Harman y su secreto nexo con el comerciante Flint

Documentos inéditos hablan del vínculo entre el financista del ferrocarril, Archer Harman, y el magnate estadounidense que orquestó la ‘Venta de la Bandera’.



mhbarrerab@gmail.com   María Helena Barrera Agarwal * 24 Mayo 2014

Dentro de la historia ecuatoriana, pocos personajes estadounidenses han concitado mayor interés o atención que Archer Harman. Se lo ha celebrado como el pilar fundamental del equipo que hizo posible la construcción del ferrocarril trasandino, protagonista indispensable de la transformación concitada por el gobierno del General Eloy Alfaro.

A pesar de ello, y no obstante la abundancia de estudios dedicados al tema, la saga de Harman contiene aún áreas matizadas de misterio, que raramente han ocasionado seria investigación.

Uno de esos aspectos es el del origen mismo de su intervención en la creación del ferrocarril. Resulta imposible determinar de qué manera se vinculó al proyecto de Alfaro. En el libroRailroad in the Sky: the Guayaquil & Quito railway in Ecuador 1897-1925’, escrito por Elizabeth Harman Brainard y Katharine Robinson Brainard –descendientes de la familia Harman– el primer contacto entre Harman y Luis Felipe Carbo, enviado diplomático de Alfaro, es referido como un encuentro casual en un bar neoyorquino.

Luego de describir tal escena, las autoras se apresuran a aclarar que es producto de la imaginación: el acervo familiar en el que basan su libro no incluye dato alguno al respecto.

Otro aspecto imbuido de incógnitas es el de las razones exactas por las que Harman fue considerado el hombre adecuado para encabezar el proyecto. Hasta mediados de la década de los noventa, su historial como empresario de ferrocarriles en Estados Unidos estuvo plagado de fiascos, de acciones legales en su contra, a menudo resultantes en sentencias que le eran desfavorables.

Respecto de uno de esos procesos, escribe el profesor John Uggen: “En todo este voluminoso juicio, Archer Harman demuestra ser una persona sin escrúpulos, capaz de engañar a sus propios socios y amigos para conseguir sus fines.” Como han documentado el propio Uggen y otros historiadores, Harman no cesaría de manifestar similar propensión, contrato tras contrato.

A finales de 1895, año en que el General Alfaro alcanza el poder, Archer Harman abandona el escenario de sus más recientes fracasos –el estado de Florida- para retornar a Nueva York. Sus actividades en esa urbe son de naturaleza incierta, hasta que, a principios de 1897, emerge de improviso como representante de un sindicato formado por 12 finan­cistas –buena parte de los cuales no posee antecede alguno en el negocio de los ferrocarriles-. Su objetivo es obtener la concesión para la construcción del ferrocarril trasandino.

En marzo de 1897, Harman viaja al Ecuador para negociar con el gobierno del General Alfaro. En junio del mismo año, firma el primer contrato para la ejecución de la obra. Durante la década subsiguiente, mientras John, su hermano, contiende con los obstáculos presentados por la geografía ecuatoriana, Archer Harman crea y maneja una cada vez más compleja estructura financiera relativa al ferrocarril. Crea para ello numerosas compañías, algunas de breve existencia, en dos continentes y en tres países.

Los detalles de algunos de los tratos subyacentes se conocen con base en fuentes primarias. Otros han permanecido secretos, junto con los motivos por los que un empresario de cuestionable pasado, sin mayor influencia o contactos, pudo convertirse en la figura central de un proyecto tal envergadura.

En ocasiones, sin embargo, es posible penetrar ese velo de misterio y vislumbrar elucidaciones. Hace pocos meses tuve la oportunidad de visitar una institución privada, en la que se guardan fragmentos de  los archivos del magnate estadounidense Charles R. Flint. En ese acervo, de modo totalmente inesperado, hallé parte de la correspondencia privada de Archer Harman, relacionada con el ferrocarril trasandino, junto con otros documentos. La existencia de ese material apunta ciertamente a un víncu­lo entre Harman y Flint.

La trascendencia de ese hallazgo –que se hace público por vez primera en el presente artículo– se comprende mejor cuando se recuerdan los antecedentes de Charles R. Flint.

En 1894, Flint es el cerebro de una operación inédita en el ámbito mundial. Contra todo precepto del derecho internacional, logra que Chile venda el crucero Esmeralda al Japón, sirviéndose del Ecuador como intermediario.

En esa transacción, que pasa a la historia bajo la denominación de la Venta de la Bandera, Flint se ha servido de un agente cubano-estadounidense, Fidel G. Pierra, y del entonces gobernador de Guayaquil, José María Plácido Caamaño. Un ‘affaire’ que transformará el destino republicano del Ecuador, al suscitar las circunstancias que darán paso al triunfo del liberalismo encarnado en el General Eloy Alfaro.

Según toda evidencia, el General Alfaro desconocía el subrepticio vínculo de Harman con Flint. La secreta naturaleza de la influencia de éste último, tanto respecto del Ecuador como de otros países de América Latina, es un tema henchido de sorpresas, que aún no se ha explorado a profundidad.

*Abogada e investigadora de historia.  Ganadora del  Premio Aurelio Espinosa Pólit.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta