Los días finales del diputado Mejía

Ante la histeria que se produjo en Cádiz por la peste de fiebre amarilla, Mejía sostenía que había que reaccionar basados en la razón y no únicamente en el miedo.



mhbarrerab@gmail.com   María Helena Barrera-Agarwal* (I) 01 Noviembre 2014

Octubre de 1813. El otoño arriba a la ciudad de Cádiz. Trae consigo contrastantes presagios. Los ejércitos napoleónicos se retiran gradualmente de la Península Ibérica ante el embate de las fuerzas españolas y británicas. Las Cortes, en las que se ha encarnado la soberanía del reino entran, sin saberlo, en su período agónico. Dentro de pocos meses la monarquía absolutista de los Borbones habrá de reiniciarse.

Con su retorno, las reformas introducidas por diputados liberales se desvanecerán en medio de persecuciones.

Otros peligros más prosaicos  amenazan también al cuerpo parlamentario: una epidemia de fiebre amarilla afecta una vez más a la urbe. No pocos gaditanos emprenden viaje intentando escapar de la amenaza. Por entonces, la idea de que las Cortes se trasladen a Madrid se ha considerado por algún tiempo. Ante la evidencia de la enfermedad, no pocos diputados sugieren una partida inmediata. Otros desconfían de la medida, que, más allá de su aparente sujeción a las circunstancias, piensan destinada a facilitar designios absolutistas.

Entre aquellos que se oponen a abandonar Cádiz se halla el quiteño José Mejía Lequerica, diputado suplente por el Virreinato de Santa Fe. En escasos tres años, Mejía se ha convertido en personaje indispensable para el devenir político social de las Cortes. Su labor ha sido esencial a la resistencia antinapoleónica. Ha participado también, decisivamente, del establecimiento de un régimen de libertades sin precedente en España. Secretamente se ha involucrado además en los esfuerzos independentistas que agitan las colonias de ultramar.

En las sesiones de las Cortes, de 17 y 18 de septiembre y del 4 de octubre de 1813, Mejía se ha opuesto a una salida precipitada de Cádiz. Considera, de una parte, que la evidencia de la epidemia no es concluyente. Adicionalmente, contempla los graves riesgos políticos que un traslado inmediato a Madrid puede acarrear. Su razonamiento logra posponer una resolución al efecto.

Henry Wellesley
Henry Wellesley
era representante diplomático de Inglaterra ante España.

En los días subsiguientes, sir Henry Wellesley, representante diplomático de Inglaterra ante España y hermano de Arthur, futuro duque de Wellington, invita a Mejía a una cena en su residencia, en las afueras de Cádiz. No es la primera vez que ello ocurre: entre ellos existe una amistad basada en la lucha antibonapartista. La intervención de Mejía ha asegurado, entre otros logros, el nombramiento de Wellington al mando unificado de los ejércitos peninsulares. A pesar de esos antecedentes, el quiteño no ha dudado en oponerse al deseo del Gobierno inglés de que las Cortes se trasladen a Madrid. Ha rebatido incluso un comunicado en el que el cónsul inglés en Cádiz recomendaba la partida de los diputados ante el peligro de la epidemia, con base en los consejos de sir James Fellowes, jefe del departamento médico del Ejército británico.

Fellowes es uno de los invitados a la cena ofrecida por Wellesley. Su presencia y su interés por departir con Mejía no son fortuitos. Fellowes intenta convencerlo para que cambiara de parecer sobre la epidemia. El quiteño acepta la existencia de la enfermedad en Cádiz, pero alude a las necesidades políticas y sociales que fundamentan su decisión de mantenerse en la ciudad. Fellowes no deja de aconsejar a Mejía que revierta su consejo sobre la epidemia y que cuide de sí mismo, ante la posibilidad de un contagio.

Lo que sucede luego de esa exhortación es, a la vez, comprensible e inescrutable. Mejía no revierte su convicción sobre la necesidad de permanecer en Cádiz. Lo que es más, pocos días después de la velada en casa de Wellesley, toma una decisión inexplicable: uno de sus colegas ha contraído la fiebre amarilla. Mejía lo visita durante su agonía. Pocos minutos antes de que fallezca, lo estrecha en un abrazo. Por algunos días, la enfermedad teje su mortal trama, sin alarma perceptible. Los síntomas empiezan el 22 de octubre. El 25, aceptando serenamente su suerte, Mejía otorga un poder notarial para testar, en favor de albaceas amigos suyos. Dos días más tarde, a las ocho de la noche del 27 de octubre de 1813, fallece en Cádiz.

Con base en las fechas que constan en el testimonio de Fellowes, es posible identificar al amigo a quien Mejía visita con tan funestas consecuencias. El 15 de octubre de 1813, 12 días antes de la muerte de Mejía, sucumbe en Cádiz el asturiano Andrés Ángel de la Vega Infanzón. Amigo de Wellesley y de Wellington, De la Vega fue contacto clave entre los gobiernos de Inglaterra y España. Dipu­tado en las Cortes de Cádiz desde agosto de 1811, donde probablemente  conoció a Mejía. Ambos fueron a la vez hombres de acción e intelectuales. De la Vega fue discípulo de Melchor Gaspar de Jovellanos, luminaria de la ilustración, como Mejía fue de Eugenio Espejo, cumbre americana del mismo movimiento. Wellington alude en sus notas a la cercana amistad entre ambos liberales. Los trágicos hechos del otoño de 1813 confirman esa afinidad.

* Abogada e investigadora de temas culturales.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta