Samaniego y la poesía que habla del arte

Hace dos años falleció Filoteo Samaniego, el poeta ecuatoriano que habla del arte y cuya actitud frente a la vida y al poder ­recuerda a Eugenio Espejo.



Lupe Rumazo* (O) 21 Febrero 2015

Filoteo Samaniego muere un 21 de febrero, hace dos años, el mismo día en que nace Espejo y en que  su nombre le fue concedido también el Premio Nacional Eugenio Espejo; aquel, hacedor de una oceánica y magnífica poesía, forjador de arte y cultura y Espejo, el inmenso, que es ante todo cultura.

Alfonso Rumazo González nace un 12 de marzo, fecha en que Miranda izó la Bandera tricolor por vez primera y fallece el 27 de junio, Día del Periodista, siendo en los dos casos el notable y magno biógrafo de América, también de Miranda, y un periodista de estrado mayor. Ramón J. Velásquez muere el 24 de junio, conmemoración de la Batalla de Carabobo; él, que cultivó como nadie la historia de Venezuela

Jung podría haber hablado de estas -más que coincidencias- realidades vitales de consustanciación del ser con su destino. Y también Malraux que observó los detalles prefiguradores y los contrastes definitorios como las manos pequeñas y finas de De Gaulle frente a su corpulencia y las enormes de Mao, tanto que parecían ser de otra persona y la diferente coloración de los ojos de Alejandro el Grande, y la confesión de Stalin: “Al final, solo la muerte gana”, y las hormigas sordas que no se arredran ante el bombardeo, exactamente como ciertos ejércitos y el pueblo que combate o lo sufre. 

Pero ni Filoteo Samaniego es Espejo, ni puede serlo nadie; ni Alfonso Rumazo González es Miranda ni todos los próceres o periodistas juntos; ni Ramón J. Velásquez es Bolívar, ni Páez, ni Cedeño, ni Plaza, actuantes en Carabobo. Pero sí existe la presencia de una genealogía que los anuda con sus ancestros de cultura, siempre dentro de su identidad.

Y en general, en el caso del escritor, probablemente haya unos Memoriales, o unas Memorias, que van del presente al pasado y al futuro, ya que nadie va a escribir después por él, por lo que yo he hecho mi bíos/biografía con mi relato y mis ensayos, y Alfonso Rumazo González la nueva épica, aun en la novela con su ‘Justicia, la mala palabra’ y la grafía de un tramo de su vida con ‘Fijaciones’ y Velásquez la exégesis con sus libros propios y con sus colecciones de pensamiento y de historia.

Y el luminoso poeta hacedor, el ensayista augural, el gran investigador del arte, Filoteo Samaniego, la continuación, con muchos otros señeros nombres, de un mismo espíritu, el de Espejo, que apela a una buida cultura, a una educación civil frente a la barbarie, a un conocimiento de la materia física y humana del país y de otras regiones, con sus textos de exaltación de la libertad, desde una percepción también ontológica.

Por lo que dirá: “Eugenio Espejo, indio o mestizo que, con su inteligencia suprema, trató de sacar al país de las sombras y darle libertad, dignidad y presencia. Aquel personaje asustó a virreyes, presidentes de audiencia y nobles temerosos, e hizo, de sus Primicias, hojas de protesta, de altura de pensamiento, ventana al futuro de la patria, el primer diario editado en el país”. 

Y es que existe como hecho de cultura y vale analizarla en términos filosófico-literarios la diferancia y ya no diferencia, en estudio de Derrida, la cual sigue la línea del discurso filosófico-lógico y que aúna azar con necesidad. Esa diferancia que va de unas épocas a otras, de unos personajes a otros puesto que de todas maneras se ha estado difiriendo o ejecutando una misma genética y una historia. Y se ha guardado una relación con el pasado y con el elemento futuro, sin que sea ésta necesariamente ni éste, ni aquel. Pero sí que uno de los términos, el actual, “aparezca como la diferencia del otro, como el otro diferido en la economía del mismo…”.

Es decir que se produce la persistencia de una genealogía ya estudiada por Nietzsche en sus varios libros –en él dentro de su propia indiscutible especificidad– y a la que Derrida califica “como una gramática metafísica en todas partes donde gobierna la cultura, la filosofía y la ciencia”. 

Anoto así que si bien la diferancia sirve fundamentalmente para estudiar un texto y desentrañar un significado vale también para detenerse en la traslación de un momento cultural a otro y de un escritor a otro. 

Movimiento, camino hay de una retórica servil y cortesana socialmente, a la cual combate Espejo, que, en punto a literatura, ofrece un “gusto viciado de querer siempre lo brillante más que lo sólido, lo metafórico más que lo propio, y lo hiperbólico más que lo natural”; retórica a la que él mismo desecha por justificadora de lo verosímil antes que de lo verdadero, a una escritura que se allega a la cero de Barthes, es decir la que ya no es un “estilo” sino “la moral de la forma” –“escogencia del aire social en el seno del cual el escritor decide situar la Naturaleza de su lenguaje”– y “un acto de solidaridad histórica”.

“Reivindicar, expresa en Investigaciones Retóricas, bajo el nombre de texto, de escritura, una nueva práctica del lenguaje y no separarse jamás de la ciencia revolucionaria, son uno y el mismo trabajo”. Esa escritura que encuentra en Lautréamont, Mallarmé, Gide, Camus, tiene también su acerada manifestación en la poesía de conceptos, “que amanece la idea” de Filoteo Samaniego, ceñida, potente, con firmeza y belleza de roca, nombradora, muy dentro de la literalidad pero también de la simbolización como aspira Todorov, y naturalmente humana, histórica y comprometida; tales, el trepidante poemario, seco y hermoso de Los niños sordos, la caligrafía triste y enhiesta de Signos II, la ruta ensangrentada de Ultraje del río

Poesía que habla también del arte, como artista lo fuera Samaniego y columnario por todo ello de una cultura mayor, la suya y la de Espejo y la de Alfonso Rumazo González y de tantos otros valiosos, únicos en su propia identidad. Y que en el realismo mágico autobiográfico y creador de Filoteo Samaniego en Sobre sismos y otros miedos se expresa “desde una extraña duplicidad”, sobre la muerte, el apocalipsis y sus jinetes y la inmortalidad, para decir que “da vida a la muerte, que mata la vida”. 

*Escritora y ensayista ecuatoriana que reside en Caracas.Autora, entre otras obras, de la novela ‘Carta larga sin final’.

 

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta