Carondelet sucumbió al encanto de la redonda

La relación de los presidentes con el fútbol ha sido, en algunas ocasiones, distante y en otras, como hoy, muy cercana. Un recorrido por la historia.



Esteban Ávila, Coordinador 21 Junio 2014

Alberto Spencer solía repetir con frecuencia la anécdota. En el tope de su fama como goleador de Peñarol, el anconeño conoció a José María Velasco Ibarra, circunstancial inquilino del Palacio de Carondelet. En los prolegómenos de la visita, advirtieron al Mandatario que Spencer era un importante deportista, que se desempeñaba fuera del país.

Velasco escuchó todo y, obviamente, no se iba a quedar callado. Al momento de devolverle el saludo a Spencer, dijo: “Sabrá señor que yo también fui deportista como usted, de joven era nadador”. El goleador solía terminar la anécdota recordando lo difícil que era contradecir cualquier cosa que dijera el cinco veces Presidente.

Pero no todos quienes llevaron las riendas del país tuvieron una relación distante con el fútbol. Si revisamos cronológicamente, Galo Plaza Lasso, presidente del Ecuador entre 1948 y 1952, fue el primero que algo tuvo que ver con el más popular de los deportes.

Galo Plaza Lasso
Galo Plaza Lasso
Como un hincha más, Galo Plaza Lasso observa el fútbol en el estadio Atahualpa, allá por 1964. En su época de juventud, Plaza fue uno de los pioneros de la práctica.

Plaza, en su juventud, fue jugador del Sport Club Quito, uno de los primeros equipos formados en la capital. Fotos de la segunda década del siglo XX lo muestran vistiendo una camiseta con una Q en el pecho.

Carlos Julio Arosemena Monroy, quien alguna vez debió explicarle a Velasco, durante un acto público, los rudimentos del fútbol, reconoció como un “error” el haber permitido la fundación del Club Deportivo El Nacional (1964).

Primo de Carlos Julio, Otto Arosemena Gómez es recordado por ser uno de los presidentes más bonachones a la hora del contacto popular.

De él se recuerda y hay testimonio de su presencia en los partidos de la Segunda Categoría (1967), en el estadio de la Universidad Central. Deportivo Quito y Aucas luchaban por volver a Primera y el Presidente de la República era testigo, nada menos.

De los gobiernos militares de los años 70 (Guillermo Rodríguez Lara y el triunvirato Durán-Poveda-Leoro) no hay mayor memoria futbolística, salvo aquella leyenda urbana que cuenta que sus influencias exageradas ayudaron a que El Nacional, equipo de las Fuerzas Armadas, se destacara del resto en forma contundente.

Los criollos, en aquella etapa, ganaron cuatro campeonatos (1973, 1976, 1977 y 1978).

Jaime Roldós se encontró con la muerte en el Huayrapungo el mismo día en que Ecuador no pudo romper el cerrojo chileno en el Modelo de Guayaquil, en un partido por la eliminatoria a España 82. Algunas fotos recuerdan su presencia en partidos del torneo local de 1980.

Oswaldo Hurtado, personalidad alejada de lo masivo y popular, no dejó de tener gestos futboleros. Por ejemplo, emitió un decreto donde se declaraba persona non grata al pito boliviano Óscar Ortubé, tras aquel memorable Argentina 2 – Ecuador 2 por la Copa América de 1983, en Buenos Aires, donde el juez perdió las manecillas del reloj.

Hurtado, además, nombró a Alberto Spencer para el cargo diplomático que ‘Cabeza Mágica’ desempeñó en Montevideo.
En 1985 salieron del Estado 400 millones de sucres (USD 900 mil de entonces) para que Aucas y Barcelona, los clubes de fútbol más populares del país, construyeran sus estadios. Así lo decidió León Febres Cordero, quien incluso apuró la inauguración del escenario del cuadro guayaquileño, aún incompleto, todo para ser él quien diera el puntapié inicial.

El ingeniero tiene ilustres antecesores inmiscuidos en la historia del fútbol ecuatoriano: su padre, Agustín, fue fundador del Patria, el decano de la práctica balompédica.

“Son frivolidades”, dijo Rodrigo Borja cuando le preguntaron si era cierto que acudía a la inauguración del Mundial de Italia 1990. Del mismo talante distante de Oswaldo Hurtado, Borja no tuvo mayor relación con los goles y los estadios.

No pasó lo mismo con Sixto Durán Ballén. Al comienzo de la eliminatoria a Francia 1998, el arquitecto se erigió como una suerte de cábala para la Selección, a la cual alentó con camiseta y bandera desde el palco mayor del estadio Atahualpa.

Abdalá Bucaram, durante sus seis meses al frente de Carondelet, se hizo nombrar presidente de Barcelona. Ofreció traer a Diego Maradona (de hecho, le pagó) para jugar junto a él en la Noche Amarilla de 1997.

Abdalá Bucaram
Abdalá Bucaram
Abdalá Bucaram vestido de corto. Esta postal fue usual entre agosto de 1996 y febrero de 1997. El defenestrado mandatario no renunció a su raíz de deportista.

El descontento popular hizo inviable tal espectáculo, porque Bucaram cayó antes de que el equipo amarillo saltara a la cancha. Sin embargo, su presencia marcó el comienzo de una crisis económico - institucional en el club popular.

Abdalá no desdeñaba invitaciones a sumarse a partidos de viejos ‘cracks’. “Guardando las proporciones, pude ser un Spencer”, dijo alguna vez al ser consultado sobre cómo jugaba.

Gustavo Noboa y Alfredo Palacio no aparecieron como protagonistas en las clasificaciones de Ecuador a los mundiales del 2002 y 2006, respectivamente. Sin fanatismo de por medio, de la tibia felicitación, alguna visita protocolaria del seleccionado, no pasaron.

Todo lo contrario pasó con Rafael Correa, quien desde el 2007 se ha vinculado fervorosamente, a partir de su abierta simpatía con Emelec.

Los campeones locales, tras la vuelta olímpica, han tenido que comparecer a los almuerzos de Carondelet. La Selección que viajó a Brasil hizo una escala para ser despedida en un acto de masas en la Plaza Grande, algo no visto antes.

Hasta la Copa Libertadores que ganó Liga en el 2008 apareció en uno de los balconazos usuales de Correa, quien en la sabatina o en Twitter no ha perdido ocasión para meter puyas a sus rivales...deportivos.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta