevista personal con el general Eloy Alfaro, en el Palacio de Carondelet. Charmian, por su parte, visitará a Doña Ana Paredes de Alfaro. El 8 de junio, London abandonará Quito. En el trayecto de retorno a Guayaquil, admirará de nuevo un paisaje descrito después en uno de sus relatos parcialmente ambientados en el Ecuador - The Hussy (La pícara): “Era una hermosa noche de abril, sin un asomo de viento, y una luna tremenda, enorme, brillaba precisamente sobre la cumbre del Chimborazo. ¡Qué montaña aquella!”.

Años más tarde, luego de la desaparición de su esposo, Charmian mencionará en uno de sus libros el modo en que London evocaba el Ecuador, con su acostumbrada visión de aventura: “En cuanto a este maravilloso país, siempre elogió después sus posibilidades de desarrollo agrícola, y aconsejó a más de un joven ambicioso que Ecuador le daría “la oportunidad de su vida”.

María Helena Barrera es abogada e investigadora sobre temas literarios. Reside en Nueva York .

 

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta