¿El islam necesita una reforma?

Pensadores musulmanes y no musulmanes sostienen que hay que abandonar la corrección política y asumir que el islam es violento y debe ser reformado. Martin Lutero lo hizo con el catolicismo, dicen.



Martín Pallares. Editor (O) 24 Enero 2015

Primera escena: asesinato de los caricaturistas del semanario humorístico francés Charlie Hebdo y masacre en Nigeria en la que se utiliza a una niña de 10 años como portadora de una bomba. Los autores de ambos actos aseguran hacerlo en nombre de su fe, el islam.

Segunda escena:  en medio de un intenso debate sobre lo que ocurrió en la primera escena aparece la interrogante ¿hay que reformar al islam?

Participan en el el debate quienes dicen que el islam, aquella religión a cuyo nombre se han cometido asesinatos espantosos como los del Estado Islámico, no es una religión violenta y aquellos que piensan que necesita una reforma similar a la que tuvo la Católica en el siglo 16.

En el primer grupo encaja un caso  particular:  la del profesor de la Universidad de California en Riverside, Reza Aslam, quien fue entrevistado por CNN para responder al comediante Bill Maher, quien había caricaturizado al islam como una religión violenta.  En un video que se viralizó de forma exponencial, Aslam asegura que generalizar al islam como una religión violenta es “estúpido” y sostiene que el problema está en los países y las personas y no en la religión.  Junto a Aslam muchos analistas y académicos sostienen que únicamente una minoría de musulmanes es violenta por lo que el problema está en cualquier otro lado y no en la fe que profesan la gente.

Del otro lado están quienes abiertamente sostienen que el islam es una religión violenta. En ese grupo sobresale la figura polémica y provocadora del biólogo y militante ateo Richard Dawkins.  En una de sus declaraciones en Twitter, Dawkins decía, a las pocas horas del atentado en París, que “nunca falta un idiota útil” que diga que la religión no tiene que ver con el atentado.  “Claro  que la mayoría de los musulmanes son pacíficos. Pero si alguien es asesinado por lo que dibujó o dijo o escribió se sabe la religión de los asesinos”, decía en la red social Twitter.

Martin Lutero
Martin Lutero
hizo reformas en el catolicismo

Pero posiciones contrarias a cualquier forma de religión con la de Dawkins se complementan con aquellas que sostiene que el islam es una religión que se quedó en el medioevo y debe ser reformada.

En este escenario es que el diario francés Le Monde decidió invitar a cinco ensayistas  y pensadores musulmanes y no musulmanes a abordar el debate.

“¿Hay que reformar el islam?” es la etiqueta que Le Monde  le puso a este espacio de reflexión.  De los cinco, tres ensayistas dijeron abiertamente y sin ambajes que el islam fomenta la violencia desde textos sagrados en el Corán  y que debe ser reformado.

Ghaleb Benchikh, islamólogo y presidente de las Religiones por la Paz, sostiene ahí que, por culpa de la corrección política, existe una incapacidad de aceptar lo evidente. Ya no hay cómo seguir repitiendo que el Islam es la paz, decía en su ensayo. “Hay una parte que es violenta y no queremos que la parte gangrenada contamine el todo”, agregaba asegurando que la inaplicabilidad de cierto número de textos del “cuerpo religioso” del islam es una realidad objetiva.

Benchikh llama a una reforma del islam. “La laicidad, la igualdad legal entre las personas, la libertad de expresión, la garantía de poder blasfemar de las creencias, la desacralización de la violencia, son antídotos primordiales”, señala.

Walleed Al-husseini, fundador del consejo de ex musulmanes de Francia, se manifiesta de forma similar.  “Es tiempo de abandonar lo políticamente correcto que no hace otra cosa que fortalecer a los ultras. Es nuestro deber abrir los ojos, de hallar los textos violentos que usa el extremismo, de debatir y de involucrarnos en una amplia y profunda reforma al islam”, sostiene.  Para Al-husseini es urgente que los musulmanes cesen su doble lenguaje que consiste en revelar únicamente los textos misericordiosos mientras que utilizan los otros para cometer actos bárbaros. Ese doble lenguage, dice, se origina en la bipolaridad del propio Mahoma.  En sus primeros años, cuando vivía en La Meca y era pobre, Mahoma era misericordioso y pacífico pero cuando fue a Medina y supo lo que era el poder se convirtió en un ser vengativo y cruel.  

¿Qué hacer? El escritor alemán de origen turco Zafer Senocak dice en su ensayo publicado en Le Monde que “necesitamos fundar una institución que no aniquile el pensamiento sino que lo estimule. Un centro de estudios que conmemore a los pensadores del espíritu libre de la civilización islámica”.

La idea de la reforma al islam no se queda en en la iniciativa de Le Monde.  La revista británica The Economist dedicó el espacio de su blog Erasmus al tema y la revista Foreign Policy publicó un extenso texto de  Nick Danforth en el que sostiene que el islam nunca tendrá una reforma como la que tuvo  el catolicismo de la mano de Martin Lutero.

Danforth sostiene que ninguna religión puede tener reformas parecidas y dice que el líder histórico de la  Turquía moderna, Mustafa Kemal Ataturk, intentó secularizar a su país pero que su iniciativa no funcionó pues ese país camina actualmente por un proceso involutivo  de  desecularización. ¿El motivo? Lo secular es un tema político y no religioso, dice. El islam debe encontrar su propia receta de reforma, concluye Danforth. 

‘Una reforma a lo Martin Lutero no funcionaría para el islam’

La reforma de Martín Lutero (1483-1546), que disminuyó el peso de la religión en la vida pública en occidente,  no sirve como modelo para una reforma del islam, sostiene el blog Erasmus (que se ocupa de temas religiosos) de la revista The Economist. Lutero, dice, se opuso al abuso de poder de las autoridades católicas.  En el islam, dice, no existen autoridades similares a los obispos o sacerdores  católicos sino que tiene imanes y líderes de oración.  El islam, agrega, es particularmente reaccionario a ideas o influencias ajenas.  El cambio solo vendrá de adentro y nada garantiza que apunte a la moderación, concluye.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta