Anécdotas de la erupción del Cotopaxi en 1877

Luis Sodiro y Teodoro Wolf afirman que el 26 de junio el volcán entró en una fase eruptiva de magnitud suficiente para formar derrames de lava.



Amílcar Tapia Tamayo. Doctor en Historia, investigador social. Académico. Autor de varios libros sobre historia ecuatoriana. 22 Agosto 2015

“El 21 de junio, día de San Luis Gonzaga, vino Matías Churumbi, mi huasicama, a contarme que no pudo dormir por cuanto la tierra temblaba como cuando en un perol se cocinan habas, razón por la que no deseaba ir más a pastar las ovejas en el sitio Guanopungo, que es donde tengo mi propiedad. Le dije que se calmara y que vaya nomás, que no pasa nada…” (Informe del cura Sebastián Fiallos, propio del pueblo de Mulaló. Archivo de la Curia Diocesana de Quito, El Terremoto de 1877, h. 25”.

Estos y otros antecedentes fueron registrados en un informe que el Vicario General de Latacunga hizo al arzobispo de Quito, José Ignacio Checa y Barba, sobre el suceso que alarmó a la región circundante al Cotopaxi, particularmente Latacunga, Machachi, pueblos aledaños y el valle de los Chillos, en las cercanías de Quito.

“Desde hace varios días, el cielo amanecía medio raro. De la boca del cerro Cotopaxi salían algunas bocanadas de humo medio obscuro, pero eso ya era común por cuanto lo habíamos visto desde hace algún tiempo por lo que a nadie le preocupó. Algunos que viajaban hacia la zona de Baeza y pasaban por el sitio Tucupamba por las faldas del nevado, decían que por las noches el cerro botaba fuego acompañado de bramidos y que al comienzo les daba miedo, pero después ya no hacían caso…..”

“En Latacunga, en el sitio conocido como Chapomanga, habitaba un indio al que todos conocían simplemente como “misho”, por cuanto tenía los ojos de diferente color. Todos le guardaban mucho recelo por cuanto vivía solo y no permitía que nadie entre a su rústica vivienda. Decían que hablaba con los cerros. Con él permanecían dos perros runas a quienes alimentaba con chapo, por eso tal vez el nombre del sitio. Nadie sabía quien le proporcionaba alimentos, ya que no se le veía por las calles del pueblo y mucho menos que haga alguna actividad. Los cierto es que después de la fiesta de San Juan, es decir del 24 de junio, el indio se puso a gritar de mañana y tarde que “ya mismo retumba el cerro… corran…” . El mismo cogió a sus perros, que por las noches aullaban lastimeros, y se marchó sin saber para donde…” (Hoja. 32).
Efectivamente, el 26 de junio, la población aledaña al coloso se levantó con la novedad de que por la madrugada había caído una gran cantidad de ceniza y que en forma de lluvia seguía de manera intermitente.

Visión pictórica del Cotopaxi
Visión pictórica del Cotopaxi
Del romántico Louis Rémy Mignot, en 1859. El proceso eruptivo inició en 1853.

“…a las diez de la mañana, un ruido espantoso llamó la atención de los moradores de Latacunga y del valle de Chillo, el volcán se hallaba oscuro y la proyección de ceniza y fuego era visible.

“Por la parte Norte del volcán; en el valle de Chillo se observó el desprendimiento de una masa enorme de agua, alta como una torre y ancha como un mar, que se desprendía en forma de avalancha líquida de la base del volcán, levantando sobre la superficie de sus aguas a manera de un corcho, las casas, fábricas, hombres, animales, árboles y sembrados que se hallaban a su paso.

“Todo esto se verifica en momentos dados, cuando ya la oscuridad de las tinieblas invadió todo el horizonte, y no se pudo ver más que las chispas inflamadas del cráter, y el ruido profundo y aterrador de las aguas, que huían presurosas por las pendientes del cauce”. (Periódico “8 de Septiembre”, Quito, 14 de julio de 1877).

“Con gran susto vi que dos de mis vacas estaban acuchadas en una esquina del corral y botaban espuma por la boca en donde habían residuos de yerba mezclada con ceniza que había caído la noche anterior. Me apresuré a darles una bebida de escancel con miel para ver que se mejoraran…..todo el potrero estaba lleno de una harina plomiza y comenzó mi desesperación porque no dejaba de caer esa lluvia de polvo” ( Villegas, Juan, “Cosas y casos de Latacunga en la erupción del Cotopaxi”, 1877, manuscrito inédito, BAEP, p. 8).

Tanto el padre Luis  Sodiro como Teodoro Wolf  (1878) afirman que el 26 de junio de 1877 el volcán se activó notablemente y entró en una fase eruptiva de magnitud suficiente para formar derrames de lava, conviniendo los dos que no se trató de una colada sino más bien de flujos piroclásticos, con la circunstancia de que la “lava no se derramaba en una o algunas corrientes, sino igualmente en todo el perímetro del cráter, sobre el borde más bajo, así como sobre la cúspide más alta”.

Por otro lado, afirman que los lahares (flujos de lodo y escombros) tuvieron lugar a lo largo de los ríos Pita, Cutuchi y Tamboyacu, provocando grandes inundaciones de lodo y destrucción en las zonas aledañas.

Frederic E. Church
Frederic E. Church
Dedicó al Cotopaxi cuatro cuadros de gran formato. Este es de 1855.

La erupción cogió desprevenidos a los habitantes de la región, quienes no tenían idea de las graves consecuencias.

“El indio Manuel Mielaqués, estaba arando en la propiedad de Miguel Chunga en la orilla del río Cutuchi, cuando de pronto una oleada gigantesca de lodo y piedras lo arrastró con todo bueyes y de manera prodigiosa los llevaba en el aire hasta depositarlos unos trescientos metros más abajo en un lado de la orilla. Sufrió golpes leves y cuando se repuso del susto, vio como una segunda ola se llevó a sus animales, los que por hallarse atados al yugo no pudieron salvarse…” ( Ibid. Villegas).

“El cura Mateo Rosas regresaba a las 10 y 30 de la mañana de Machachi y cerca de Latacunga, debía pasar el puente de madera para ingresar a la ciudad. De pronto vio como una avalancha de rocas y agua lodosa destrozó por completo el rústico paso sin darle casi tiempo a nada sino a espolear a su mula, quedando los dos de manera providencial junto a unas ramas, no sin antes mirar horrorizado como vertiginosamente pasaban cadáveres, palos, troncos de árboles, restos de casas y tremendas piedras que sin control golpeaban con fuerza el borde del río…” (Ibid. informe del vicario… h. 32).

“Los destrozos fueron grandiosos en el valle de Chillo. Luis Guzmán poseía una pequeña planta de hilado en el pueblo de Amaguaña, el cual se hallaba situado a orillas del río San Pedro junto a una acequia que llamaba “Pogioruna”. Por la mañana había sacado a la ribera del río treinta arrobas de lana a secar luego de haber sido teñidas. De pronto escuchó un ruido ensordecedor y vio con espanto como el río cambiaba de curso porque estaban crecidísimas sus aguas, las que incluso arrasaron con la casa en donde tenía el concertaje y se llevó desde luego todo lo que había en ella, incluyendo la materia prima. Perdió cerca de 40 000 pesos. (Agustín Aguirre, “Breve historia de Amaguaña”, 1938, p. 54)

Los testimonios son muchos, las pérdidas cuantiosas, las evidencias mucho más. El Cotopaxi descargó su furia el 26 de junio de 1877. Antes de ello, el espíritu del cerro se había comunicado con el indio “misho”, quien se puso a buen recaudo antes de que ocurriera la tragedia.

 

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta