La incitación como excusa contra la reflexión libre

¿Condenar los discursos de incitación al odio es contrario a la libertad de expresión? ¿Dónde quedan el criterio y la elección del individuo y la sociedad frente a los contenidos mediáticos?



paredesf@elcomercio.com   Flavio Paredes Cruz. Editor (O) 24 Enero 2015

Incitación al odio. Incitación a la violencia. Incitación a la discriminación. Incitación a la rebelión. Según como va el mundo y los análisis de los contenidos mediáticos en estos días, pareciera que todo discurso esconde una posible agresión, un mensaje para alimentar el caos, para conducir a la desobediencia, para difundir el crimen.

No se quiere decir que la incitación al odio no sea un delito. Existe. Hay quienes lo cometen y quienes lo sancionan, está condenado por cientos de códigos penales y las plataformas de difusión de la información previenen sobre él. Es más, en los Estados recae el imperio de pensarla, limitarla y juzgarla. Sin embargo, lo cuestionable está en su uso como excusa para coartar expresiones y accesos, en la manipulación del término para defender unos intereses y atacar otros.

En Ecuador, una comedia televisiva es sancionada y sacada del aire por su contenido discriminatorio e incitador. En Francia, las caricaturas de Charlie Hebdo fueron vistas -paliativo del acto terrorista- como incitación al odio religioso; y también, un muchacho de 16 años fue recluido, acusado de apología e incitación al terrorismo, tras satirizar el tiroteo en el semanario francés.

Nada llena más las bocas comprometidas con la corrección política que las ‘incitaciones’ a actos cuestionables. Nada más sus manos, que la redacción de estudios del impacto de los contenidos en la psicología y el proceder de las audiencias. Y nada más sus mentes, que idear nuevas formas de sanción para que el ‘pobre’ espectador no caiga en las perversiones de la libre expresión, en los juegos irredentos del humor, en las dinámicas de un pensamiento más allá de lo canónico y aceptado.

En esta perspectiva sobre la comunicación, y sobre sus alcances como acto social, prima la palabra de los guardianes antes que la capacidad de discernimiento tan propia de la humanidad. Esa custodia busca la idea del criterio formado, pero esquivando las preguntas de ¿formado por quién? o ¿formado para qué?   En la construcción de esa ­autoridad dirimente se fortalece un enfoque restrictivo, antes que uno anclado en las libertades de los ciudadanos (por lo menos de los mayores de edad, en ejercicio pleno de su capacidad de obrar; para los menores, el debate incluye otras variables).

Un enfoque liberal sobre los discursos de odio objetaría cualquier postura contraria al ejercicio de la libertad de expresión. Pero tampoco se trata de hacer de la libre expresión otro fundamentalismo, aunque se la reconoce como derecho fundamental de toda democracia. Quizá lo más viable sería dejar reposar a la libertad de expresión, para tratar del derecho a la libre circulación de ideas, del derecho de las audiencias a ejercer su crítica y elección ante los contenidos. También hablar de su libertad, como individuo y sociedad, para mirar, pensar y comprender los discursos que le llegan. Es decir una emancipación del espectador.

Ilustración: KRT
Ilustración: KRT
Sobre la reflexión

Existen principalmente dos modos de entender la incitación al odio y su relación con la garantía constitucional de la libertad de expresión. El primero afirma que el ‘hate speech’ es una forma de discurso, por lo que goza de la protección a la libertad de expresión, sin perjuicio de que puede ser limitado en casos muy graves, principalmente, en pos del mantenimiento del bien común. Un segundo modo considera, en general, que la incitación al odio no constituye una forma de expresión protegida por la garantía constitucional de la libertad de expresión”, escribe Álvaro Paúl Díaz en un artículo de Revista Chilena de Derecho (diciembre, 2011).

La base de la penalización contra los discursos de odio está en el concepto jacobino de igualdad absoluta, mientras que la ‘lucha de clases’, como ideario político, también comprendería un discurso de odio. Tan al extremo se abusan de las cláusulas de incitación, que ahora estas son la punta de lanza de grupos que sintiéndose discriminados van en contra del que piensa distinto, del ‘otro’.

Existen conductas discriminatorias desde ciertos sectores de la sociedad, es cierto; pero que esa sea la norma general que se impone en el comportamiento de sus individuos es una visión  con demasiado  y caprichoso poder. Sería como si el postulado de Jean Baudrillard sobre la ‘totalidad consumidora’, aquella que lleva a cabo a la publicidad, se aplicase a todo el espectro de contenidos comunicacionales: individuos realizando lo que dicta el mensaje mediático. No todo discurso es publicidad, esta sí pensada para incitar el consumo no de productos concretos sino del mismo sistema de consumo, como escribió Umberto Eco.

Ante la incitación como excusa: la reflexión sobre el odio, sobre la violencia, sobre la discriminación, sobre la rebelión. El criterio por sobre el tiroteo y el pensamiento por sobre la restricción.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta