El jet-set refleja la fragilidad de la vida

La confesión de Charlie Sheen de portar VIH es el enésimo ejemplo del impacto que genera en las personas la enfermedad de un famoso.



Alejandro Ribadeneira (O) 21 Noviembre 2015

Somos frágiles. Charlie Sheen, el rey del escándalo, el símbolo de la promiscuidad sin castigo, el rey del hago lo que me da la gana, el cliente número uno de la Madamme de Hollywood, nos lo vuelve a recordar con su anuncio de que es portador del VIH. Fue una confesión que acaparó tanta cámara esta semana como los atentados en París. Fue otra manera de recordar que somos quebradizos. Deleznables. Frágiles. Y qué mejor que la desventura de un famoso para vernos al espejo y reconocerlo.

Cuando nos miramos, aparte de peinarnos y acicalarnos, tomamos una decisión: ¿nos vemos sanos? O, mejor dicho: ¿estamos sanos? Pero en realidad estamos enfermos. Lo escribió el filósofo español Daniel Innerarity: “Los humanos somos seres que padecemos y eso de dividir a la gente entre ‘sanos’ y ‘enfermos’ es una arbitrariedad, una convención”.

Un enfermo, insiste Innerarity, es alguien a quien le pasa “de manera crítica” algo que a cualquiera le pasa. Por eso, un enfermo en casa, en la universidad, en el trabajo, nos obliga a recordar que no controlamos plenamente nuestro propio cuerpo ni gobernamos nuestra vida, sujeta a la enfermedad. Cuando alguien del alcance mediático de Sheen enferma, sobre todo de algo ‘terrible’ como el VIH, la conciencia de nuestra condición se amplifica. Hay compasión pero también temor: ante la muerte todos somos iguales.

VIH siempre hubo en estas décadas. La ONU dedica un día, el primero de diciembre, para recordar su devastador impacto en la sociedad. Estados Unidos registra 1 millón de portadores de VIH. Pero Sheen es el enésimo ejemplo de que más conciencia genera un ícono en desgracia que una campaña estatal o no gubernamental. Apenas Sheen lo reveló, los medios de comunicación del planeta se llenaron de ar­tículos sobre el virus, los métodos de prevención, el impacto cuando el paciente conoce la verdad, los tabúes sobre el sida y, por supuesto, los infaltables escalafones de otros famosos que también confesaron este padecimiento.

Es curioso que esto ocurra con Sheen, el actor mejor pagado del mundo en el 2015, según People With Money; sucede 30 años después de que otra superrepresentación del jetset, el gran Rock Hudson, confesara su contagio con VIH. Son impactos unidos en su esencia filosófica de recordarnos nuestras limitaciones, pero realizados en ambientes distintos.

Hudson era homosexual pero mantenía oculto este dato para no arruinar su carrera de galán de cine. Pero el VIH se convirtió en sida y el actor se deterioró tanto que, presionado por los medios, lo confesó. Fue el primer gran referente, el primer famoso en confesar al público su condición.

En un contexto de discriminación y de falta de información sobre el VIH -como el de ese entonces- fue célebre el pánico que sufrió Linda Evans porque ella besó a Hudson en el rodaje de ‘Dinastía’ y creyó que se había contagiado.

Lo que le pasó a Hudson desató una enorme campaña mundial para informar sobre el desconocido VIH. Hoy es diferente. Sufrir ese virus ya no es una sentencia de muerte, ni física ni para la carrera de nadie. Sheen es el actor mejor pagado del mundo en el 2015, según People With Money, y nada indica que eso cambiará pues en realidad ahora vive más de productos con su imagen.

El VIH tampoco es la enfermedad exclusiva para generar impacto y conciencia. Ya Michael J.Fox, la estrella de ‘Volver al futuro’, generó conmoción cuando en 1998 reveló que sufría párkinson. Se convirtió en activista para generar conciencia sobre esa condición. Michael Douglas, ganador de dos Oscar, impactó cuando explicó que un tumor suyo fue causado por el virus del papiloma humano y obligó a los varones de Estados Unidos a preocuparse en serio por esta enfermedad ‘femenina’.

A veces se producen extremos, como el de Angelina Jolie, que quiso adelantarse al cáncer de seno y decidió someterse a una doble mastectomía, porque los exámenes médicos le daban el 85% de probabilidades de desarrollar tumores mamarios. ¿Esto fue un intento de controlar el destino? ¿De proclamar que no somos seres a la deriva? ¿De saltarse el sufrimiento? Quizás. Hudson hizo ruido por el sida pero también sufría cáncer de hígado y nadie, salvo sus íntimos, se enteró.

Y, a veces, hay ‘buenas’ noticias, como la de Pamela Anderson, quien acaba de anunciar que se curó de la hepatitis C. La actriz sobrellevó 16 años la enfermedad, contagiada por una aguja de tatuajes, hasta que este año se sometió a un novedoso y costosísimo tratamiento. Lo festejó con una foto desnuda en su cuenta de Instagram. Lo que vale aquí no es el desnudo –yo paso- sino la constatación de otra verdad: el enfermo lucha por recuperar no su salud sino su identidad, opina Teresa Imízcoz. Y eso es lo devastador de Sheen, Hudson, Jolie o quien sea: estos dioses aspiracionales se unen a nosotros gracias a la enfermedad.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta