¿ Y si la radio musical muriera?

Hasta bandas como U2 han sido criticadas por imponer su música. En Ecuador, la Ley de Comunicación obliga a emitir una canción local por cada extranjera.



Marcos Vaca. Editor Digital (O) 19 Octubre 2014

La tierra tiembla en el DF, México.  Solo los que están de pie en el metro se dan cuenta, los que van sentados y conectados a unos audífonos escuchan música. Algún pasajero alertó el temblor y pocos escucharon. Los trenes dejaron de circular por los túneles por al menos una hora. El susto pasó, quedó la imagen de aquellos que no se asustaron por disfrutar más de la música que del vértigo de salir de los ductos subterráneos.


Es una anécdota, pero sirvió para pensar que posiblemente la gente estará conectada a un dispositivo y ahí recibirá desde llamadas personales hasta disposiciones laborables; la comunicación verbal (talvez) quede relegada. Solo el individuo pondrá los límites y las normas de la convivencia –dictadas desde el poder- tendrán que enfrentarse a la tecnología.


La ejecución de leyes para imponer qué es lo que se debe escuchar en la radio puede inspirar una reflexión no muy especulativa. Los aficionados a la música buscarán satisfacer sus gustos en cualquier sitio del espectro virtual. Las radios locales tienen ya un reto para abarcar infinidad de gustos musicales y poder llegar a sus públicos. Una parte de la sociedad, aquella que ya tiene acceso a la Internet, está integrada a una globalización virtual y sabe cómo encontrar las estaciones de su interés en cualquier parte del mundo.


La intención de reglamentar lo que en la radio debe emitirse musicalmente puede ser buena para apoyar al artista local para impulsar una industria musical nacional, pero la imposición no ha tenido buenos resultados.


Hace poco más de un mes, la banda irlandesa U2 colocó su nueva álbum ‘Songs of Innocence’ en iTunes. Todo usuario de Apple puede escuchar gratuitamente el disco sin comprarlo. La megaempresa de la manzana anunció el regalo como un plus, pero no contaban con que su intención de mercadeo iba a traerle  más críticas que satisfacciones.


La semana pasada el líder de la agrupación ofreció disculpas por la imposición de su disco para los usuarios de Apple: “Ups, lo siento. Tuve esa preciosa idea... puede que nos dejáramos llevar, algo a lo que tienden los artistas. Un poco de megalomanía, un toque de generosidad, algo de autopromoción, y un profundo miedo a que estas canciones en las que hemos puesto nuestra vida durante los últimos años no fueran escuchadas. Hay mucho ruido ahí fuera, y supongo que nos pasamos de ruidosos para hacernos oír”.


Ni la fama y trayectoria de U2 pudo imponerse, cuenta más la calidad de cada producción e incluso los gustos individuales. Bono y sus amigos admiten que tuvieron temor de que sus canciones no fueran escuchadas. Obviamente, existe una distancia abismal entre el poder de penetración mediática de la banda  irlandesa y los artistas locales.


En el país las radios musicales tienen el reto –impuesto por la norma- de abrir sus amplificadores a los artistas del país. La cancha está rayada y aparentemente se buscan estrategias para enfrentar el mandato. La radio, al igual que otros medios a escala mundial, enfrenta el reto de sobrevivir frente a la Internet.  En la década de los 90, Latinoamérica ostentaba la cifra de ser la región con más alto nivel de penetración de la radio: 97 por ciento y se ha mantenido con ligeras caídas.


Pocos dudan de que en cada hogar exista al menos un aparato radiofónico, por lo cual el reto  es mantenerse en niveles altos. La radio hace alarde de su nivel de vinculación con la comunidad y ese potencial puede ser parte de la estrategia para enfrentar los nuevos retos.
La propuesta está en mejorar la calidad de los contenidos. Alexis Thanasoulas, CEO para América Latina de Zenithoptimedia, le dijo hace tiempo a la revista Forbes de México que algunos medios (tradicionales) seguirán creciendo, pero él asegura que en estos días el modo de consumo cambia incluso en la tecnología.  Los usuarios -dice Thanasoulas- acceden a Internet vía ‘smartphone’ y no por computadora. “Entonces están consumiendo los contenidos de manera muy diferente, por lo que creo que el futuro está en la calidad del contenido”. Reflexión que aplica incluso para las plataformas tradicionales.


Al apuntalamiento de contenidos de calidad debieran apostar las normativas institucionales, a incentivar la producción de alto nivel de cualquier tipo de género musical y no solo la música comercial. Sin embargo, también a elevar la educación del público para apreciar otro tipo de composiciones. A la final, el público escoge lo que quiere oír, pero puede ser más rentable un público educado y exigente a una audiencia consumista y sin muchos criterios críticos.


La tecnología se desarrolla a un paso impresionante. En caso de que lo que se escuche a escala local no guste, en Internet hay desde iTunes, Spotify, Jango, Tuneln Radio, YouTube para encontrar producciones que satisfagan cualquier paladar. Ahí están todos los géneros posibles, de todas las épocas, en cualquier idioma y gratis.


La legislación no puede ser solo pensanda en los artistas, también debe ser estructurada  en función del público, es decir en su educación y sus contextos. Si no hay una apertura en los criterios, los esfuerzos por tratar de ayudar a una producción local se diluirán cuando el grueso de la población tenga acceso a la Internet y descubra que el mundo escucha, por ejemplo, otras corrientes musicales. Es más, los que comparten esos gustos pueden comentar sobre la música y se crean comunidades; es decir la fidelidad deseada.


El crecimiento de los dispositivos portátiles pudiera eliminar la necesidad de sintonizar una radio; reflexión bastante apocalíptica y si alguien sigue una estación de radio será porque el usuario puede personalizar el contenido de acuerdo con sus gustos, cada quien consume lo que quiere y cuando quiere. El temor de que el mundo se silencie porque todos los individuos escuchen música desde unos dispositivos diminutos posiblemente sea apocalíptico. El reto estará en saber cómo la institucionalidad ayudará a construir reciprocidad entre la calidad, la interacción y los gustos de los oyentes para garantizar una radio vinculada a la comunidad.

Servicios de radio online
Servicios de radio online
La transmisión por Internet es el futuro de la radio
EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta