Las raíces no deben encadenarte

El artista chileno Allan Jeffs habla del arraigo o ‘apego’, como prefiere llamar a las cargas ancestrales, genealógicas y sociales que todos llevamos. Lo importante es cómo aceptas los cambios, dice.



Mónica Mendoza. Macroeditora (O) 22 Mayo 2016

El hábitat de Allan Jeffs junto al río Daule es de arte. En la puerta de ingreso a su casa, en Samborondón, lo primero que recibe al visitante son dos cuerpos agachados  y cubiertos con mantos de paja toquilla, parte de Ex+Sistencia, Instalaciones y Bio Arte que realizó en la Antártica, en el 2012. Para la entrevista se ubica en el comedor, junto a un dibujo sobre tela -aún sin nombre- que hizo hace pocos días. Prefiere hablar de ‘apego’ más que de arraigo, al tema propuesto para la conversación, y que lo toca como chileno que vive casi toda la vida en Ecuador.


Puesto a escoger, ¿prefiere arraigo o desarraigo?


Es una pregunta muy fuerte. No sé cómo responder porque toda mi vida he vivido en otros países que no son Chile.


¿Por qué es difícil?


Tal vez escojo el desarraigo porque eres tú frente a las nuevas condiciones y prefiero la libertad del ser humano para moverse y desplazarse. Nací en unas condiciones políticas, antropogénicas que hicieron que mi familia sea desplazada.


¿Ese desplazamiento causa un desarraigo?


Más de ese inconsciente colectivo que debes pertenecer a una bandera. En Chile encontré que no funcionaba como chileno, sin embargo en Ecuador siempre he sido chileno. Puerto Rico ha sido el país donde no me sentí extranjero.


¿Cómo se vive un arraigo respecto del terruño?


El arraigo al terruño es un asunto psicosocial, económico. Como la necesidad de permanencia en un lugar, de mantener tu historia, tu genealogía…


¿Se puede construir un arraigo al nuevo espacio?


Sí es posible. Aunque hay gente que se siente vinculada con su bandera, con sus colores, con su historia.


¿Cómo logras construir esa nueva historia lejos de un terruño?


Eso depende cómo lo vivas: si te vas a aislar en la nueva sociedad y a mantener tus costumbres o si llegas al nuevo sitio y rompes con esas costumbres para ser aceptado.


Romper con ese arraigo  es un asunto psicológico.


Es un factor de fuerza psicológica, emocional. Si lo ponemos con ‘el obligado a desplazarse’, por factores antropogénicos o climáticos -mucho influye la acción del hombre sobre el espacio-, es distinto. La sociedad te acepta o te rechaza, y esa gente está obligada a desterrarse a quitarse su memoria, sus matitas, sus casas...


¿Es renegar del origen?


Son factores psicológicos de esta comunidad que tiene que entrar en otro cuerpo. Con el terremoto y las migraciones, que se van a generar, qué fuerte debe ser para estas personas movilizarse, entender que estás en zona de riesgo, adaptarse a nuevas casas, a medidas que son compensadas desde la ciudad,  que te delimita. Es gente que puede vivir en un seis por seis, pero su vida se va hacia afuera, al terreno, a las gallinas, a las plantas…


¿Ese movimiento a otro espacio físico genera el desarraigo psicológico o solo físico?


El estrés cultural es brutal. El estrés que lleva esa familia, por dejar sus costumbres, esa genealogía, para verse inmerso en una sociedad distinta.


¿Cómo se muestra ese estrés cultural?


Va a un país donde su religión no es aceptada, o se va contra todo el sistema para sustentarse como ser humano o lo acepta. Pero cómo te adaptas con todo el estrés,  la genealogía encima, el bagaje cultural de mis abuelos y bisabuelos. Tengo que insertarme  -por ejemplo- en una ciudad estresada y caótica como Guayaquil. Cómo hace un niño para entender que ya no puede estar descalzo y meterse en el río, sino que está en Monte Sinaí.

Allan Jeffs
Allan Jeffs
construyó su nuevo relato biográfico lejos de Chile. Para la entrevista escogió el comedor de su casa, en Samborondón, donde convive con sus obras. Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO.


¿Debe construir un arraigo al nuevo espacio?


Claro, ese niño puede ir construyendo ese arraigo, aunque la palabra arraigo no me gusta mucho porque suena a obligado a estar…


¿Qué palabra prefiere?


Es como apego y desapego. ¿Cómo cargo con esa cantidad de elementos ancestrales que corresponden con mi espacio original? ¿Cómo puedo adaptarme a ese lugar?


¿Ese sentimiento siempre lleva a las raíces?


Las raíces siempre están y las cargamos a todos lados, la cosa es no encadenarse a ellas. Si nos encadenamos a ese factor de nacionalidad, al apego a un espacio, de comidas, vivimos en una cárcel en otro sitio.


¿Hay que romper con ese arraigo a las raíces?


El asunto es cómo aceptas los cambios en tu vida. Poder aceptar lo nuevo, deslumbrarse con las nuevas costumbres, con las cosas que no están en tu historia, puede ser sencillo. Hay gente que vive en estrés terrible porque no acepta la realidad de Guayaquil.


¿Rechazo a lo nuevo?


Pero no pueden volver a lo anterior y viven en una división fuerte.


¿Es necesario construir un nuevo relato biográfico con las raíces o sin ellas?


Hay que echar raíces donde uno se sienta bien, donde te acepten. Nunca te vas a poder desapegar de toda esa genealogía que traes. Una vez que te moviste, el mayor esfuerzo es aceptarse en ese nuevo espacio, aceptar esas nuevas costumbres y no colocar una burbuja que lo proteja de su historia o del nuevo espacio.


¿Cuáles son las cosas que generan arraigo?


La cultura, las raíces, la genealogía, las historias del abuelo, bisabuelo, madre, padre que son historias construidas por otros para uno…


¿Hay sitios que no generan ese apego, la Antártica?


Es un lugar donde el humano es medido por la calidad humana, no por banderas, dinero, borde geográfico. Eres tan pequeño y mínimo. Fue encontrarme como ser humano, al punto de poder aceptar la muerte de modo  tranquilo. Fue el único espacio que me generó arraigo. Es lo mejor que le puede pasar al ser humano.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta