Shakespeare y los rostros del poder

Tras 400 años de la muerte del poeta, sus obras mantienen actualidad; quizá, por ese retrato del poder en su dimensión humana



paredesf@elcomercio.com (O)   Flavio Paredes Cruz. Editor (O) 24 Abril 2016

‘Con inquietud se inclina la cabeza que usa una corona”, expresa Enrique IV en la pieza de William Shakespeare. A 400 años de la muerte del mayor poeta y dramaturgo  de la lengua inglesa (aún se desconoce si fue el 23 de abril o el 3 de mayo del 1616), tal frase remite a un tema dispuesto sobre los reyes y príncipes que protagonizan su obra: el poder.


Las obras de Shakespeare comprenden una cruda exposición del hombre. Más allá de los nombres individuales o que rescató de la Historia para bautizar a sus personajes, la complejidad humana se expresa en toda esa serie de figuras; es decir que los personajes se construyen por relación de unos en otros. Y, ¿qué es el poder sino  una relación humana?


La mirada que lanzan los ojos de un poeta de la magnitud de Shakespeare sobre el poder se extiende a todas sus formas, en el amor, en la guerra, en la política, en la familia, en el dinero... Así, en ‘Romeo y Julieta’ hay un tema de desobedecer las leyes, una sublevación necesaria. Así, en ‘Hamlet’, a medida que se esclarece un complot fratricida e  incestuoso, el capitán Fortinbras prepara una invasión en un reino descompuesto y tambaleante. Así, en ‘Timón de Atenas’, se lee: “¿Oro? ¿Oro precioso, rojo y fascinante? / Con él se torna blanco el negro, y el feo hermoso: / Virtuoso el malvado; el anciano, mancebo, / Valeroso el cobarde y noble el ruin”.


Las sugerencias de Shakespeare sobre el poder abrazan la desmesurada ambición de Macbeth, la frágil autoridad de Ricardo II, las rivalidades violentas del rey Lear, y en esas situaciones se muestra cómo los hombres se manipulan y dominan mutuamente. No son reyes de rostro impasible, sino llenos de dolor interno.


En esa veta del poder como dimensión humana, la poesía de Shakespeare confirma aquello de que para conocer el alma, los sentimientos y pensamientos del hombre, todo intento es vano sino hasta que se lo haya visto en la aplicación de las leyes y en el ejercicio del poder.  Para el jurista y político español, Federico Trillo, autor de ‘El poder político en los dramas de Shakespeare’, “el poder es como un eje, una nervatura que atravesará toda la obra dramática, todas las tragedias de William Shakespeare desde el principio al fin de toda su producción”.


Se necesitaría, entonces, la lectura de 37 títulos -entre la comedia, el drama histórico y la tragedia, dejando por fuera sonetos- para trazar líneas de interpretación y contextualizar la perspectiva del ‘padre’ de la literatura anglófona sobre las manifestaciones del poder. Siguiendo a Trillo, en su búsqueda de conexiones entre los personajes para descubrir elementos esenciales y permanentes en el tratamiento que hace Shakespeare de este tema, se apunta que en su obra describe con crudeza y condena a los tiranos; pero, el denominador común de las virtudes que han de adornar al gobernante es la prudencia.


Tal prudencia o sensatez resultan esquivas en las cortes y entre la nobleza representada. Ya sea en Próspero, duque de Milán depuesto por su hermano Antonio, funcionario que toma las riendas de la ciudad cuando el otro ha descuidado sus obligaciones, absorto en lecturas.
O en Ricardo III, rey sanguinario que planea una conspiración monárquica, de cuyas acciones se desatan los temas de la codicia sin limitaciones, de los complejos de quien ha sido rechazado por sus deformidades físicas y espirituales, de la soledad del poder adquirido por artimañas y de la inestabilidad de un gobierno cuyo respaldo popular es incierto... Ese rey que -derrotado- exclama una de las frases más populares que soltó la pluma de Shakespeare: “Un caballo... Mi reino por un caballo”.


Se considera que Shakespeare pertenece a la generación de fines del siglo XVI. Es decir, el poeta estaba metido en la polémica política entre los principios  que se derivan de virtudes aristocráticas en choque con virtudes burguesas; justamente en el punto donde aparecen los temas del poder, la soberanía, el dominio, la tiranía... Conceptos que configurarían el nacionalismo isabelino, que influyó en la creación de una conciencia nacional  y en el posterior colonialismo inglés.  


También cuenta que el espíritu burgués predominó en la sociedad británica. Siendo Inglaterra una nación de mercaderes -el padre de Shakespeare lo fue-, era una nación liberal, en oposición a  una España  conservadora (con la afirmación de las autoridades establecidas y el reconocimiento de los derechos naturales).


Es en ese escenario político -tan suyo- que Shakespeare ubica sus dramas, aunque geográficamente se asienten en una nórdica Dinamarca, o en una Venecia sin canales, en una Milán con puerto, en la Roma o en la Atenas clásicas...Sin embargo, en esos escenarios se da o se supone una alteración en la rutina del poder. Lo sobrenatural funciona como detonante de una tormenta humana que luego debe asumirse sin la ayuda de divinidad alguna o de fasmas enmudecidos.
La alteración posibilita una dimensión alternativa, en donde los personajes se someten a una indagación interna, de la que surgen con una idea diferente, nueva, de sí mismos, de sus pares y de su entorno; aunque esta nueva percepción y actitud no se transformen, necesariamente, en una propuesta de cambio de aquel primer escenario.


Así por ejemplo, en ‘Sueño de una noche de verano’, el sueño, el bosque, el destierro desplazan la idea de poder, retirándola del orden legal que significa la ciudad y abriendo, a la vez, una duplicidad fantástica, de libertad y de autonomía. Una vez que los párpados se abren a la realidad, el retorno a la ciudad, es también el regreso al sistema.


También sucede en Macbeth, cuando al final de la tragedia se sabe que el nuevo orden instaurado por la muerte será tan fugaz como el anterior y que la lucha por el poder se reanudará sobre los cadáveres de los actantes previos.


Difícil es señalar quién es más tirano en los escritos del bardo inglés,quizá Macbeth o Julio César, tal vez Enrique IV o Ricardo III, reyes, príncipes, duques, mercaderes... Protagonistas envueltos en tramas políticas, luchas estatales, agonías de sucesión, ambiciones despiadadas, traiciones, abdicaciones, conjuras. Ya en ‘Coriolano’, el autor nacido en Stratford-upon-Avon escribe: “no han faltado hombres poderosos que han alabado al pueblo sin haberle amado nunca, y muchos de ellos que el pueblo ha amado sin saber por qué”.


Con tales frases, los retratos que Shakespeare hizo del poder y de quienes lo ostentan se mantienen siempre actuales... El valor de un clásico.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta