El suicidio de Dolores Veintimilla

En la madrugada del 23 de mayo de 1857, los criados de la escritora quiteña encontraron su cuerpo exánime, junto a un poema aciago



mhbarrerab@gmail.com (O)   María Helena Barrera-Agarwal* 24 Octubre 2015

Cuenca, Ecuador. Cae la noche del viernes, 22 de mayo de 1857. A dos cuadras de la Plaza Mayor, “en la calle que gira del pilancón a la iglesia de San Sebastián”, se levanta la casa de la señora Teresa Peñafiel. En esa residencia habitan numerosos inquilinos. En un modesto departamento del segundo piso –dos alcobas, una sala con ventanas a la calle- vive una joven dama, Dolores Veintimilla, junto con Santiago, su hijo de nueve años. A la usanza de la época, dos personas trabajan para Dolores: una mujer, Jacoba Monroy, en calidad de “sirvienta cocinera”, y un niño de seis años, de nombre Mariano, como “criadito chico” – probablemente compañero de juegos de Santiago.

Esa noche, Dolores departe en su sala con su amiga, Micaela Serrano de Landívar, la hija de esta, Manuela Landívar Serrano, y el comisario de Policía, León Morales, quien por esos días se halla de vacaciones.  Luego de que las visitas parten, alrededor de las nueve de la noche, es hora de que Santiago y Mariano se retiren a dormir – el primero en la alcoba que comparte con su madre, el segundo en la sala. Aproximadamente a las diez de la noche, según testimonio de Jacoba, Dolores le pide que se retire. Jacoba se dirige a la planta baja de la casa, donde arrienda una habitación.

A eso de las tres o cuatro de la mañana, Mariano despierta brevemente y observa que Dolores entra a la sala y se dirige al lugar donde mantiene lo que más tarde describirá cómo “sus útiles de escribir”.  El pequeño cae nuevamente dormido. A eso de las cinco de la mañana, entre sueños, percibe un sonido extraño. Sobresaltado, despierta e intenta identificar su fuente. Ingresa así a la segunda alcoba, que se abre a la izquierda de la sala. Allí, tendida sobre un colchón directamente colocado sobre el suelo, encuentra a Dolores, en trance de muerte.

Presa de pavor, Mariano se precipita a despertar a Santiago, con quien retorna a la alcoba donde se encuentra Dolores. Baja luego a la habitación de Jacoba, ante quien clama “señora, parece que la niña se ha muerto.”  Jacoba sube y constata que Dolores yace exánime, con apariencia de haber fallecido. Cree escuchar, empero, un leve latido del corazón. Despavorida, baja las escaleras y no atina sino a recurrir a otra de las inquilinas de la casa, Cecilia Cedillo, golpeando a su puerta, al grito de que “la niña se ha muerto”.

Una vez que Cedillo comprende lo que Jacoba exclama, se viste de prisa, sube las escaleras, y comprueba que Dolores reposa en el colchón, inanimada. Sale entonces a la calle y empieza a golpear las puertas de los vecinos, clamando por un sacerdote, un médico o un barbero que sangre a Dolores para salvarla. Al darse la alarma, la gente del barrio se precipita hacia el escenario de la desgracia. Entre los muchos que arriban, se encuentra el abogado José Félix Chacón, vecino del lugar.

Sus inspirados poemas
Sus inspirados poemas
el fracaso de su matrimonio y su pensamiento adelantado definieron su personalidad.

Como Jacoba, Chacón cree percibir algún signo de vida, y sale en busca de un médico en dirección a la Plaza Mayor de Cuenca. Cerca del pilancón, Chacón encuentra a León Morales –amigo de Dolores y huésped suyo durante la velada anterior. Retorna con él al domicilio de Dolores, donde coinciden con un conocido de ambos, Mariano Borja. Chacón, Morales y Borja intentan encontrar una explicación de lo sucedido y, “en la misma pieza en que se hallaba el cadáver”, en el pupitre de Dolores, descubren una breve nota de su puño, dirigida a su madre, doña Jerónima Carrión, y un manuscrito que contiene las estrofas de un poema inconcluso, intitulado La noche y mi dolor.

La nota no deja lugar a dudas: Dolores ha cometido suicidio. Los hombres intentan entonces determinar el modo en que el mismo ha tenido lugar. Localizan así, en el comedor, un pomo de cristal que contiene una sustancia blanca. Se establecerá luego que es cianuro de potasio.

Ya entrada la mañana del 23 de mayo, arriba al lugar el Dr. Juan Izquierdo, juez de Letras de la ciudad de Cuenca, en compañía de su secretario. En estricta aplicación de las disposiciones de la Ley de Procedimiento Criminal vigente a la época, procede a levantar el autocabeza de proceso. Su objetivo es establecer, conforme a derecho, las circunstancias exactas del fallecimiento de Dolores.

La primera diligencia que Izquierdo ordena es el reconocimiento del cadáver. A falta de reo presunto, el juez nombra a dos testigos, Martín Garzón y Rafael Torres.  Adicionalmente, y también de acuerdo a la norma, ordena que la autopsia sea efectuada por dos médicos. Designa con tal propósito a los doctores Agustín Cueva y Manuel Antonio Toral, a quienes manda buscar a la brevedad posible. Al arribar los facultativos, se les informa de los detalles que el juez ha recabado hasta ese momento.

La autopsia se efectúa en la habitación donde se encontró el cuerpo. Se confirma en ella la causa de la muerte. Concluida la diligencia, el cuerpo es depositado en un ataúd. En aplicación del derecho canónico, se debería efectuar entonces un breve proceso informativo, destinado a determinar si la suicida estaba en su sano juicio. Ese proceso no tiene lugar en el caso de Dolores, quien es sepultada -según testimonio judicial que no ofrece más detalles- “tras la muralla del panteón público de Perespata”. Concluye así la saga vital de Dolores, y se inicia su leyenda.

Dentro de esa leyenda, la relación exacta de lo sucedido ese 23 de mayo de 1857 será suprimida. En su lugar, varios intelectuales, incluyendo al chileno Guillermo Blest Gana y el ecuatoriano Remigio Crespo Toral, difundirán reseñas ficticias, conforme a sus intereses personales y a los prejuicios reinantes a la época. El presente texto, basado en los autos del proceso criminal iniciado por el Juez Izquierdo, y en declaraciones de testigos oculares de los hechos, es la primera descripción verídica jamás publicada sobre el suicidio de Dolores Veintimilla.

*Fragmento del libro ‘Dolores Veintimilla, más allá de los mitos’, editado por la Academia Nacional de Historia y Sur Editores.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta