El fanfarrón, más querabia, da mucha pena

Santiago Carcelén lleva 15 años dedicado al teatro y un poco menos al desarrollo humano; de ambas vertienes ha bebido para formarse un sentido común impecable, con el que desmenuza la fanfarronería.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora (O) 24 Octubre 2015

Esta conversación con Santiago Carcelén tiene lugar en una ruidosa cafetería de Monteserrín. Pero entre el estruendoso performance de una retroexcavadora y la conversación a gritos de tres mujeres asiáticas, escucharlo a él, es decir a su sensatez, es un alivio. Su voz se vuelve un inihibidor de sonido de la necedad del mundo exterior. Necedad que, por ejemplo, nos lanza a los brazos de la fanfarronería, esa forma vulgar y un poco triste de retarse a puños con la vida.

Comenzamos hablando de autocontrol, disciplina que su práctica de artes marciales y artes escénicas le ha ayudado a hacer carne. Y del autocontrol pasamos naturalmente a desmenuzar la fanfarronería.

Perder el control no es necesariamente sinónimo de fanfarronear, ¿no?

Para mí, no. La fanfarronería va por una necesidad de mostrar algo que uno de repente no es; o hablar de más. Y creo que tiene que ver mucho con la vida actual, con tener que mostrar más de lo que uno es.

Y con estar expuestos todo el tiempo, en redes sociales, por ejemplo.

Sí. Yo he tenido alumnos con lentes de contacto para tener ojos azules; o que muestran que tienen muchos autos para decir que tienen poder. Pero quiénes realmente son esas personas. Y creo que ahí está la pregunta. ¿Nos estamos alejando de quienes somos para mostrar roles sociales? Ser el jefe, el poder, el que manda…

El fanfarrón muchas veces quiere parecer valiente, pero ¿qué es en realidad?

Creo que viene de nuestros antepasados animales esta cosa de querer ser valientes; en las comunidades de los chimpancés están los machos que quieren cortejar a la hembra. Y nosotros también hacemos demostraciones bien estrafalarias.

Bien animales.

Sí, para ganarnos un sitio de poder o a la hembra más guapa. Pero si lo ves bien, el fanfarrón es solo uno más de la tribu. Por ejemplo, entre los chimpancés suelen ser los más inseguros los que más actos de demostración hacen. Y yo creo que el fanfarrón va por ahí, haciendo una excesiva demostración de algo que no es.

¿Por qué se asocia fanfarronería con masculinidad?

Creo que porque los espacios de poder, en una sociedad machista, los han ocupado más los hombres. Pero no es inherente a la masculinidad, es parte del ser humano esta actitud.

¿El ecuatoriano es fanfarrón?

El latinoamericano es fanfarrón; creo que eso pertenece al folclor nuestro, porque he estado en varios países de Latinoamérica y tuve la oportunidad de vivir en Canadá y  en otros países. Y me parece que nos viene por la supervivencia, por la urgencia, la necesidad, porque tenemos que inventar cosas para vivir. No sé... tener que de una sola papa sacar la comida para todos, por ejemplo; o vender cosas que realmente no hacen lo que te dicen que hacen. Pero es para subsistir.

Describe el lenguaje no verbal del fanfarrón.

El lenguaje no verbal es lo más sincero que hay y lo que me encanta ver cuando converso con la gente. El cuerpo dice lo que la palabra esconde; y en la palabra el fanfarrón se mueve muy bien. He visto mucho pecho contenido, exceso de bruxismo (mandíbula apretada). Y las manos son clave.

¿Qué hacen las manos a la hora de fanfarronear?

O sobrexpresan o esconden. Hay gente que pone las manos detrás de la espalda; algo no te está diciendo. O cuando te pones con los brazos cruzados estás protegiendo las emociones y controlando el cuerpo instintivo para que sea algo solo verbal. Y cuando viene el descontrol se muestran los dientes, se abre el pecho, viene esta parte más animal. En las peleas, por lo general, pasa que se gritan harto, muestran mucho los dientes y el pecho, pero a la final no pasa nada (risas).

En teatro, ¿la fanfarronería sería  tragicomedia?

(Se demora en contestar) Creo que puede entrar en todo, porque el fanfarrón denso se puede ver muy dramático. Pero si uno le pone un poco la lupa a la situación y al personaje termina siendo más cómico y te mueres de la risa.

Termina siendo ridículo.

Claro,  a la final puede ser muy ridículo. Y pienso en los bufones o en este personaje que da la bienvenida en el circo, que habla un montón y que anuncia más de lo que es… De estos circos pobres, ¿has visto? Hacen un despliegue verbal impresionante para mostrar un pony chiquitito. En los personajes de la comedia del arte están claros. Yo creo que son seres increíblemente inseguros.

“El que carece presume”, debería ser el lema que defina al fanfarrón. ¿Por qué si es tan evidente que ahí hay carencia el fanfarrón insiste en su estrategia?

Creo que es una necesidad de atención. En esa fanfarronería hay mucha necesidad. O sea, la figura del fanfarrón más que rabia a mí me da mucha pena. He visto bastante gente así, porque he hecho trabajo verbal y no verbal con gente de empresas, por ejemplo.

¿Y qué has descubierto?

Que tienen tanta presión económica y social para tener poder, para ascender, para mostrar socialmente lo que no son, que se olvidan de quiénes son. No saben respirar, no saben mirar a los ojos, no saben comunicarse simplemente con las otras personas.

¿Cómo imaginas que se vive esta representación perpetua que impone la fanfarronería?

Debe ser agotador; porque se trata de mantener un personaje. Muchos de estos personajes aprenden a hablar de una manera, a usar un lenguaje, una manera de peinarse…

Dame una razón para dejar de fanfarronear.

Descansar de poner tanta energía en algo que a la final, si uno lo piensa, no te beneficia personalmente; materialmente, quizá… Cuando sueltas esos roles eres más feliz porque estás disfrutando, jugando. Para divertirse, puede ser una razón.

Santiago Carcelén

Nació en Quito en 1982. Es actor, educador teatral y director artístico de Clown Célula Roja, que trabaja en hospitales de Chile y Ecuador. Empezó en el 2000, con Pepe Vacas. Se formó en Chile en la Escuela Internacional del Gesto y la Imagen La Mancha, con la metodología de Jacques Lecoq (teatro corporal), y ahí mismo hizo una Pedagogía en teatro y desarrollo humano. Da clases de karate.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta