La tarea es ser tu propio padre

Con el estreno de ‘Juguete cerca de la violencia’ pisándole los talones, Santiago Roldós encontró un momento para hablar de la circunstancia que lo marcó y lo hizo quien es: la orfandad.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora (O) 20 Junio 2015

De una conversación con Santiago Roldós no se sale igual. Mucho menos si el tema es la orfandad, esa condición que conoció cuando tenía 10 años y que vivió por un tiempo bajo la mirada afligida de millones de ecuatorianos.

Pero Santiago dejó de ser ese huérfano y desde hace un tiempo es su propio padre. Me lo cuenta cuando ya ha menguado el calor –que lo enloquece–, porque estamos sentados casi debajo del aire acondicionado; requisito indispensable para que él –hombre lúcido, cultísimo, de sentido del humor impecable– pueda concentrarse en lo que le pregunto sin la distracción de ese vaho del clima guayaquileño al que nunca terminará de acostumbrarse.

Si te digo: 24 de mayo de 1981, ¿qué sientes?

¿Sentir? Ahora mismo… En catalán sentir es escuchar, curiosamente, y lo digo porque lo primero que me viene son sensaciones auditivas. La tragedia y el impacto de la orfandad me llegaron por ruidos, por sonidos.

¿Cuáles?

Un alarido, otro alarido… de una hermana, de otra persona muy cercana. Había escándalo. Y cuando me dieron la noticia oficialmente, podría decir que empecé a escuchar mis pensamientos, empecé a maquinar.

¿Qué pensabas?

Lo que tenía que hacer; o sea que tenía que bañarme, que no tenía ropa negra. Eso sería lo más inmediato. Siento, en catalán, sonidos. Le he dado demasiadas vueltas al asunto, entonces ahora mismo que he reformulado, 34 años después, los hechos, pienso que todo pasa por la exigencia de la verdad, por la exigencia de la justicia. Yo ya no soy ese niño.

¿Qué es la orfandad en la niñez y qué es en la adultez?

No sé si se puede hablar de orfandad en la adultez en relación a los padres, porque la orfandad es una instancia de la infancia, relacionada con algún tipo de abandono. Lo que quiero decir es que en general supongo que la orfandad en el mundo adulto tiene más que ver con las ideas, con los proyectos, con las convicciones.

Cuando creces, ¿ya no puedes ser literal?

Creo que puedes ser literal en cuanto a la macropolítica;  puedes ser literal con respecto a la tradición intelectual histórica. Es decir, yo siento que Ecuador es un país tremendamente huérfano de memoria.

¿Esa es la peor orfandad que no aqueja o hay otras?

Pucha, o sea como nación no sé si hay otras orfandades. Mira, yo siempre me río de una entrevista en (la desaparecida revista) Vanguardia a (Rafael) Correa en la que él le adjudicaba a Eloy Alfaro citas y hechos de García Moreno. Pero siento que esto es muy generalizado, que como nación tenemos una bruma respecto a los que ya de manera ‘demodé’ llamamos los padres de la patria.

¿Dirías que  somos un poco huérfanos de pensamiento?

Sí. Estamos fregados por la Iglesia; el pensamiento hegemónico en el Ecuador es el religioso y ni siquiera diría el teológico, el filosófico, no; estoy hablando del pensamiento curuchupa que nos gobierna, moralista, medieval.

¿Se supera la orfandad?

Sí, por supuesto. Sí, porque creces. Una de las cosas más violentas de perder a tu padre o a tu madre tiene que ver con los fantasmas, el desajuste que se produce después del desamparo... porque quedas desamparado, y eso es insustituible hasta el momento en que tú puedes ser tu propio padre.

¿En qué momento te pasó?

Yo no sabría identificar un momento exacto. Creo que es hace muy poco tiempo, en realidad. En mi caso tuvo más que ver con el regreso al Ecuador en el 2000 con el teatro. O sea, cuando encuentro un sentido a mi proyecto. Porque el problema del fantasma es que no tienes a quién matar, porque a tu padre y a tu madre simbólicamente tienes que matarlos. Pero si ya están muertos, ¿qué haces? Es tremendo, porque no tienes cómo confrontarte. Y entonces te vuelves hijo, de alguna manera, de unos fantasmas.

Cuando creces solo, sin esta necesidad de matar simbólicamente al padre o la madre, ¿a las expectativas de quién respondes, el ejemplo de quién sigues, cómo te vas construyendo?

En mi caso fue una pérdida total de interés en la vida, y de referentes también. Y es interesante que algunos de los personajes de la literatura popular, desde Hamlet hasta Batman, o sea los héroes, son huérfanos; pasando por los personajes de Charles Dickens. A mí me interesa mucho Dickens porque la manera en la que él habla del conflicto social de los de arriba y los de abajo, o de los dramas del capitalismo industrial es a través de huérfanos, porque los huérfanos no dejamos de ser un arquetipo del hombre.

¿Un arquetipo del hombre que se hace solo?

Del hombre que en realidad no tiene padre.

¿Un hombre sin Dios, que no fue creado por nadie?

No... porque fue creado por alguien, pero en definitiva él tiene la tarea de ser su propio padre, su propia madre. Y la tarea con tu hijo es enseñarle a que él sea su propio padre. Una de las cosas más emocionantes que he leído en los últimos años es el texto de Roberto Aguilar sobre el pleito de Correa con el muchacho de 17 años, cuando Roberto dice: “Usted no es mi presidente, usted es el presidente del Ecuador. Yo soy mi presidente. Yo me presido”. Y algo por el estilo dicen Walt Whitman y Fernando Pessoa, en distintos poemas:  sé tu propio padre. Madurar significa ser el propio padre.

¿Por qué crees que simpatizamos automáticamente con el huérfano?

No lo sé. Eso contéstalo tú… En los espacios del afecto, de la micropolítica, el niño desvalido inspira mucha ternura, despierta los sentimientos más humanos, menos enajenados de la gente. Lo que pasa es que luego la gente se olvida.

En las últimas décadas, has sido el huérfano más querido y más conocido…

(carcajadas) El huérfano de Ecuador, el huérfano ‘top one’. Deberían hacer un E Entertaiment Television de los 10 huérfanos de Ecuador.

¿Qué sensación te dejaba?

Bueno, eso yo lo he hablado en muchas ocasiones. Fue muy duro inspirar tanta lástima y al mismo tiempo esa lástima siempre estaba acompañada de un designio, de un deseo que era: usted va a ser presidente, usted es el sucesor.

¿Y estás seguro de que eso no va a pasar?

Bueno, hasta ahora que yo sepa, creo que no. O si tú tienes otra información (risas).

Si la CIA tiene otra información.

Seguramente mi hermana (Martha) que trabaja con la CIA...

¿Te fuiste a vivir a México para poder quitarte la etiqueta de huérfano?

No. Me fui porque no soportaba este país; a ver, no soportaba lo que nos había pasado aquí. Y ahora lo sé enunciar: no soportaba lo que el Estado hizo con nuestros padres. Mis hermanas y yo, más allá de huérfanos, somos deudos de una gente cuyos cadáveres impunemente se barrieron debajo de la alfombra.

Santiago Roldós

Nació en Guayaquil en 1970. Sus padres fueron Jaime Roldós Aguilera (presidente del Ecuador entre 1979 y 1981) y Martha Bucaram, quienes murieron en un accidente aviatorio el 24 de mayo de 1981. Es dramaturgo y director de teatro; se formó en México, donde vivió varios años de su juventud. Junto a su esposa, la actriz mexicana Pilar Aranda, dirige Espacio Muégano Teatro, en Guayaquil.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta