La ilusión de europa frente al drama del migrante

Con la situación de los refugiados sirios, los beneficios de la migración para una Europa en crisis han entrado en el debate



Editor (O)   Flavio Paredes Cruz 19 Septiembre 2015

Sobre la cuestión de la movilidad humana, más allá de los estados de migrante económico o refugiado político, uno vuelve los ojos hacía la isla Ellis, EE.UU. El pequeño terreno en la Bahía de Nueva Jersey se erigió como ícono del multiculturalismo, desde 1892, al abrirse a los barcos provenientes de allende el Atlántico. Ahora, el 40% de estadounidenses son descendientes de quienes arribaron por ese corredor.

Aunque, hoy, haya peluquines balbuceando en contra de los migrantes y muros se eleven en sus fronteras, un diario de esa misma área -vital y variopinta-, The New York Times, dedicó su opinión del viernes pasado a los beneficios de la migración. ‘Europa debería ver a los refugiados como una bendición, no una carga’ se tituló el texto de la mesa editorial.

Entre las ideas que esbozó el artículo y, luego, argumentó con estudios académicos, se expuso que los migrantes contribuyen a la fuerza laboral y como generadores de consumo (beneficioso para una economía expansiva); también que -generalmente- son ellos los que pagan más impuestos de lo que reclaman como beneficios gubernamentales. La enumeración seguía desde la perspectiva del empleo: algunos traen nuevas destrezas que implican la creación de nuevos puestos de trabajo; quienes llegan laboran en áreas manuales o de servicio, permitiendo que la población nativa ingrese en campos que requieren de mayor formación. La cuestión demográfica también se mentaba: su ingreso beneficia a países con bajos índices de natalidad y con una población envejecida.

De frente a tales razones, la crisis de migrantes sirios, naufragando en las costas del Mediterráneo o gaseados a los pies de alambradas fronterizas, se presenta más deshumanizada. Quienes han sido desplazados de Oriente Medio en esta situación no son indigentes ni analfabetas -al contrario, son clase media y profesionales- y no buscan una residencia, sino una pausa hasta el cese de la violencia en su terruño.

Otros factores inciden en los temores del europeo ante los flujos migratorios. Entre ellos, la sospecha de terroristas infiltrados o los riesgos de las diferencias religiosas (incluso se ha propuesto el absurdo de seleccionar a los migrantes, en una especie de caridad selectiva como si el cristiano fuera más humano que el musulmán). También se ha hablado de la posibilidad de que germinasen pandillas de extranjeros (como contraataque al rechazo por parte de los nativos), de la amenaza de saturar las plazas de empleo o de un supuesto colapso económico en los espacios que confiesan su incapacidad para acoger a más refugiados.

La cuestión es ver el vaso medio lleno o medio vacío. Los argumentos llenan las bocas de los parlamentarios, alcaldes y ministros sumidos en la incertidumbre; o se tornan acciones de voluntariado, humanismo y compasión, que dejan ver algo de hospitalidad, mediante programas de ayuda, que se saltan los cercos de la política y se asientan en los valores promulgados por naciones reconocidas -históricamente- como territorios de acogida.

Un hecho ha jugado un papel importantísimo en el universo simbólico del europeo, según lo prueban los sondeos más recientes: la fotografía del pequeño Aylan en la playa turca, que se sumó a la difusión mediática de los 70 migrantes hallados muertos en el interior de un camión frigorífico. La opinión pública se vio sacudida. El 49% de franceses se muestra abierto a la recepción y distribución de refugiados (IFOP), el 66% de alemanes también (ZDF), de igual manera el 61% en Italia (La Repubblica). Son precisamente los países donde la imagen de Aylan se exhibió en primeras planas y removió conciencias.

Mientras tanto, en Hungría, donde los medios no publican fotos de infantes so pretexto de ‘protegerlos’, los papeles mostraron imágenes de jóvenes migrantes, muchas veces con reacciones agresivas frente a la Policía. Tal representación va en consonancia con las represalias en los cierres fronterizos, donde otra imagen dio la vuelta al mundo poniendo en entredicho la reputación húngara: la de la periodista Petra Laszlo provocando las caída de los extranjeros.

Las caricaturas de Charlie Hebdo también movieron a la polémica o a la reflexión, según el ángulo desde el que se interprete la sátira. Por un lado se satanizó la crudeza para ilustrar la muerte de Aylan, por el otro se despertó un sentido irónico sobre la ilusión de felicidad y unión que aún obnubila a una Comunidad Europea atravesando una crisis económica y social. Una Comunidad Europea que, con el cierre de fronteras nacionales, hace tambalear el sentido del acuerdo Schengen, uno de sus pilares. Para el geógrafo, ensayista y diplomático Michel Foucher, la recuperación de la función de barreras dentro de Europa sería una regresión, aunque la gestión de la migración de origen externo no es una competencia plena de la Unión.

Le Monde publicó un especial en el que invitó a pensadores europeos -Jürgen Habermas, Slavok Zizek, Erri De Luca- para que presentasen sus perspectivas sobre la migración siria. El asilo político, como un derecho más que un deber, y la reivindicación de la utopía europea, como un espacio de prosperidad y tolerancia (idea que pervive en el imaginario del migrante que llega a esas costas), han sido los ejes para tales reflexiones. Quizá, bajo esas ideas, se podría construir una política común e integral, que contribuya al equilibrio y a la riqueza económica, social y cultural, junto a flujos migratorios que ya antes -en los periodos de crisis y posguerra- ayudaron al renacimiento de esas naciones.

Caricatura de Charlie Hebdo
Caricatura de Charlie Hebdo
La ilusión de una Europa próspera y las actitudes del cristianismo ante la migración siria fueron ironizadas en caricaturas de la revista Charlie Hebdo. Hubo polémica y reflexión.
EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta