Fútbol: La violencia llegó de Europa

Los sucesos del último partido Boca - River son la consecuencia de medidas poco efectivas para prevenir estos hechos.



Esteban Ávila. Periodista deportivo. Trabaja en Radio Fútbol FM. 23 Mayo 2015

La violencia configuró el fútbol que hoy conocemos. Era tan brutal el fútbol en su era primitiva, que el rey Eduardo III lo prohibió en 1365. Tras 500 años de proscripción, la actividad debió reglamentarse bajo muchas de las normas que hasta ahora sobreviven y que desde 1863 marcaron el inicio de su era moderna.

En plena etapa de institucionalización del fútbol, al cierre del siglo XIX, las islas británicas fueron escenario de las primeras agresiones entre aficionados. Así, según el Centro de Investigaciones y Ciencias Sociales de Inglaterra, entre 1894 y la Primera Guerra Mundial, se registran 2 030 casos de vandalismo relacionado con el deporte en aquel país.

Paralelamente, al cierre del siglo XIX, el fútbol llegó de Europa a Sudamérica en barco y se trasplantó en estas tierras sin inconvenientes.

Dentro de esta asimilación no quedaron afuera algunas costumbres cuestionables como la violencia. Uno de los primeros incidentes registrados en nuestro continente data de 1916, cuando grupos de exaltados incendiaron las tribunas del estadio de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, antes del partido Argentina - Uruguay por el Campeonato Sudamericano.

Las ‘barras bravas’ nacían así. Su cultivo fue el mismo de los ‘hooligans’ ingleses: grupos marginados, que encontraron en el fútbol de fin de semana la concentración de aquellas emociones que no eran capaces de expresar en el día a día.

Europa, golpeada por la guerra, relegó el problema del vandalismo por debajo. Mientras, en el Cono Sur de América, la agresividad crecía. 1958 fue un año decisivo para el fútbol argentino, pues el Mundial de Suecia demostró que sus jugadores estaban lejos de la élite y que había que replantear el profesionalismo. Pero también significó el comienzo de la estructura que actualmente se identifica como ‘barra brava’. Así lo establece el periodista argentino Amílcar Romero, autor de ‘Muerte en la Cancha’, un estudio referencial en este tema. “Las ‘barras bravas’ aparecen con la industrialización del fútbol”, es la conclusión de Romero. Al hablar de “industrialización”, el periodista se refiere a la sublimación del espectáculo y el negocio por encima del espíritu deportivo.

En aquel fundacional 1958, se registró la muerte de Alberto Linker, hincha de Vélez, en manos de un grupo de Huracán.

Argentina registró 103 muertos por culpa de la violencia futbolera entre ese 1958 y 1985, año en que se aprobó la Ley 23 184, primer intento para sancionar a los violentos, tomando en cuenta el ámbito de su acción: las canchas. 71 de los muertos de esta etapa corresponden a un solo hecho: la avalancha de la Puerta 12 del estadio de River Plate, el 22 de junio de 1968.

Escena de violencia en Quito
Escena de violencia en Quito
Ningún país se libra del fenómeno en la región.

La Puerta 12, en su momento, no provocó ninguna toma de conciencia sobre el fenómeno. Fue todo lo contrario a  Heysel (Bruselas, Bélgica). En 1985, 39 personas murieron en los minutos previos a la final de la Copa de Europa de Clubes,  entre Juventus de Italia y el Liverpool de Inglaterra.

Heysel fue el comienzo del cambio. Europa estaba harta de los ‘hooligans’ y la Unión Europea de Fútbol Asociado (UEFA) ordenó una suspensión de cinco años a los clubes ingleses. Sin embargo, los excesos ya estaban exportados y en canchas de Italia, Alemania, la violencia empezaba a aparecer a una escala reducida.

El tiempo pasaba en Argentina y  los ‘barrabravas’ ganaron amplio acceso en varios sectores políticos y sociales, mientras el fenómeno ya estaba en expansión en América. Chile, por su cercanía geográfica, fue el primer país del continente en ‘argentinizar’ sus barras. El espectáculo familiar de otras épocas dio paso a la afluencia de grupos radicales.

Exiliados del fútbol europeo, los ingleses hallaron forma de frenar a los ‘hooligans’ en 1989. Tras la tragedia de Hillsborough, donde murieron 96 hinchas del Liverpool, el gobierno de Margaret Thatcher dispuso el Informe Taylor, un compendio de medidas prácticas que incluían, por ejemplo, la instalación de asientos en todas las localidades de los estadios, prohibición de venta de alcohol, instalación de cámaras, entre otros. Dos años después del Informe Taylor, la Premier League hizo su aparición con clubes vacunados contra los ‘hooligans’, capaces de ofrecer un espectáculo aséptico. Pero el ‘hooliganismo’ no desapareció, solamente se replegó a los barrios, lejos de los estadios. Mientras, grupos racistas como los NN Boys (Benfica, Portugal) o la Curva Nord (Inter de Milán) mantienen sus actividades al filo de la legalidad, pero sin grandes desórdenes.

El modelo argentino seguía copiándose en América, tomando características propias en cada país. Por ejemplo, Perú sufre el azote de las barras insertadas en la cotidianidad, en forma de pandillas. Un fenómeno parecido vive Colombia. Brasil también ha visto como su fiesta nacional se mancha con actos que, de todas maneras, no llegan a la magnitud de los  que soporta su clásico rival en el continente.

En total, Argentina ha visto morir 298 personas desde comienzos del siglo XX hasta hoy. Tras medidas sin efectividad, como el control biométrico en las entradas de los estadios, el intento de empadronar a las barras y la aplicación del derecho de admisión, hay una corriente en este país que sospecha que, en vista de la funcionalidad de las barras al poder político, no existe verdadera voluntad de erradicarlas. Un ejemplo de este vínculo con las altas esferas se vio en el Mundial Sudáfrica 2010, cuando una organización formada por conspicuos ‘barrabravas’ viajó financiada por el gobierno de Cristina Fernández.

Así, mientras la Copa Libertadores de América era escenario del bochorno que Boca y River protagonizaron en Buenos Aires el jueves 14,  Europa se erige como el epicentro de la admiración del universo de los aficionados. Todo gracias al espectáculo que logra imprimir en los partidos de la Champions League. Paradojas del destino, son jugadores sudamericanos quienes le ponen sabor futbolístico a una competencia que supo, al menos, disimular la violencia que aún acorrala a este lado del mundo.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta