La democracia, en recesión

Larry Diamond ha publicado un estudio en el que ­afirma que los índices democráticos en el mundo se han deteriorado en los últimos años.



Martín Pallares. Editor 21 Marzo 2015

Quienes alcanzaron la madurez o la edad de votar a inicios de los años 80 recordarán lo mucho y lo bien que se hablaba en ese entonces sobre el regreso a la vida democrática en América Latina. El derrumbe de las dictaduras en el Cono Sur, el regreso a la democracia en Ecuador y en Bolivia eran señales de una nueva era donde la democracia sería la norma y no la excepción.

La ola democrática de la que entonces se hablaba había arrancado un poco antes, en 1974, con la llamada ‘Revolución de los claveles’, en Portugal, donde se había enterrado una larguísima dictadura. Poco tiempo más tarde llegó la muerte de Francisco Franco en España y la ola democrática parecía abrirse victoriosa.

Esta sensación parecía agrandarse cuando cayó el Muro de Berlín. Ese día, muchos cantaron lo que parecía el triunfo eterno de las repúblicas sobre las autocracias. Hasta que…

Hasta más o menos el año 2006, cuando todo se desinfló, según Larry Diamond, uno de los teóricos sobre democracia más respetados y conocidos en la academia estadounidense. En efecto, según un ensayo de Diamond titulado ‘Democracia en Recesión’ y que acaba de ser publicado en el Journal of Democracy que se publica en la Universidad de Stanford, donde él enseña, la democracia ya no está de moda, sino todo lo contrario: en franco retroceso.

Según Diamond, entre 1975 y el 2007 se registró el más acelerado y notorio aumento de regímenes democráticos y libertades civiles registrado en de la historia.

Utilizando mediciones hechas por Freedom House, Diamond sostiene que en 1974 el nivel promedio de libertad en el mundo estaba en 4,38 (en una escala donde 1 es lo más libre y 7 lo más represivo). Luego estos niveles subieron gradualmente durante los 70 y los 80, aunque nunca llegaron más allá del 4. Sin embargo, luego de la caída del Muro de Berlín estos indicadores mejoraron hasta un 3,85 en 1990. En 25 de los 32 años entre 1974 y 2005, el índice de libertades aumentó llegando a un 3,22 en el 2005, sostiene el estudio de Diamond.

Sin embargo, desde el 2006 el índice promedio de libertades se ha deteriorado llegando al 3,30 y han aumentado los casos de rupturas democráticas.

Si bien el académico admite que medir la democracia es un desafío muy complejo, porque se trata de una “variable continua”, hay ciertos componentes básicos que se pueden medir. Por ejemplo, la libertad de los partidos y candidatos a hacer proselitismo, el acceso de la oposición a los medios públicos y al financiamiento de sus campañas, la justicia electoral, las facilidades de la sociedad civil para organizarse y la independencia de poderes.

Hay además, dice, hechos incontrastables que son para 'preocuparse'.  En primer lugar, que en los últimos años han existido varios rompimientos democráticos. Unos con golpes de Estado como los de Tailandia, Egipto y Honduras y otros a través del deterioro de las instituciones y el crecimiento del autoritarismo que llevan a sistemas “semidemocráticos”. Esto, dice, ha ocurrido en países grandes y geopolíticamente muy importantes como Turquía o Rusia.

Erdogan
Erdogan
Líder que controla todos los poderes del Estado turco y que gobierna con mano de hierro.

Hay otro factor que para Diamond es muy importante y que tiene relación con el pobre de­sempeño de la democracia en los países que se suponía eran los modelos democráticos del mundo, como EE.UU. y Europa. Estos países han perdido confianza en su propio sistema y han dejado de promover la democracia en el mundo. Ya no se atreven a sancionar diplomáticamente a los autócratas que arrestan arbitrariamente a disidentes o que cometen atroces violaciones a los derechos humanos. Además, estos déspotas de nuevo cuño, si necesitan dinero para financiar sus obras ya no necesitan de créditos que llegaban con condiciones de buena gobernanza sino que vienen de la China, un país que invierte en desprestigiar a la democracia occidental.

Uno de los ejemplos que pone Diamond sobre esto es el turco. “Turquía tampoco puede ser considerada una democracia. Ahí el partido gobernante ha ido ahogando el sistema democrático al tomarse la justicia y la burocracia, ha arrestado a periodistas e intimidado a los disidentes en la prensa, la academia, amenaza a los empresarios con retaliaciones si entregan dinero a los partidos de la oposición y utiliza arrestos y juicios en casos relacionados con supuestos planes de golpe de Estado”, sostiene.

Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador también constan en el ensayo de Diamond como  “semidemocracias”.

Infografía
Infografía
Democracias electorales crecen

El surgimiento del autoritarismo en los últimos años se ha agilizado gracias a la difusión de herramientas y visiones comunes entre los líderes autoritarios. Entre estas, las más importantes son leyes para criminalizar el financiamiento y la asistencia técnica de países democráticos a partidos opositores, movimientos sociales, medios de comunicación, veedores electorales y organizaciones de la sociedad civil, así como mayores restricciones para el trabajo de las ONG. Además, los Estados autoritarios se están volviendo más recursivos, sofisticados y desvergonzados al momento de limitar las libertades en Internet y utilizar el ciberespacio para frustrar, subvertir y controlar a la sociedad civil.

Diamond dice que los autócratas se adaptan muy rápido a las circunstancias. Han desarrollado y compartido “nuevas tecnologías para la censura y estrategias legales para restringir a la sociedad civil y prohibir la asistencia internacional. Ahora, los autoritarios corruptos sienten que la presión sobre ellos que antes llegaba del exterior se ha apagado y que pueden gobernar todo lo autoritariamente que quieran”.

¿Hay futuro democrático? Sí, sugiere Diamond y se llama legitimidad, que es el sustento de la estabilidad democrática. Y los autoritarios la perderán.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta