Opinión: una toma de posición razonada

Últimamente se ha dicho tanto, a favor y en contra, de la opinión que se hacía urgente tratar de dilucidarla. Y el columnista Gonzalo Maldonado es una de las personas más idóneas para emprender esta tarea.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora (O) 18 Abril 2015

Pocas veces uno tiene la ocasión de conversar con alguien que se exprese con tal elocuencia e inteligencia que pareciera que se lo está leyendo, en lugar de escuchando. Esta es una de esas veces. La prueba es que Gonzalo Maldonado logra que un concepto inasible como la opinión se vuelva clarísimo.

En la apasibilidad de su departamento  (porque los pequeños Nicolás, de dos años y medio, y Rafael, de uno y medio, han ido a pasar la tarde con la abuela) y con buena parte del nublado norte de Quito a nuestros pies, empieza lo que para mí es un cátedra sobre lo que es y lo que no es la opinión.

¿Qué mismo es la opinión?

Es una toma de posición razonada. Quienes hacen opinión periodística tienen que tomar una posición, ya sea a favor o en contra de algo y sostener esa postura con argumentos.

¿Es eso que se conoce como opinión formada?

Sí, porque quien tiene una opinión formada ha reflexionado con cierto detalle y profundidad sobre cualquier fenómeno; desde el aborto hasta el control de las tasas de interés.

Eso en el plano más racional de las opiniones, porque las opiniones están  en todos lados y las emitimos todos, pensantes y no pensantes.

Esas son impresiones, no opiniones; la opinión a la que yo me refiero es una toma de posición razonada. Básicamente, la diferencia es que tú te has despojado de tus sentimientos, no totalmente pero has tomado una cierta distancia de tus prejuicios culturales, vitales.

Hay quienes dicen que no podemos desligar nuestras opiniones de nuestros prejuicios, y no solo entendidos como algo malo, sino como un bagaje que traemos.

David) Humme decía que la razón es esclava de la pasión. Y tiene razón; para que un ser humano comience a reflexionar sobre algo tiene que haber un primer impulso emotivo. Sí creo que una opinión pasa por el prejuicio, y no en el sentido negativo. Pero la idea es que para hacer opinión verdaderamente hay que deslindarse de esa emotividad y tratar de reflexionar fríamente.

¿Los ecuatorianos somos más dados a opinar que a informar y a informarnos?

Creo que los ecuatorianos y los latinoamericanos en general; o en los países donde no hay una cultura democrática muy  acendrada. No entendemos bien qué es la opinión. Creemos que para que alguien pueda opinar, tiene que tener una posición absolutamente radical sobre algo. No se cree que es válido entrar a opinar sobre un tema que a uno le parezca neutro porque no le conmueve; creo que eso es un error porque confunde precisamente la opinión con el sentimiento.

¿Es válido no tener opiniones sobre algunas cosas?

Es una posición absolutamente sana. Lo que indica esa posición es que esa persona es suficientemente inteligente y humilde para decir: sobre este tema no estoy capacitada para opinar. Pero hay personas  juzgadoras y que tienen una opinión definitiva sobre los satélites de Neptuno, sobre la comida tailandesa y sobre todos los tópicos, y de modo definitivo y ‘verdadero’.

Ahora, con las redes sociales, vemos que son muchos; ¿cómo ha enriquecido o empobrecido a la opinión esta atmósfera?

Las redes sociales han dado un espacio para hacer visibles a sectores que antes no tenían una voz; eso ha sido importante. Pero desde el punto de vista de razonamiento crítico, Twitter y Facebook lo que han hecho es deformar el proceso de opinión. No creo que ni Twitter ni Facebook sean plataformas para reflexionar con seriedad sobre una reforma fiscal o la legitimidad de la democracia.

Pero algunas funciones del Estado hacen ‘opinión pública’ desde ahí.

Claro. Talvez esas plataformas sirven para informar, pero no para opinar o reflexionar.

¿Por qué hemos desvalorizado la opinión; y esta muletilla es tan común: “Te estoy dando solo mi opinión”?

Por un lado me parece valioso; esto viene de (Friedrich) Nietzsche o desde (Immanuel) Kant, cuando se cuestionó los límites de la razón y así se dio la posibilidad de reconocer que el otro también puede tener la razón y que mi punto de vista u opinión pueden estar errados. Y eso es valioso. Pero llevado al extremo, eso mismo hace que relativicemos todas las opiniones, como si no hubiera la capacidad de llegar a una verdad, a un consenso. No estoy hablando de verdades absolutas, pero sí de verdades relativas en torno a la solución de un problema.

¿Cómo hacemos para revalorizar el concepto que tenemos de la opinión?

Con rigor. Quienes tenemos el privilegio de tener una columna de opinión deberíamos intentar tomar una posición de manera razonada y desprendernos de este hábito que tenemos en América Latina de solo pronunciarnos alrededor de las personas y las situaciones. Hay un díctum socrático que dice: Las mentes más brillantes tienen que encargarse de las ideas y quien no se encarga de las ideas sino de las situaciones y las personas no hace un ejercicio relevante.

¿Somos demasiado vagos, porque tener una opinión razonada implica trabajo: leer, investigar, conversar?

Correcto. Y también implica un riesgo intelectual y moral. La ventaja del convencimiento emocional es que te da una convicción enorme y esa convicción sirve para actuar. Entonces entrar en un proceso de reflexión que mine ese sentimiento tan fuerte es riesgoso porque te puede quitar el piso.

¿Por qué es saludable cambiar de opinión?

Porque significa que intelectualmente eres una persona honesta y que estás dispuesta a enmendar. Me parece que es super honesto, válido y conveniente poder cambiar de opinión en algún momento.

Pero solemos ver mal a quien cambia de opinión.

Sí, y se le puede tildar de superfluo. Bueno, si tú haces un proceso de reflexión serio y sistemático, no deberías estar hoy a favor de algo y mañana en contra, porque eso reflejaría una falta de rigor de tu parte. Hay principios que son universales y no son negociables, como la libertad o la dignidad. Pero cambios de postura en relación al tratamiento de un problema social o económico   me parece que son válidos y sanos.

¿Todas las opiniones son respetables?

No. Creo que una opinión es respetable en la medida que cumpla este requisito esencial de ser sustentada y razonada. Decir cualquier  cosa por decirla no creo que sea respetable.

¿Cómo se emite una opinión dura sin ofender?

Primero evitando referirse a las personas y a las situaciones. Ese, por lo menos, es el eje vertebrador de mi espacio de opinión. Tengo esa obsesión de referirme a ideas más grandes.

¿Cuándo no debemos guardarnos nuestra opinión, aunque podamos meternos en problemas?

Alguien que hace opinión tiene que tener un set de temas, ideas y valores sobre los cuales quiere y tiene que escribir. Cuando sientas que hay algo que está poniendo en riesgo uno o varios de esos valores o ideas, tú tienes que hablar, cueste lo que cueste.

Gonzalo Maldonado Albán

Nació en Quito. Estudió Economía en la PUCE y Ciencias Políticas en Harvard. Ha sido periodista en los diarios Hoy y EL COMERCIO; en este último fue editor del semanario Líderes y de ElComercio.com. Es colaborador de Mundo Diners; columnista de este Diario desde el 2002. En el 2012 ganó el Jorge Mantilla Ortega en Opinión. Es consultor económico.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta