Si solo quieres ganar tienes un problema

Iván Vallejo está en Perú para escalar el Huascarán; horas antes de viajar, repasó el significado de perder y ganar, y dio una alternativa al desgastado ‘Sí se puede’; ‘Para lo que estamos hechos: para ganar’.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora 21 Junio 2014

Ahora que el Mundial nos obliga a pensar, tres veces por minuto, en el triunfo y la derrota, Iván Vallejo, por la autoridad que representa en materia de logros, resulta idóneo para tener esta conversación.

Cercano y jovial, mientras tratamos de desentrañar los sentidos de los verbos ganar y perder (gemelos tiranos que nos van marcando la vida) trae a colación algunas de sus cientos de experiencias en la montaña para ejemplificar mejor lo que está razonando y explicando.Y cuando uno lo escucha parece estar viendo una película, más que a colores, en 3D.

Seguimos atados a la lógica binaria del ganar-perder.
A ver… en mi deporte lo que finalmente cuenta es si llegaste o no la cima. Si es que hay que pasar un informe, lo que te preguntan es: ¿Tiene la foto de la cima? ¿Sí o no?

Como en el fútbol con el gol.

Exactamente. Es muy cruel, pero esto funciona así. Ahora, lo que hay detrás es un proceso de aprendizaje; lo que se tiene que tomar en cuenta es el proceso formativo, de motivación, de aprendizaje que se da. Yo me he bajado del Dhaulagiri estando a 250 metros de la cima. Y llegué a la cumbre del Kangchenjunga en el quinto intento. Pero si me preguntan cuáles son las montañas más significativas para mí, precisamente son esas, porque fueron las que más me enseñaron, en las que más me curtí y aprendí.

¿Y por qué será que no nos consolamos con esa idea de que se aprende más de los fracasos que de los triunfos?
Es que el momento en que viene el revés es un momento de mucho dolor, porque el ser humano está programado para llegar a la cima o clasificar.

¿En todas las culturas?
Bueno, esto es más para nosotros los occidentales. De hecho, los budistas insisten en que se dé mucha prioridad al camino en lugar de a la parte final. Pero nosotros en una lógica absolutamente competitiva le damos toda la prioridad al logro. Y el lado oscuro de esta lógica es llegar a eso haciendo lo que sea.

Iván Vallejo
Iván Vallejo
Iván Vallejo junto al árbol de la vida, que cuelga en una de las paredes de su departamento.

 

 

 

 

 

 

 

 


El famoso ‘el fin justifica los medios’.
Eso es terrible. En cambio los budistas consideran al triunfo como un regalo en la parte final de un camino.

¿Mentimos cuando decimos que lo importante no es ganar sino competir?
Dependiendo del contexto, a mí sí me parece que mentimos.Yo nunca tomo la mochila y digo: voy a ver si llego a la cima; porque si salgo con esa idea a la primera que pase algo con el clima o alguna otra cosa, me regreso, porque finalmente ya participé. Yo, con mucho respeto, ese cuento no me lo trago. Al menos si es que estamos hablando de deportes o logros de élite, tiene que ser así. Yo no es que dije: Voy a ver qué onda con el Everest, ¡no pues!

¿Qué dice de nosotros esta especie de fobia a perder que hemos desarrollado?
Todos los extremos son malos, son patológicos. Es decir, que el ser humano que solamente quiere ganar sin entender que se pueden dar condiciones para un revés o una derrota tiene algún problema.Y aquella persona que salta a la cancha con que solo va a competir y que no importa perder, también tiene un problema.

¿Cuáles son los efectos colaterales de querer ganar cueste lo que cueste?
En la vida el ser humano tiene que ser tenaz, pero no obsesivo. El obsesivo entra en un proceso patológico. El tipo tenaz, en cambio, es luchador y sabe identificar el punto de no retorno. Y pongo un ejemplo: mi amigo Joao García con su colega Pascal, de Bélgica, y otro amigo polaco salen para la cima a las dos de la mañana y llegan a la cima a las cuatro de la tarde.

¿Cuánto tiempo emplearon? 14 horas. Y a la bajada se muere primero el belga, después el polaco; a Joao García se le congelan la nariz, los dedos de las manos y los de los pies y llega con las justas al campamento. Para llegar a la cima del Everest se necesitan 12 horas, pero ellos a la hora 12 no estaban en la cima. ¿Qué dijeron? No importa, cima o muerte. Claro, llegaron a la cima. Pero en esas dos horas quemaron el combustible que necesitaban para bajar.

¿Qué pasa cuando no aprendemos a perder?
Que se vive una vida de amargura continua.

¿El deporte solo conjuga con el verbo ganar?
El deporte está identificado con el sentido del logro, pero hay que tener en cuenta que no todos los partidos se ganan ni todas las cumbres se logran.

¿Qué es lo que nos recuerda la derrota?
Nos ubica como seres humanos de a pie, en proceso de crecimiento y perfectibles. Para mí es importante la derrota porque nos hace aterrizar.

Si vivimos solo bajo la lógica de perder o ganar, ¿qué tipo de personas podemos volvernos? Creo que te vuelves alguien carente de valores y de sentimientos, porque todo logro tiene un camino detrás y estás anulando toda esa parte valiosa. Nos ponemos en riesgo de volvernos totalmente frívolos.

¿Cuáles son las derrotas que de verdad deberían preocuparnos?
Aquellas en las que te disminuyas como ser humano. Porque las otras  puede que sean un acicate para mejorar.

¿Por qué cuesta tanto ser humilde en el triunfo?
Cuando uno logra algo tiene que disfrutar de eso, tiene que ser plenamente feliz. Pero hay dos cosas distintas, una es disfrutar de un logro y otra es perderse en la vanidad. Ahora, los cantos de sirena son muy tentadores y lo que creo es que hay que tener mucha conciencia de ese riesgo.

¿Cómo se protege uno de esos cantos?
Toma conciencia, fresquéate, baja los piecitos a la tierra y ya está. Y otra cosa que para mí es clave es siempre regresar a ver atrás y proponerse tener la misma actitud que tenía antes de ganar. ¿Cuando a vos no te conocían, dabas la mano al conserje, saludabas con el mesero? ¿Sí? Entonces sigue haciendo exactamente lo mismo.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta