¿Una usina para fabricar pensamiento nacional?

Por primera vez, Argentina tiene un Ministerio de Cultura y en él se creó la Secretaría de Coordinación Estratégica del Pensamiento Nacional.



Santiago Estrella G. 14 Junio 2014

Generó más de una broma y varias preocupaciones la reciente creación, en Argentina, de la Secretaría de Coordinación Estratégica del Pensamiento Nacional. No hace falta ser un intelectual ni un académico para que el nombre genere interrogantes elementales: ¿existe un pensamiento nacional? Y, de haberlo, ¿requiere de una secretaría? Y esta secretaría, ¿debe ser estratégica? Se requiere de muy poco esfuerzo para concluir que “no resiste el menor análisis académico”, como suele decir un Presidente de la región.

La elaboración del pensamiento no ha requerido del Estado. Y del intelectual se espera alguna independencia del Estado o de un partido político, salvo que se reivindique a los intelectuales orgánicos.

Jean Paul Sartre en su obra ‘Las Manos Sucias’ se refiere al desdén del burócrata por el pensamiento; y al conflicto que se desata entre el intelectual y el político por mantener la independencia y la libertad de su pensamiento o ensuciarse para conseguir los objetivos del poder, que siempre corrompe.

Si alguna vez un industrial reclamó a su hijo por estudiar filosofía y que prefiriera un taller (de teatro) a mantener la fábrica, quizá más le escandalizaaría la concepción de “usina del pensamiento” que se propone con esta Secretaría del Pensamiento. El pensar se convierte así en una producción industrial, tiene planificación direccionada desde arriba, desde el poder de un Estado. El decreto que funda esta Secretaría  lo dice todo: “diseñar, coordinar e instrumentar una usina del pensamiento nacional, ajustado a los lineamientos que fije
la Secretaría”.

Adrián Gorelik, director del Programa de Historia Intelectual de la Universidad de Quilmes, se interroga -a propósito de esta invención argentina- si el pensamiento nacional existe por  fuera de aquellos que la sostienen o si “en términos político-institucionales la creación de esta Secretaría subraya el uso estrafalario del Estado”.

Si esta Secretaría asombró, no  hay que olvidarse que hace poco también se creó el Instituto de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego. Y del escándalo en los círculos intelectuales no quedó mayormente nada, sino apenas el recuerdo.

Hablar de “pensamiento nacional” no es del todo un despropósito en Argentina. Sus intelectuales han pensado el país y han gozado de la ventaja de tener lectores sin necesidad de un Ministerio de Cultura, que también se creó recientemente y que es el que contiene a esta Secretaría del Pensamiento.

Todos esos intelectuales, que no han sido pocos desde los inicios de la República, se alimentaron de la tradición occidental. Ya lo decía Borges: “Los nacionalistas son muy buenos lectores de los franceses”.

Mariano Moreno era un jacobino y su ‘Manual de Operaciones’ defendía el ejercicio de la violencia para proteger la revolución independentista de mayo de 1810; Domingo Sarmiento defendió la civilización frente a la barbarie en ‘Facundo’; José Hernández fue su contraparte con ‘El gaucho Martín Fierro’; José ­Ingenieros fue uno de los exponentes del positivismo con ‘El hombre mediocre’.

En los albores de la década del 50 del siglo pasado, surgen Raúl Scalabrini, con su teoría del hombre del subsuelo, y Arturo Jauretche con su ‘Manual de las zonceras argentinas’. Con ellos se comienza a hablar de un pensamiento: “nacional y popular”. Y se allana el camino para el surgimiento del peronismo. Ambos tienen orígenes en la corriente revolucionaria del radicalismo; después apoyarían, aunque sin obsecuencia, a Perón. Y luego, en los 60, llegó John William Cooke y el peronismo revolucionario.

Con el kirchnerismo, que para muchos es el regreso a las fuentes del peronismo, se reafirman nombres que deben ser tomados en cuenta para entender hacia dónde se orienta el pensamiento ‘nac & pop’ (de nacional y popular), como Horacio González, José Pablo Feinmann y los fallecidos Nicolás Casullo y Ernesto Laclau. Sicoanálisis, lingüística, la influencia de Martin Heidegger.

Ricardo Forster, el nuevo secretario de este organismo, si bien cercano al Gobierno, ha dicho que no proviene de la tradición del pensamiento nacional sino que sus influencias han sido de Walter Benjamin y la escuela de Fráncfort.

Muchos han querido ver reminiscencias fascistas u orwellianas en la creación de esta Secretaría. Habría, entonces, una radicalización de “la batalla cultural” que ha emprendido el kirchnerismo. En la tradición intelectual argentina muchos no han sido incluidos como pensadores nacionales. ¿Qué va a pasar con Bartolomé Mitre o el marxista Milcíades Peña? ¿O qué va a ser de Beatriz Sarlo o Juan José Sebrelli, dos referentes contrarios a la obstinación hegemónica del peronismo?

Forster ha dicho que no tiene problemas en sentarse a conversar con ellos, pero que hay “mucha estupidez y mucho reduccionismo” en quienes han querido encontrar huellas fascistas en esta dependencia. Gorleik tiene sus dudas: deberá demostrar que “no va a disponer del poder estatal” para dar ventaja a una corriente ideológica. Horacio González, en cambio, la mira con optimismo si analiza las corrientes del pensamiento, aunque el nombre es “desafortunado” porque puede generar “suspicacias”.

Que hay un pensamiento argentino y que hay que organizarlo, lo reconoció Sarlo. Pero “salvo que se trate de un gobierno totalitario”, el cargo  encomendado a Forster “es absurdo por inútil”.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta