El héroe es mito, no burocracia

Todo parece indicar que la ciencia ni el pensamiento racional evitarán que las sociedades contemporáneas sigan idealizando héroes. Tampoco el Estado podrá fabricarlos sobre la base de concursos.



Carlos Rojas A. Editor (O) 01 Noviembre 2014

El plan inicial era que una vez terminada la entrevista, el escritor Santiago Páez nos acompañe hasta el monumento a Simón Bolívar en La Alameda. Era la forma más obvia de plasmar, en una foto, lo que significan los héroes en una sociedad. Pero a él se le ocurrió algo más original: que la foto sea a los pies del busto de Aurelio Espinosa Pólit, primer rector de la Universidad Católica y uno de los académicos que más estudió en el país a los héroes épicos que forjaron la cultura occidental. Para Santiago Páez, Pólit también es un héroe.

El héroe es una construcción simbólica, ¿pero es una figura indispensable en cualquier orden cultural?

Me remito al autor inglés Thomas Carlyle, de la primera mitad del siglo XIX. En su obra ‘Héroes’ consolida toda la visión occidental sobre este personaje. El héroe representa los gestos y las gestas del sujeto genérico de la sociedad; se convierte en un símbolo de ella y le da sentido.

¿Quién es un verdadero héroe: el que está muerto o el que todavía vive?

Carlyle hace otra explicación de cómo se forma un héroe. Está el héroe profeta, que es el visionario, el que tiene una claridad sobre lo que la sociedad y el mundo necesitan. Es el que se comunica con los otros y les da un propósito. También está el héroe poeta o literato porque nos da una expresión: Cervantes en nuestra lengua, Shakespeare en la inglesa, Dante en la italiana... Son los héroes que han dado el gran relato a una cultura. Los héroes pueden estar vivos o muertos, pero, como Ghandi o el Che, dejan una ética y dicen cómo debemos comportarnos.

¿Y el héroe militar, el que salva vidas, el que defiende a la gente, el superhéroe?

Ese es el héroe de la épica literaria. Es guerrero, valiente, hermoso, va más allá de su deber. Es un héroe perfecto, que no muestra sus conflictos con el mundo. Pero luego con el  Renacimiento, esa construcción literaria cambió. El Quijote es un antihéroe, porque es viejo, está loco, hace cosas absurdas.

Superman representa los valores norteamericanos contrarios a los latinos.

Es cuando empezamos a verle las costuras y lo relativizamos. El héroe pertenece a un grupo humano, a una cultura, a una sociedad y para los otros será un villano. ¡Qué es el Che Guevara para el mundo capitalista, sino un ser nefasto!

Si la construcción de un héroe es algo cultural o simbólico, ¿qué pasa cuando el Estado crea sus héroes a través de un concurso?

Lo que el Estado hace es premiar a alguien por haber hecho algo relevante por encima de lo que se esperaba. Ese héroe es modesto, un sujeto común y su reconocimiento viene de un expediente burocrático.

Sin embargo, toda la construcción simbólica, con una tradición enorme, que nos remonta al origen de cada una de nuestras culturas no necesitó de estos expedientes burocráticos. Fue el discurso la que le dio forma. Veamos lo que significa Rumiñahui para todo nuestro pensamiento libertario. Él es el héroe indio, el que no se doblega, el que escondió la riqueza, el astuto y superior al invasor, el héroe fiel a su rey Atahualpa. La figura de Rumiñahui se consolidó de forma espontánea, discursiva y mítica.

¿Y los héroes que salen del Estado?

Surgen de unos pequeños actos para idealizar al hombre común y corriente.

Se puede argumentar que estos procesos buscan sentar un reconocimiento social. ¿Eso es malo?

Es válido, pero distingamos el pequeño ceremonial dirigido por el Estado de estos otros héroes que han desbordado épocas y fueron el referente de todos nosotros.

¿En cuál esfera entran los héroes personales: la labor de una madre, la de un maestro, o la del buen vecino?

Si al sujeto común y corriente lo elevamos al altar del heroísmo, todo somos héroes, porque alguna vez hemos tenido momentos de esfuerzo extremo, dedicación y solidaridad. Si la óptica de esta burocracia es premiar al común y corriente porque hace algo meritorio,  que nos premien a todos.

Para eso, el Estado tendría que contabilizar nuestras medallas y diplomas...

Es lo patético de la burocracia. Max Weber dijo que la burocracia es la forma de operar del poder y, por tanto, este tipo de acciones legitiman ante la sociedad esa cara del poder.

¿La noción de lo heroico ha cambiado con el paso de las épocas y de las culturas?

Carlyle dijo que los héroes que las sociedades crean de forma espontánea son a quienes consideran sus líderes, sus visionarios y sus mártires. Todos sus gestos, para el sujeto colectivo, resultan valiosos. Cambios sí hay. Carlyle, en todo su estudio de los héroes, solo se refería a los hombres. Ahora se habla de mujeres.

¿Tenemos derecho a ser reconocidos socialmente?

Todos tendríamos el derecho de que se resalten los momentos de sacrificio extremo que habremos realizado.

¿Le gustaría que su esposa, sus hijos o sus hermanos señalasen públicamente los gestos heroicos que usted haya realizado, o prefiere que aquellos se quede en el plano familiar?

Es un buen punto: la discreción y el pudor. Todos estamos conscientes de que nuestros padres son héroes y no hace falta hacerles un monumento en la esquina. Para eso está el recuento familiar, el álbum de fotos, las anécdotas. De este lado están los hombres comunes que siendo héroes no necesitan reconocimiento público.

¿Estamos confundiendo el concepto de la heroicidad con el del buen ciudadano? Un médico tiene que salvar vidas y el militar arriesgar la suya para defendernos?

En España hay una máxima que viene al caso: ‘el valor se le supone al soldado’. Por tanto, el trabajo de las enfermeras que cuidan a los pacientes con ébola es ese. Mientras el Estado busca con sus ceremonias consolidar su poder, la gente que está lejos de él prefiere guardar sus actos con pudor y respeto.

¿Ahora que el ser humano domina la ciencia y su pensamiento es más racional, la construcción simbólica del héroe tiene razón de ser?

Sí.

¿No es algo primitivo?

Weber dice que el primer asiento del poder es el carisma del líder y, luego, este lo pasa a la burocracia administrativa, racional y organizada. Desde esa teoría, el héroe quedaría abandonado, disminuido, empobrecido. Pero los seres humanos no tendemos a la razón, sino a lo simbólico, a lo mítico.

¿Por más que ahora estemos dedicados a la ciencia?

La visión científica nunca ha calado en la profundidad de la mente humana. El mayor hito de la evolución de la racionalidad en lo tecnológico es la Internet y la sociedad de la información. Este proceso tiene sus héroes: Steve Jobs es uno de ellos.  Él sintetiza el esfuerzo de la mente humana por conseguir vías más lúcidas para el pensamiento. La evolución tecnológica no ha conseguido romper lo simbólico.

¿Y los héroes negativos?

Son figuras oscuras que atraen porque también nos identificamos con ellos, pues representan el conflicto.

SANTIAGO PÁEZ

Quito (1958). Doctor en Estudios Culturales, Literatura y Comunicación. Se formó en Ecuador y España. Es catedrático de la Universidad Católica y autor de una veintena de cuentos, ensayos, novelas y guiones. Dentro de su narrativa tiene cabida la ciencia ficción. En 1994 ganó el reputado premio Joaquín Gallegos Lara. El año pasado publicó la novela ‘Ecuatox’, imaginando un país en el 2227.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta