El sentido del oído está subvalorado

Fabiano Kueva anda a mil finiquitando la exposición ‘Yakushimi’ y la presentación del catálogo ‘Mesías Maiguashca, los sonidos posibles’, pero saca tiempo en su agenda para sentarse a hablar del ruido.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora 14 Junio 2014

Suenan a la vez: la licuadora, la cafetera, los platos chocándose suavemente entre sí, los cubiertos que caen sobre un lavabo, las voces de una veintena de personas (en distintas conversaciones), los autos que pasan por la calle, el motor de un congelador y la voz de Fabiano Kueva, que me explica una infinidad de cosas interesantísimas sobre el ruido.

Nos citamos en una cafetería, a las dos de la tarde, para conversar;  el lugar no puede ser mejor: una especie de contenedor de ruidos donde se materializa simultáneamente todo aquello de lo que hablamos.
Como el ruido es el tema, mientras conversamos ambos nos topamos o señalamos varias veces las orejas, como para enfatizar. Y así, esta se convierte en la entrevista en la que más conscientes estamos, entrevistadora y entrevistado, del mundo que se mueve, pero que sobre todo suena, afuera.

Define ruido.
Es complicado. Hace un par de años estuve en la Fonoteca de Colombia discutiendo este tema, y creo que actualmente el ruido debería asumirse como una perspectiva. Hay esta idea muy vanguardista de principios de siglo (s. XX), muy futurista,  de Luigi Russolo: el arte del ruido, que es como un momento inicial que plantea un binario música versus ruido. Y hay otras líneas que vienen de una propuesta contracultural y antisistémica que a mí me parece más importante.

¿Cuál?
Hay toda una línea que piensa al ruido como un problema de la crisis del capitalismo. Hay una reflexión teórica muy fuerte acerca del surgimiento del ruido en el paisaje sonoro humano, a partir de las máquinas. Cuando emerge el capitalismo industrial cambia completamente la configuración sonora de las ciudades.

Ahora dame tu definición de ruido.
Es un ámbito inestable de la escucha, un lugar opaco.

¿Un limbo?
No tanto; es un lugar difícil de definir, incierto. Dependiendo de tu subjetividad es algo que puede ser bueno, malo, que te gusta o te disgusta. O sea, es un lugar que existe, pero que depende de tu ubicación estética.

¿Cuáles son los sonidos que más te gustan?
Me gustan mucho los sonidos mecánicos. Y es paradójico porque trabajo más con sonidos electrónicos. Crecí en un entorno más electrónico: el teléfono, el microondas, la televisión… Lo mecánico tiene un rango de sonidos muy distinto al de los ‘beeps’ con los que he crecido yo.

¿Y qué ruidos o sonidos te gustan menos?
Me molesta mucho el ruido del tráfico; ahí hay también una visión desde la ecología acústica, del desborde de las ciudades, de esta especie de gran ‘hum’ que las cubre.

¿Qué es el ‘hum’?
Es una especie de ambiente que tapa los detalles. Desde la ecología acústica se plantea que a medida que este ‘hum’ crece tú vas perdiendo posibilidad de escuchar.

¿Nos estamos quedando sordos?
Exacto. Aparte de que fisiológicamente te vas quedando sordo, empiezas a poner menos atención. Hay una especie de ruido permanente que no te permite hacer una escucha diferenciada.

¿Qué nos pasa cuando no podemos hacer esa escucha diferenciada?
Que te pierdes de una parte sensorial que es muy importante porque te permite estar cotidianamente de un modo mucho más interesante. A partir de lo sonoro se puede generar un tipo de ciudadanía distinta. Y en eso soy radical, yo sí creo que se puede hacer educación en la escucha, se puede hacer ciudadanía de la escucha.

¿Crees que cada vez nos escuchamos menos entre nosotros?
Sí. Y esta pérdida sensible de la escucha luego se vuelve un problema de comunicación grave. Cuando el nivel de atención y sensibilidad por los pequeños soniditos que constituyen la vida cotidiana disminuye entramos en esa especie de sordera, por llamarla de alguna manera, y eso se traduce en una paulatina incapacidad de diálogo.

La conversación es casi un hábito antiguo ahora.
Esto es un problema de escucha. Incluso hay trabajos de Pauline Oliveros, sobre la escucha profunda, que proponen que recuperar la escucha sería un mecanismo de construir una subjetividad distinta.

¿De rehumanizarnos?
Se trata de un proceso de recuperación de un sentido que está atrofiado por la cantidad de agresividad que hay.

A no ser que padezcamos de sordera, no le damos importancia al oído, ¿por qué?
Está super presente, pero está como invisibilizado o subvalorado, porque aparentemente vivimos en un régimen visual que lo marca todo. Pero si pones atención, te das cuenta de que por lo primero que te despiertas en la mañana es por lo que suena: el despertador o algún ruido del vecino... Ahora, esta poca importancia es un fenómeno de los espacios urbanos, porque en la Amazonía, por ejemplo, la escucha es mucho más importante.

¿Qué has entendido a través del ruido en tus proyectos sonoros?
Que tiene una capacidad de mensaje muy fuerte. Cuando tienes una fábrica cerca de tu casa el ruido te puede resultar insoportable, pero si tú juegas a recrear esos sonidos y los pasas a un teatro, ahí hay una capacidad de sentido del ruido bastante interesante.

Cuando somos niños no tenemos vergüenza de hacer ruidos, pero a medida que crecemos procuramos ya no hacerlos, ¿por qué?
Por el disciplinamiento de la escucha. Culturalmente nos van configurando el oído, nos dicen qué oír, qué no oír, qué es agradable, qué es desagradable; desde que naces te van disciplinando, te dicen cómo oír.

Y también qué sonidos puedes emitir.
Claro. Por ejemplo, los sonidos corporales están estigmatizados. Si hurgamos, eso tiene que ver con un disciplinamiento social que a partir de los sonidos corporales determina nociones de clase, de raza, etc.

Sugiere situaciones o lugares ideales para hacer ruido.
Creo que primero deberíamos hacer ejercicios de escucha. En la Fonoteca de México se saca a la gente a caminar por el barrio para que escuche; son los ‘soundwalks’. La idea es volver a transitar por los mismos espacios que transitamos todos los días, pero despojados de la prisa, y escuchar.

Fabiano Kueva
Nació en Quito, en 1972. Es artista sonoro y curador. Estudió Comunicación Social en la Facso, en la Universidad Central, pero tiene formación autodidacta (y erudita) en materia de sonido. Es fundador y director de la plataforma Oído Salvaje, con la cual ha generado proyectos como Poesía Mano a Mano, Estudios Sonoros, la producción de la Canción de la Tierra (de Mesías Maiguashca). Ahora trabaja en Microcircuitos, que reúne a artistas sonoros de ocho países de Latinoamérica.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta