A más privacidad, menos comunidad

La privacidad es un tema vital de esta era; y, por su experiencia en redes sociales, Matthew Carpenter-Arévalo es el indicado para hablar de ella.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora 23 Mayo 2015

Después de ver ‘Citizenfour’ (el documental sobre Edward Snowden y su denuncia contra la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos), preguntarse por la propia privacidad es casi un acto reflejo. Uno que puede encontrar alivio en una conversación con alguien como Matthew Carpenter-Arévalo, que no solo conoce muy bien los intríngulis de las grandes corporaciones digitales -que tienen todo que ver con nuestra privacidad-, sino que puede hablar desapasionadamente del tema.

En realidad, Matthew Carpenter-Arévalo parece no apasionarse por nada. Hombre difícil de ‘leer’, Carpenter-Arévalo es mucho más simpático en persona que por Whatsapp, donde su trato directo es algo intimidador. Pero una vez que se lo tiene enfrente y finalmente ha dejado de teclear en su computadora, la conversación fluye fácilmente y termina con él ofreciéndonos chocolates.

Define: privacidad.
Para mí es el derecho de poder elegir qué información quieres que sea pública y cuál quieres que sea solo para ti.

Si perdemos la privacidad qué nos pasa, qué nos queda.
Es que no solo estamos perdiendo privacidad, a veces también decidimos entregar privacidad para conseguir un poco de comunidad. Como país, por ejemplo, para acceder a colaboración internacional tienes que entregar un poco de tu soberanía; pero si prefieres no contar con colaboración internacional puedes mantener al cien por ciento tu soberanía.

¿Y como personas qué podríamos perder?
Depende de qué información estamos dando al mundo. Si estamos dando nuestra información bancaria, estamos perdiendo mucho. Pero eso también es contextual. Aquí en Ecuador se puede acceder a mucha información sobre un individuo, que en Estados Unidos o Canadá es considerada privada. No es difícil aquí acceder al número de cédula de una persona y con eso puedes ir al SRI o a la ANT y ver todos los datos de esa persona, y lo puede hacer cualquiera. Hay que comenzar por reconocer que el concepto de privacidad es contextual y cultural.

¿En realidad hay entidades, públicas y privadas, que nos vigilan permanentemente como dice Snowden?
Absolutamente. Y cualquier información que tengamos en línea tenemos que asumir que otra persona podría leerla.Los Estados Unidos acaban de aprobar el Patriot Act y eso le da al Gobierno estadounidense derecho a acceder a toda la información que pase por sus servidores…

O sea, a toda nuestra información también.
Sí.

¿Qué porcentaje de la información pasa por EE.UU.?
No sé cuántos servidores maneje, pero lo que es intersante es cuántos productos que usamos son de ahí: Facebook, Twitter, Google, Gmail… y si usas esos servicios es más que probable que tengan acceso.

Pero que todas las condiciones estén dadas para que nos vigilen no quiere decir necesariamente que nos estén vigilando, ¿no?
Cierto.

¿Nos estamos volviendo un poco paranóicos?
Depende de en qué país vives. Si eres un extremista o un disidente, debes preocuparte. Si crees que fuerzas dentro del gobierno pudieran estar usando tus datos, también.

¿No es esquizofrénico pedir privacidad cuando voluntariamente hemos entregado nuestros datos a diferentes empresas?
Puede ser. Los expertos en seguridad no usan bancos en línea, ni wifi abierto, por ejemplo. Para los expertos, el riesgo supera al beneficio; para nosotros el beneficio supera el riesgo. Y creo que es porque no entendemos bien el riesgo.

¿Qué deberíamos reclamar en lugar de privacidad?
Seguridad.

¿Cuál dirías que es la principal diferencia entre la privacidad que conocieron tus padres y la que conoces tú?
Por ejemplo,  mis papás controlan su cuenta de Facebook, limitan su grupo de amigos solo a quienes conocen. Yo soy más abierto, Facebook es una herramienta profesional y personal. Ellos, en este aspecto, siguen creyendo en la privacidad y yo he dejado de creer.

Ya das por hecho que no la puedes controlar.
Exacto. Aunque tengo una regla en Facebook: no acepto como amigo a nadie que no reconocería en la calle.

Somos exhibicionistas, pero, a la vez, estamos obsesionados con la privacidad, ¿cómo explicas esto?
Es que entendemos que estamos ganando algo, pero todavía nos choca todo lo que estamos perdiendo. Creo que a veces cuando hablamos de la falta de privacidad, lo que estamos diciendo es que el mundo está cambiando tan rápidamente que no lo entendemos.

¿Qué le espera a un mundo que no puede, obligatoria o voluntariamente, vivir su privacidad?
Que nuestro concepto de privacidad va a cambiar. Lo que sí me preocupa es que la gente publique dónde está en Twitter; hay secuestradores que usan esa información. Yo no publico en Facebook ni Twitter las rutas por las que corro; mucha gente sí lo hace y me parece una tontería. Hay que tener más responsabilidad individual y ser conscientes de qué estamos publicando.

Recomiendas que seamos mucho más conscientes y selectivos, pero eso no está pasando, ¿o sí?
No está pasando, pero ese es el costo de la libertad: la posibilidad de equivocarnos. Y creo que mucha gente está gozando de todo esto ahora.

Un mundo completamente transparente, la vigilancia perpetua, ¿no sería lo más parecido al infierno?
O tal vez sería un mundo un poco más honesto, en el que tienes que mostrar lo que dices. Yo creo que ya vivimos en un mundo más transparente y eso es  saludable para todos.

Matthew Carpenter-Arévalo

Nació en Canadá en 1981. Su formación, en pregrado y postgrado, está relacionada a las letras (tiene un masterado por la Universidad de Oxford en Filosofía e Idiomas Modernos y Medievales), pero su experiencia profesional está ligada a la tecnología. Ha trabajado en Google y en Twitter; actualmente es gerente general de Agencia Céntrico Digital.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta