Kertész, un ser redimido desde la escritura

La última obra del autor húngaro fue publicada en lengua castellana el 6 de abril en España. La editora Acantilado se encargó de la traducción de ‘La última posada’.



Francisco Carvajal *(O) 24 Abril 2016

Húngaro de nacimiento. Imre Kertész (9 de noviembre de 1929- 31 de marzo de 2016) fue uno de los muchos escritores ‘hijos de la guerra’, pero de los pocos que sobrevivieron a la persecución nazi, el antisemitismo, el destierro… Auswichtz. ‘Sin destino’, su relato más salvaje y descarnado, cuenta la historia de su vida; la del niño que empezaba a vivir su adolescencia llena de sueños y metas hasta que le sorprende la guerra.


‘Sin destino’, publicada por primera vez en 1975, le valió el Nobel 27 años después pero, más allá del premio, la figura de Kertész se hace poderosa tomando en cuenta que es escritor y personaje a la vez, creador y creación, artista y obra. Interpretar sus libros sin relacionarlos con su vida es abandonarse a una empresa inalcanzable, pues la huella que dejó la guerra en Kertész nunca desapareció; es más, aquella herida abierta fue la que nutrió su literatura, su pensamiento y su filosofía. Más allá del escritor consumado que fue, habitaba en su ser el pensador político, el filósofo y el periodista.


Resulta difícil encontrar una obra del autor húngaro que diste de lo que significó la opresión y crueldad causada por regímenes totalitarios. Se podría pensar que ‘Un relato policiaco’, al ser ambientada en un país latinoamericano y tener cierto estilo detectivesco, se aleja de los temas de post- guerra; pero en este relato corto se devela una crítica certera contra las dictaduras que aún gobernaban ciertos países de Europa y América, como su natal Hungría, que entre 1947 y 1989 estuvo gobernada por un régimen que controlaba desde lo que se podía publicar hasta los modales de la gente. Así se puede entender por qué Kertész trasladó su historia a un país latinoamericano; de otro modo, su publicación era imposible.


De su faceta como novelista surgen títulos como ‘Fiasco’ y ‘ Kaddish por el hijo no nacido’, que completan la trilogía con temática testimonial de sus años en Auswichtz. Sin embargo otros relatos como los incluidos en ‘La bandera inglesa’, ‘Diario de la Galera’, ‘Yo, otro; crónica del cambio’, o sus ensayos publicados en ‘Un instante en el paredón’, dejan ver que el interés de Kertész por transportar sus experiencias al papel van más allá de la simple anécdota trágica en Auswichtz y en la dictadura húngara; más bien consigue reflexionarsobre la transformación cultural post guerra, el absurdo de los regímenes totalitarios y la necesidad de vivir libre en un mundo que no termina ni con la violencia ni con la intolerancia.


A inicios del nuevo milenio, Kertész se trasladó desde su natal Budapest hasta Berlín. Motivado principalmente por ese desaliento que sentía cuando en Hungría el antisemitismo y el nacionalismo seguían vigentes. En una entrevista realizada por Adan Kovacsis, su traductor al español, y publicada por Diario El País, el escritor húngaro, respecto a cómo se sentía en su país, sentenció: “Me siento como un actor que debe representar el papel de Imre Kertész, y que para colmo lo hace mal”.


En Berlín, el escritor encontró libertad y, sobre todo, entusiasmo por la vida. Es así que en el nuevo siglo inicia una producción consecutiva de obras que, si bien insisten en experiencias y testimonios, ahondan más en su pensamiento político y en los cambios culturales en Occidente después de la crisis. Como el pacifista que fue, y después de todo lo que vivió, sus reflexiones destacan la importancia de la espiritualidad. De esta última época creativa sobresalen obras como: ‘La lengua exiliada’, ‘Liquidación’, ‘Dossier K’ y ‘Cartas a Eva Haldimann’.

Imre Kertész
Imre Kertész
El día de su muerte, en marzo pasado, su nombre hizo titulares en todo el mundo. El 2002 ganó el premio Nobel de Literatura y entró al parnaso de la literatura.


La totalidad de su obra podría parecer monotemática si se toma como referencia su recurrencia al holocausto como símbolo de decadencia cultural. Pero cada escrito desarrolla ideas diferentes sobre las dudas existenciales que Kertész se planteó disipar mediante la escritura. De ahí que cada una de sus novelas y ensayos estén relacionados con el existencialismo más puro, universo literario al que recurrieron autores plenamente relacionados con Kertész como Kafka, Camus y Sartre.  Autores que tarde o temprano influyeron en la literatura del húngaro, tanto como lo hizo la supervivencia en Auswichtz.


Paradójicamente el escritor nunca pudo vivir en un entorno pacífico, por lo menos en Hungría. Los regímenes totalitarios en su país y en el mundo entero no desaparecieron. Sus últimos años los pasó, además de enfermo de parkinson, angustiado por el  nuevo gobierno de ultra derecha húngaro liderado por el populista Víktor Orbán. Esa angustia que en ‘Sin destino’ anticipó que nunca desaparecería cuando, a través del personaje que lo representa –Giörgy Köves– sentencia: “(…) Podría empezar una nueva vida, expliqué, si naciera de nuevo, o si alguna enfermedad acabara con mi mente, haciéndome olvidar todo por completo (…)”.


Quizá por el temor a olvidarlo todo, aún más sabiendo que su enfermedad lo consumía, el autor decidió escribir sus últimas memorias. La obra, publicada bajo el título ‘La última posada’, ofrece al lector la oportunidad de conocer los pensamientos y reflexiones que Kertész se planteó durante sus últimos años de vida. Ideas que provienen del hombre que nunca olvidó el Holocausto y que, afectado por la enfermedad, intenta por última vez redimir su ser desde la escritura.


* Periodista independiente.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta