El combate definitivo es con uno mismo

Leonardo Valencia está de paso por Quito (como trata de hacer una vez al año) para dar una conferencia sobre la novela de Juan Montalvo. Y, a las corridas, se hizo un tiempo para hablar sobre la creatividad.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora 24 Mayo 2014

¿Qué puede ser menos creativo que citarse en una cafetería de centro comercial? Pocas cosas. Sin embargo, sin quererlo, nos las arreglamos para lograrlo. Y ahí estamos con Leonardo Valencia, hablando de creatividad, una mañana cualquiera, rodeados de señoras con bebés, parejas sin apuro y meseros con las cabezas cubiertas con mallas; los ‘hits’ de Franco De Vita son nuestra banda sonora.

El tema es familiar para él, que además de ser escritor, dirige el Laboratorio de Escritura en Barcelona, donde vive desde hace 16 años.
Tras reubicarnos dos veces en la mesa, para conversar sin mayores factores de distracción, con agua aromática y café de por medio, las preguntas y respuestas se suceden durante 40 minutos, que parecen haber durado un suspiro.

¿La creatividad es algo que se puede aprender?
La creatividad es una condición innata del hombre. Y surge de la necesidad. Ahora, yo creo que más que enseñar la creatividad, lo que se enseña es a conocer la tradición creativa; y en la práctica se enseña a potenciar y a saber ver las posibilidades de lo que se ha creado.

¿Creatividad e imaginación son sinónimos?
No. Yo como escritor no creo en los sinónimos. La imaginación es un proceso subjetivo, interior, y la creatividad es la proyección de esa idea, dialogando con la sociedad.

¿Están muy relacionados, en sus mecanismos, el juego y la creatividad?
En todo juego hay creatividad. Y creo que el espíritu del juego, del homo ludens del que hablaba (Johan) Huizinga, es fundamental. En el fondo jugamos.

¿Qué es una novela?
Un juego imaginario, nunca hay que olvidar eso. La novela no es la representación de los problemas de mi país; no.

¿Qué es lo menos creativo que suele pasar en los talleres de escritura creativa?
El querer satisfacer a los compañeros del grupo o al profesor. El momento en que un creador no se preocupa por canalizar toda la fuerza de su creación y está preocupado por el qué dirán, qué opinarán, se autocensura y limita su creatividad.

Si ni grandes ni pequeños públicos importan, ¿qué importa a la hora de crear?
Uno no está combatiendo con el gremio o con su país. Uno está combatiendo consigo mismo. El combate definitivo es con uno mismo. El momento que entiendes eso te das cuenta de que tienes que llegar al límite último y te descomplicas frente a la sociedad.

¿Estamos obsesionados con ser creativos?
Sí, es una especie de miedo. Primero, se habla con mucha facilidad de creatividad y realmente de lo que se quiere hablar es de ingenio u ocurrencia. Si ese discurso se está dando es porque precisamente pasa lo contrario.

Estamos bien formateados, ¿no?
Exacto. Y hay una serie de presiones que muestran falta de creatividad. Es un anhelo en medio de una sociedad en la que es muy difícil transgredir.

Si la creatividad es la facultad de crear que todos tenemos, ¿por qué la asociamos con lo extraordinario?
Porque es extraordinaria, en el sentido de que se fundamenta en la revelación de un rasgo que no se ha quedado dormido en la costumbre. La creatividad, en cualquier ámbito, nos hace ver las cosas que no vemos. Es lo que se llama ‘la aparición de lo invisible’.

En esta sociedad publicitaria, ¿la creatividad no está sobrevalorada?
La que está sobrevalorada es la ocurrencia, que es muy diferente. La  ocurrencia acaba en sí misma. Yo trabajé algunos años en el área publicitaria, fui redactor y director creativo, y ahí te das cuenta de que esos códigos se consumen en sí mismos. Tienen que producir un efecto inmediato y una reacción inmediata.

Son como semillas transgénicas de una sola vida.
Exacto. No se regeneran, no generan más creatividad. En cambio, la creatividad es contagiosa y exige pasión. La mejor manera de enseñar creatividad es transmitir la pasión por lo que uno hace.

No hay fórmulas.
No, porque no estás compartiendo un método, un procedimiento, sino un espíritu, una actitud que aprende a mirar el obstáculo como oportunidad. Y es como una energía que se transmite, y ahí paro porque no me quiero poner esotérico.

¿Qué valores creativos se anteponen a la creatividad?
Cuando yo hablaba de que el combate es con uno mismo, hablaba de una cuota de honestidad y de una cuota de necesidad. Para que un proceso creativo realmente resulte creativo, uno tiene que tener una necesidad vital. Por eso hay que empezar por dilucidar cuál es tu necesidad vital. Tendemos a cargarnos de las grandes ideas, de los conceptos sublimes y a veces no miramos las necesidades pequeñas. En lo minúsculo y lo insignificante está la gran libertad para empezar a crear lo que uno puede aportar.

Aparte de las artísticas, ¿qué otras ocupaciones requieren urgentemente de dosis de creatividad?
Absolutamente todo. Uno de los grandes problemas del espíritu creativo es tener que luchar contra las imposiciones ideológicas, contra el control del poder. La creatividad tiene que empezar por el hecho de ver qué lenguaje está operando en el medio en el que yo me muevo; y luego hay que preguntarse: ¿tengo que creer en ese lenguaje?

Es decir, ¿revisar cómo estamos organizándonos?
Exacto. De alguna manera la creatividad y el arte son maneras en las que un individuo defiende su individualidad frente a una sociedad que está dada. Nacemos en una sociedad en la que todo está dado, pero siempre hay semillas de subversión, de diferencia, de transgresión, por eso tenemos el arte.

¿Todos deberíamos tener aunque sea un poquito de esa chispa?
Sí. Fíjate tú el miedo que se le tiene al arte. En el contexto concreto de lo que pasa en Ecuador, creo que tenemos un proceso muy interesante en la creación cinematográfica ecuatoriana, y creo, sin embargo, que esta creación puede estar siendo manipulada.

¿Por qué?
No es gratuito que el mayor apoyo que ha dado al arte el Gobierno actual esté enfocado en el cine, porque el efecto es inmediato, masivo, su consumo es más fácil, la circulación es más manejable. Aunque hay una gran creatividad independiente, el cine siempre está sujeto a una industria muy compleja, donde median muchos factores. En cambio el apoyo que se le ha dado al libro es prácticamente cero, más allá de cosas cosméticas. Este Gobierno no ha hecho nada real para apoyar la cultura del libro.

¿Por qué?
Porque la cultura de la escritura defiende y crea la visión individual. De reflexión. ¿Hay en Ecuador un sistema de bibliotecas funcionando de manera efectiva? No. ¿Tenemos una política de apoyo a la creación de libros y a la lectura? No. Una cosa es regalar lo libros, pero eso no es apoyar al libro. Tener una política real al respecto no interesa.

¿Por qué crees que no demandamos creatividad a los políticos?
Yo creo que sí les demandamos creatividad, lo que pasa es que no nos la dan.

¿Poder y creatividad se repelen?
Por supuesto. Dime tú qué intelectuales ecuatorianos realmente son críticos con la situación actual del Ecuador. Están o callados o forman parte del Gobierno y están doblemente callados.

O son dos gatos locos que andan por ahí…
Obviamente y esa excepción es la que confirma la regla.

¿Qué opinas de este consejo de Ray Bradbury: No pienses, porque el pensamiento es enemigo de la creatividad?
No sabía que había dicho eso, y estoy totalmente  de acuerdo. A mis alumnos después de que entramos a ver los mecanismos de la narración y hacemos mucha práctica siempre les digo: Ya han aprendido todo esto, ahora olvídenlo, pónganse a escribir en la absoluta intemperie, despojados, no piensen.

Pero eso implica una segunda etapa. Una vez que has soltado esa creatividad intuitiva, de las entrañas, sin pensar y eso está plasmado en un lienzo, una maqueta, un papel… hay que volver y aplicar toda la inteligencia, toda la tradición y toda la cultura para lograr una ecuación de equilibrio.

Leonardo Valencia
Nació en Guayaquil en 1969. Estudió Ciencias Sociales y Políticas en la U. Católica de Guayaquil; se doctoró en Literatura por la Universidad Autónoma de Barcelona. Vive desde 1998 en Barcelona. Ha publicado 3 novelas: ‘El desterrado’ (2000), ‘El libro flotante de Caytran Dolphin’ (2006) y ‘Kazbez’ (2008); y un libro de cuentos ‘Luna nómada’, que sigue alimentando cada vez que escribe uno.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta