‘Cuando el presidente lo hace, no es ilegal’

El caso Watergate, cuyos 43 años se cumplieron el mes pasado, demuestra que los escándalos de espionaje ilegal siempre están asociados al abuso del poder.



Martín Pallares. Editor (O) 25 Julio 2015

Los escándalos por espionaje ilegal y el abuso de poder son dos fenómenos que casi siempre van de la mano. Los más recientes y los más antiguos casos de espionaje siempre han tenido como protagonistas a un gobernante o a un funcionario que se ha extralimitado en el uso de sus facultades.

Quizá por eso la frase de Richard Nixon, pronunciada durante una entrevista con el periodista de televisión David Frost en la mitad del escándalo de Watergate y cuyo 43 aniversario se cumplió el mes pasado, se ha convertido en todo un símbolo de lo que ocurre cuando un mandatario pretende estar por encima de la ley y de las instituciones. “Cuando el presidente lo hace, eso significa que no es ilegal”, respondió el Nixon cuando Frost le preguntó si un presidente podía hacer cosas ilegales por el bien de la gente como, por ejemplo, espiar.  Desde ese entonces, la frase se ha convertido, en los EE.UU., en una pieza fundamental del estudio sobre el abuso del poder en la política.

Según Barton J. Bernstein, historiador de Harvard y profesor de Historia en Stanford, lo ocurrido con el espionaje de Nixon en Watergate fue tan solo un episodio más de reiterados casos de abuso de poder en la Presidencia de los EE.UU.  

En su obra ‘El camino a Watergate y más allá: el crecimiento y abuso de la autoridad del Ejecutivo desde 1940’, Bernstein sostiene que la II Guerra Mundial y la Guerra Fría sirvieron de paraguas ideológico para todos los presidentes de los EE.UU. para violar la privacidad de la gente y presionar a las agencias de seguridad para espiar.

El caso de Watergate, sostiene Bernstein, fue la culminación de una conducta reiterativa que había tenido una aceptación tácita de la población y de las instituciones pero que estalló por el hartazgo de muchos sectores de la sociedad ante el estilo prepotente del Presidente y por la existencia de instituciones lideradas por seres excepcionales como el juez John Sirica y la voluntad investigativa y militante del Washington Post.

Otras personas que estuvieron cerca del caso, ya sea como testigos, actores o analistas, sostienen que Watergate es la demostración de que cuando las instituciones republicanas que limitan el poder funcionan, la sociedad puede protegerse del abuso de los mandatarios. Elizabeth Holtzman, quien fue miembro del Comité del Senado que investigó el caso y que se convirtió en una figura durante el escándalo porque fue una de las que recomendó el juicio político, sostiene que si bien  el escándalo es frecuentemente asociado con el cinismo de los gobiernos, “Watergate mostró que nuestro sistema constitucional de frenos y contrapesos puede, de hecho, funcionar.  En un artículo publicado en The Nation con ocasión del 40 aniversario del hecho, Holtzman sostiene  que mientras el presidente cometió delitos y abusos de poder, algo que los fundadores del país anticiparon que algún presidente haría algún día, la prensa, los jueces y el Congreso lo bloquearon y lo forzaron a salir del cargo.  

Según Holztman, Watergate constituyó un asalto a un proceso electoral, una obstrucción al sistema de justicia y sentó un precedente para frenar las extralimitaciones de los presidentes que siguieron.

Los abusos cometidos por Nixon fueron varios. Usó los poderes de su cargo para ocultar la participación de altos funcionarios de la Casa Blanca en el ingreso de un grupo de personas que colocaron equipos de espionaje y robaron documentos en la sede del Partido Demócrata. El Presidente también prometió el perdón presidencial a los ladrones y direccionó el dinero de la campaña electoral para comprar su silencio.  Asimismo, ordenó a la CIA para que obstruyera la investigación del FBI, pagó para que sus asesores más altos cometieran perjurio y utilizó información del jurado para adiestrar a posibles testigos.

Pero Watergate es un catálogo completo de otros abusos de Nixon, anota Holtzman. Nixon creó la infame “lista de enemigos” con los nombres de los activistas que se oponían a la guerra, opositores y periodistas, incluyendo al corresponsal Robert Sherril, de la revista The Nation a quien se lo persiguió desde las oficinas de IRS, organismo encargado del cobro de impuestos. Además, ordenó grabaciones ilegales de periodistas y empleados de la Casa Blanca y dirigió personalmente los bombardeos secretos de Cambodia, un país neutral frente a Vietnam.

Pero ¿cómo funcionaron las instituciones para frenar los abusos de Nixon? Según el testimonio de Holtzman, un corajudo juez de derecha, el republicano John Sirica, al olerse que algo no estaba bien cuando todos los delincuentes se declararon culpables, les impuso sentencias muy largas esperando que uno de ellos decidiera hablar. El que lo hizo, James McCord, admitió en la Casa Blanca que los defenderían a cambio de su silencio. Eso destapó el escándalo y nunca hubiera sido posible de no haber habido una justicia independiente.

En mayo de 1973, el Senado forzó al Fiscal General electo Elliott Richardson, a cambio de su confirmación, a nombrar un fiscal especial para Watergate y así asegurarse de que la investigación sería independiente.

Cuando el Presidente quiso evitar que las grabaciones de Watergate llegaran al jurado, la Corte Suprema, algunos de cuyos jueces habían sido escogidos por él mismo, rechazó de forma unánime el pedido. Así fue posible que una de las grabaciones en la que se escucha al presidente ordenando bloquear las investigaciones del FBI se hizo pública.

El día en que renunció, sostiene Holtzman,  Nixon sabía que si no lo hacía sería destituido por el Senado.  Talvez más tarde de lo que debía, las instituciones que imponen frenos y los balances funcionaron, dice. Y fue así como un caso de espionaje ilegal producido por el abuso, llevó a la más completa desgracia política a su autor.

La frase de Nixon, según la cual todo aquello que hace un Presidente no es ilegal, ha quedado como la demostración de que los mandatarios cuando no tienen límites se convierten en déspotas, concluye.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta