Cien años de Adalberto Ortiz

Ante una cultura dominante de ‘eficiencia’ y ‘productividad’, de ‘excelencia’ y de progreso material, Ortiz, autor de Juyungo, nos recuerda los caminos de la resistencia



Álvaro Alemán* 17 Mayo 2014

La obra de Adalberto Ortiz se inaugura con su participación en la corriente denominada ‘negritude’, un movimiento cultural panafricano del siglo pasado, un proyecto ambicioso que se propone nada menos que la revaloración de las raíces culturales africanas a nivel planetario.  

Aimé Cesaire, una de las principales voces de la tendencia,  postula la necesidad de combatir la discriminación racial y la denigración de los afrodescendientes por medio de la apropiación de la historia de resistencia de su propia comunidad y de la celebración de sus tradiciones y cultura.

La ‘negritude’ consiste en un enorme gesto de reivindicación y de autoafirmación a nivel de cultura. Por eso se hace necesario distinguir entre una exigencia de acción afirmativa cultural, abanderada por Cesaire -en un primer momento-  y más tarde de una fase emancipatoria, de autonomía cultural plena, liderada por el también intelectual Frantz Fanon, de Martinica.

La visión de Fanon es de índole anticolonialista y adicionalmente, de manera significativa, es también una visión fundacional para la constitución de naciones independientes. El grado de radicalización que va de la una a la otra es sustancialmente distinto y la recepción de la ‘negritude’, a lo largo y ancho del continente, en distintas tradiciones y en diversas geografías es diferente.

Grosso modo, entonces, tenemos tres orientaciones ­po­­lí­­tico-geográficas distintas durante el momento de la ‘negritude’: 1. Una culturalista relativa al mérito de las manifestaciones de la vida cotidiana de los afrodescendientes. 2. Una centrada en el valor fundamental del nacionalismo como elemento indispensable para la autonomía cultural. 3. Una tercera, de índole internacionalista, el panafricanismo.

Un elemento que añade complejidad a este panorama consiste en la densidad política y militante de la izquierda global y ecuatoriana. Adalberto Ortiz  incursiona en la literatura ecuatoriana por medio del tutelaje de Enrique Gil Gilbert, a su vez miembro activo del Partido Comunista Ecuatoriano.

Literatura
Literatura
En el Café 78 en Guayaquil. ARCHIVO: Centro Cultural Benjamín CarriÓn

La encrucijada de los años treinta, así, ofrece un panorama interesante de fuego cruzado para los escritores afrodescendientes esmeraldeños: por un lado el proyecto de la ‘negritude’, como vemos, atravesado de distintas fuerzas prescriptivas, por otro, el de las izquierdas: ¿se trata de fomentar la cultura afro, de preservarla, de reivindicarla, de cultivarla, de suplementarla por medio de la educación y la escritura dentro del  orden político ­económico existente?

En resumen, de producir un paulatino cambio en la relación de fuerzas culturales o se trata, al contrario, de forjar un auténtico nacionalismo, emancipatorio, independiente, justo, lejano al yugo colonial.

Pero entonces, ¿el objetivo es un nacionalismo político u otro, un nacionalismo cultural? ¿Se trata de promover la visibilidad del pueblo afroecuatoriano o de diferir la lucha contra el racismo hasta que se resuelva primero el mayor de los conflictos, el de clase social ? y ¿qué papel juega entonces el internacionalismo, si las adhesiones que se buscan no son obreras sino raciales?

Dentro de este laberinto de orientaciones político-ideológicas, que a su vez dan fe del dinamismo de la sociedad ecuatoriana  en las décadas del 30 y 40 se suma el conflicto de opciones artísticas, asociadas de por sí a las variantes antes descritas de distintas formas. Gil Gilbert estipula, por ejemplo, la incompatibilidad expresa entre esteticismo y realismo, se pronuncia a favor de la segunda opción e incluye a  Adalberto Ortiz entre sus seguidores.

Pero la ‘negritude’, en tanto expresión libre y contestataria de una sociedad rebelde reclama también autonomía, tanto la autonomía de ser diferente (oral negra, por ejemplo) de la tradición escrita como la autonomía de participar en expresiones formales independientes del sistema dominante.

La literatura afrodescendiente de Ortiz incluye así tanto una orientación etnográfica y didáctica como una dimensión estética abierta a la influencia de otras latitudes. La postura autónoma del arte que atraviesa la obra afrodescendiente ecuatoriana, de la que Ortiz es una variante, se opone a la misión pedagógica del realismo social de muchas maneras pero una de ellas es por medio del recurso a la digresión, la obra de Adalberto Ortiz se halla atestada de lo que hoy podríamos llamar una vocación ecologista, de largas y fragantes descripciones de la selva verde de Esmeraldas en el momento previo a la devastación maderera.

La obra de Ortiz registra una amplia población de personajes distintos, insuflados de una diferencia real que se extiende hasta la diversidad sexual. ‘Juyungo’, en los 40, presenta ya la primera imagen en la literatura ecuatoriana de una lesbiana abierta, recibida y acogida plenamente en su diferencia por la comunidad a la que pertenece. Se trata entonces de una autonomía flagrante  y solidaria con otras búsquedas formales de nuestra literatura, incluyendo el momento modernista.                                                                                                            

¿Cuál es entonces el sentido de regresar a Adalberto Ortiz, “por primera vez”, como diría Eliot, en el Ecuador de hoy? Me atrevo a responder que este regreso está marcado por el reconocimiento de un panorama complejo y confuso de recepción de la producción cultural, hoy, al igual que en el pasado:  la ambigüedad e incertidumbre que escolta al intelectual negro ecuatoriano del siglo pasado, y que lo divide entre la oralidad y la escritura, nos acompaña al plantearnos obligaciones y dilemas comparables en un momento distinto de globalización cultural (eso fue, finalmente la ‘negritude’) que nos sitúa, incómodamente, entre una cultura impresa y una que migra rápidamente hacia lo digital.

Por último, el aporte de Ortiz en el momento presente, en que la multiculturalidad forma parte de nuestra identidad ­‘oficial’, consiste en marcar en su obra literaria una comprensión incompleta pero valiente y pionera de lo que significa habitar un mundo de diversidad y diferencia. Ante una cultura dominante de ‘eficiencia’ y ‘productividad’, de ‘excelencia’ y de progreso material, Ortiz nos recuerda los caminos de la resistencia y la resistencia como camino para la literatura y para la cultura.

* Escritor y profesor de lite­ratura. Se ha dedicado  al estudio, entre otras cosas, de la producción literaria de los afroecuatorianos.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta