Cuba navega entre la ficción y la realidad

El castrismo -que controla el país caribeño desde 1959- busca mantenerse en el poder y, al mismo tiempo, da señales de apertura.



Dennis Rodríguez P. Editor (O) 26 Marzo 2016

Cuba no es el infierno comunista del que habla la derecha retrógrada ni el paraíso socialista que quiere ver cierta izquierda acrítica. Es algo así como un purgatorio, donde hay cosas buenas y malas, casi como en cualquier sociedad, aunque con características muy peculiares”. De esa manera, en una entrevista con el diario Clarín, el escritor cubano Leonardo Padura ha definido a su país.

La descripción de la isla que hace el autor de ‘El hombre que amaba a los perros’ (Tusquets, 2009) refleja bien las contradicciones y claroscuros que encierra el último enclave del estalinismo soviético en el Hemisferio Occidental.  

Dibuja el imaginario de una nación anclada en el pasado y que muestra dos caras. Una, la ficción de una revolución creada por el castrismo y su aparato de propaganda, alrededor del comandante Fidel Castro Ruz, que tomó el poder en 1959. Y otra: la realidad que sufre cada día el ciudadano de a pie, que recibe un sueldo mensual promedio de USD 24 y  sobrevive con una libreta de racionamiento de alimentos.

En el trasfondo de las cosas buenas y malas muy particulares, la Cuba del ‘socialismo real’ se ha instalado  en el centro de la atención mundial. Y ahora lo está más, en especial después de la recomposición de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, el ‘Imperio’ al que ha culpado de todas sus penurias, por efecto del embargo decretado en 1962 por John F. Kennedy.

La isla se halla en el foco de interés después de verse forzada a romper el hielo con el exenemigo al que, en conjunto con la ex URSS, pudo conducir a una hecatombe nuclear, en la ‘Crisis de los misiles’ de octubre de 1962, el capítulo más candente de la Guerra Fría.

Y si hay un personaje adecuado para exteriorizar aún más las paradojas de la isla, no es otro que el comandante de la Revolución cubana. Por un lado, asoma como un mito y el ícono de la izquierda mundial. Por otro, se le ha colgado el rótulo de líder de una revolución que fracasó.

La realidad ha mostrado que el ‘socialismo real’ en la isla caribeña de 11,3 millones de habitantes  no se ha hundido del todo por el mecenazgo de la ex URSS, primero, y de la Venezuela chavista, después. Y que ahora busca a inversionistas extranjeros para sobrevivir y prolongarse en el tiempo, a pesar de que ahora mismo ha ocasionado el éxodo forzado de miles de cubanos que crean un drama humanitario.

Foto: AFP
Foto: AFP
La Habana se remozó en parte por la visita de Barack Obama

El fracaso fue admitido por el propio Fidel Castro en una entrevista que concediera al periodista estadounidense Jeffrey Goldberg. “El modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros”, había declarado en el 2010, sobre el sistema político que creó y que trata de mantenerse, pero que al mismo tiempo intenta soltar amarras para no seguir amordazado por el pasado.

Una evidencia  de la apertura que busca el castrismo justamente se detecta en el deshielo con Washington. El proceso, que se inició en diciembre del 2014, ha tenido su momento más simbólico hasta ahora con el arribo de Barack Obama a La Habana,  el domingo pasado.

No obstante, la visita de tres días permitió al Presidente de EE.UU. pedir democracia y libertades civiles en Cuba, en un  discurso que transmitió la televisión estatal.  También le posibilitó reunirse con 13 representantes de la disidencia. Uno y otro episodio eran impensables hasta el año anterior.

No solo eso. El Jefe de la Casa Blanca ha logrado que “resulte insuficiente  la antigua retórica revolucionaria que culpa al embargo estadounidense de todos los males”, según ha señalado a la agencia AFP Paul Webster Hare, catedrático de Relaciones Internacionales de la Universidad de Boston. Es decir, ha dejado sin discurso al fidelismo y al raulismo.

Además, el Primer Mandatario afroamericano de Estados Unidos ha llevado a La Habana un aire de cambio y un mensaje claro para la ‘nomeklatura’ y la gerontocracia locales. En presencia de Raúl Castro y de la cúpula del castrismo -en la cual hay solo dos afrocubanos- habló de las ventajas de la democracia y de la necesidad de la apertura y del diálogo, al tiempo que destacó que “el futuro de Cuba debe estar en manos de los cubanos”.

Pero ¿qué objetivo persigue el castrismo con el abandono gradual del estalinismo? La activista Rosa María Payá, hija del fallecido opositor Oswaldo Payá, ensaya una respuesta y descubre una suerte de gatopardismo. Es decir, dar la apariencia de cambios, para que todo quede exactamente igual. “El régimen se dio cuenta de no necesita aparecer tan totalitario, se dio cuenta de que no necesita aparecer antidemocrático, para continuar siendo antidemocrático  y permanecer con todo el poder y dinero. Ha habido pequeñas reformas y habrá más, tantas como el Gobierno se vea forzado para dar la imagen de un cambio”.

Los presos políticos

Al mando de un régimen que planea un relevo en el 2018, Raúl Castro también mostró, en presencia de Obama, las dos caras de su país en un asunto espinoso.

El líder cubano, en un episodio inimaginable, se vio obligado por la prensa a referirse a los presos políticos. Aunque aseguró que no los había, horas después grupos opositores que el castrismo considera ilegales exhibieron datos de lo contrario. Así, la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, cuya cabeza es Elizardo Sánchez, contabilizó 81 detenidos por razones políticas, hasta diciembre de 2015.

Esa cifra no incluye los arrestos por pocas horas que al año se cuentan por miles. Como el que se produjo a poco antes del arribo de Obama.

El caso de los presos políticos, al igual que casi todo en la isla comunista, encierra otra paradoja. ¿Por qué? La Constitución cubana de 1976 reconoce los derechos a la libertad de palabra, de conciencia, de reunión, manifestación y asociación. Pero la misma Carta Magna determina que esos derechos no pueden ejercerse “contra las leyes ni contra la existencia ni fines del Estado socialista”.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta