Nunca más control a la comunicación

Los nazis hicieron de la comunicación su herramienta de dominación. Eso es lo que los alemanes no quieren repetir.



Miguel Rivadeneira*. Ecuadoradio (i) 01 Noviembre 2014

La dictadura de Adolfo Hitler marcó definitivamente a los alemanes y les dejó una lección imborrable: nunca más repetir una historia tan nefasta para la República Federal y el mundo.

No solo la práctica del terror y la muerte sino el uso de la mentira a través de la imposición de una propaganda delirante que intentaba imponer una verdad única repetida en forma reiterada desde el poder a través de cadenas oficiales nazis que alienaban a los ciudadanos, muchos de los cuales se convencían y se transformaban en fanáticos.

El principal objetivo era el exterminio de los judíos y el modelo único impuesto a la fuerza, con prácticas atroces e inhumanas, según confirman los testimonios de dos de los museos de Berlín: Topografía del Terror y el Parque del ­Holocausto.

Las lecciones se recogen de los testimonios que cuentan los protagonistas (para bien o para mal) de la historia universal, corroborados cuando se conoce la transformación total del uso de la comunicación y la experiencia de los medios públicos, basados no en un modelo propio pero sí exitoso, que llega en 1945 al final de la Segunda Guerra Mundial: la BBC de Londres.

La decadencia económica de los años veinte, tras la Primera Guerra Mundial, y la crisis política de los años treinta facilitaron el aparecimiento del carismático líder, idealista, fanático, temerario, que se perfecciona en la demagogia e impresiona con sus fogosos discursos, que atrapan y enceguecen a una gran parte de la población.

Frustrado por sus fracasos para estudiar en Bellas Artes, incursiona en la política luego de vivir traumas, desafectos, insensibilidades y sufrimientos en la familia. Aprovecha el momento de contar con una sociedad sin objetivos, desarticulada, la frustración popular y el descrédito de las políticas liberales. Los descontentos caen y engrosan las filas para entonar fervientes los himnos, la demagogia y sumarse a las marchas.

La Deutsche Welle
La Deutsche Welle
tiene una inmensa infraestructura para sus operaciones de TV y radio.

Llega primero a ser Canciller y dos años después en el dictador que los alemanes no olvidan pero que hizo que tomaran los correctivos para no repetir modelos nefastos.  

La herramienta política que doblegó y encegueció al pueblo fue la instauración del nacional socialismo, que se definía anticomunista, antisemita, antidemocrático, antiliberal, anticapitalista y antipacifista. El programa del partido combinaba a la vez los mensajes de amor y odio y complemen­tariamente sembraba el miedo, el temor y el terror. La multitud a la cual se dirigía quedaba ­atrapada e hipnotizada por la llegada de quien se transformara a la vez en el único salvador y mártir.

Una herramienta importante en la consolidación de su proyecto político constituye la propaganda oficial que mostraba al líder como un hombre dedicado más del tiempo completo a trabajar por el engrandecimiento de la patria.

Un hombre que había convencido y acumulado amplio respaldo popular y que instauraba fanatismos. Para eso tuvo que usar dos armas poderosas: la incesante propaganda y el control absoluto de todo el poder nacional, que luego extendería parcialmente fuera de Alemania y que produjo la Segunda Guerra Mundial.

Dentro de su proceso concentrador aparece un hombre clave y tenebroso: Joseph Goebbels, el ministro de Propaganda. El concepto era absolutamente claro: propaganda y solo propaganda, “porque la cantidad de estúpidos es infinita”. En la época las transmisiones radiales habían sido determinantes; la altisonante voz de líder penetraba permanentemente en los hogares y en las conciencias para que sus mensajes sean el credo de las multitudes.

El lenguaje era claro, reiterado y popular, con un mensaje que no se avergonzaba: hay que persistir en la mentira hasta que se haga verdad. Interesaba alcanzar los fines buscados sin importar su veracidad. El mensaje nazi era mentir y mentir, porque algo queda y convence a la población. Cuando se dieron cuenta, era tarde.

Toda esta triste historia terminó, tras el exterminio de más de 6 millones de judíos, la caída del Tercer Reich y sus protagonistas y el triunfo de los aliados. En materia de comunicación, la lección fue aprendida para nunca más vivir un régimen de alienante propaganda.

La Constitución de la República Federal de Alemania, art. 5, establece la libertad de opinión, de los medios de comunicación, artística y científica. La censura está prohibida y garantiza la libertad de prensa y de información. No cuenta con una ley de comunicación y la política de medios es asunto de los estados federados y no del Gobierno central.

El modelo que ya funcionaba con éxito, la BBC de Londres, llega y se crean los medios públicos audiovisuales, entre ellos la Deutsche Welle, Radio Berlín y otras. Se juntan dos grandes actores: la Agrupación de Entidades Públicas de Televisión y Radiodifusión de Alemania (ARD) y  la ZDF, prestadoras del servicio de comunicación.

La Deutsche Welle cuenta con su ley propia como ente público de radiodifusión para el extranjero. El resto de radios y canales de TV funcionan internamente con éxito, pero existe competencia con los medios privados, que se financian con publicidad y que el Estado respeta su trabajo.

Los medios públicos tienen como cometido la información, la cultura, la educación y el entretenimiento y como misión contribuir a que el ciudadano pueda formarse su opinión libremente, sin injerencia ni del Gobierno central ni de los estados federados.

En la sede de la Deutsche Welle en Berlín, se escucharon voces contundentes: “No somos un canal de propaganda del Gobierno aunque seamos del Estado y nos financiemos con impuestos” (Alex Manz). “La experiencia nazi dejó lecciones de no buscar nunca más la uniformidad de criterios” (Cristoph Schmidt). “Los medios deben reflejar siempre la diversidad de opiniones” (profesora Jutta Brückner).

“Existe independencia en el contenido y por ello somos creíbles” (Peter Niepalla). “Tenemos libertad de expresión y eso es un valor supremo” (parlamentaria Tabea Rösner). “La comunicación es un derecho humano y la libertad de expresión un elemento fundamental” (profesor Udo Fink). “La comunicación tiene un estándar básico y no es calificado como un servicio público. Ni el Gobierno ni los políticos pueden intervenir en la TV privada ni corregir comentarios ni opiniones” (Lothar Keller, corresponsal del canal privado RTL).

El Gobierno no puede ni hace nunca cadenas oficiales en los medios públicos (peor en los privados). Existe solo una salvedad: durante una catástrofe interna. La lección les marcó a los alemanes para que nunca más se repitan hechos similares y el ejemplo debe servir para el resto del mundo.

* Periodista. Director del informativo de Radio Quito y Ecuadoradio. Columnista de EL COMERCIO.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta