Me ofende que digan que tengo talento

En una concesión poco frecuente, el pintor Luigi Stornaiolo acepta dar una entrevista para hablar sobre el talento, ahora que dedica su tiempo mayormente a tratar de pintar, un don que se le volvió un reto.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora (O) 25 Julio 2015

Últimamente, para acordar casi cualquier asunto con Luigi Stornaiolo hay que hacerlo por interpuesta persona: Marcela Slade, una galerista de arte que se ha convertido en su discípula, en su asistente, en su sombra. De hecho, esta entrevista se concretó gracias a su amable intercesión.

Y la tarde en que Stornaiolo acepta definir, a su manera dispersa y genial, el talento, allí está Marcela. Ubicada en una posición discreta –como si quisiera obrar la ilusión de que no está– sonriendo, asintiendo, dándole las pautas para seguir. A él, a Luigi Stornaiolo, que durante 32 años desbordó talento y fue autosuficiente y hoy la necesita a ella para todo. O casi.

Hay que tener un enorme talento para volver a aprender a pintar y con la mano no dominante.
Es lo mismo. Para ser auténticos hemos de desechar cualquier talento que creamos tener, porque este nos estorbaría. Ciorán.

¿Qué es el talento?
Una gracia y un don divino, ¿no? De beneficio individual, de cada uno, pero es delicado atribuírselo.

¿Usted se lo atribuye a un ser superior?
No se sabe. Debe ser la providencia.

¿Es decir que viene del exterior y no del interior?
Lo uno o lo otro, da igual.

¿Para qué sirve el talento?
Para lo que fuere… para el fútbol, ponte. Ahora estaba viendo el juicio de Maradona, es increíble: 80 millones de pesos argentinos que corresponden a unos 10 millones de dólares nomás; y se hace un embrollazo ahí, y Maradona acusa una situación parecida, porque tiene dos hijas mayores con la misma madre, Claudia Villafañe, y yo también tengo dos hijas grandes con la misma madre.

¿Entre su vida y la de Maradona hay paralelismos?
En el juicio, pero yo no tengo plata ni el talento que él tuvo.

Pero mucho talento sí.
Yo no creo, verás (se desvía de la pregunta y pide permiso para fumar, saca un cigarrillo y empieza a hablar de lo que se le ocurre).

Entonces, el talento sirve para una infinidad de cosas.
Sí, hay la parábola de los talentos que está en Juan, capítulo 23, y también en Mateo, en el Nuevo Testamento (la parábola está en Mateo 25:14-30 y en Lucas 19:12-27). Te dan el talento y hay tres personas; entonces una lo esconde, otra lo multiplica y la otra se queda así (hace el gesto de quedarse como en blanco).

¿Y qué pasa con cada una?
Está clarito. Si es que uno se atribuye talento tiene que producir. Pero si le quitan el brazo… yo hasta hace dos años tenía el brazo ya así, como enfermo. Yo pinté 32 años y los últimos 3 años con la zurda, y ya creía que era el bacán, pero ahí está todo: torcido.

¿Y para qué cree que no sirve el talento?
Yo no me refiero a ello; nunca hay cómo atribuirse estas cosas. Eso te decía con la parábola de los talentos, si es que lo tienes, tienes que hacer. Ahí viene el sentido de la entrega. El amor, por ejemplo, sería el mayor talento, porque el amor es el que se da, no el que se recibe. Ya con eso dije todo.

¿No le parece que el talento está sobrevalorado?
Seguramente. Todo está confundido, verás, y más bien la palabra viene a ser la enfermedad del pensamiento… (respira profundo y dice: “Me agoto mucho” y saca un cigarrillo para fumárselo. A la pregunta de si no le va a fatigar más fumar, dice: “Es que no tengo qué hacer, estoy desesperado. Volví a pintar estos meses. Porque dejé dos o tres años de pintar totalmente, porque ya estaba torciéndome. Pero ahora he vuelto gracias a Marcela que viene. Pero pinto pésimo con la zurda. Pero más que pintar con la zurda me ha costado la convocatoria del proceso”.)

¿Cómo describiría a una persona talentosa?
Se advierte. En el fútbol está clarísimo, verás.

¿En qué se nota?
En el ‘dribbling’.

¿Y en un artista plástico?
Se ve. Lo que se ve es lo que se ve. No vale meterse a detallar mucho porque nunca se va a poder. Es pírrico el asunto; esa palabra es bonita. O sea, ¿qué se puede decir?

¿O sea que solo es y a la larga tampoco es importante?
¡Chuta, no me sale! (no está respondiendo, se refiere a que no puede embocarse el cigarrillo entre los labios cuando lo lanza con mano izquierda; como al quinto intento lo logra).

¿Usted confía en la gente talentosa?
¿Cómo puedo saber eso? Eso nunca se sabrá. Da lo mismo cachuflín, machucante, abogado o amante, verás. O esposo, tío, padrino…

Aunque ha vivido rodeado de gente talentosa (en la movida artística) no me podría decir si es de fiar.
De hecho, de la calidad humana nunca se sabe.

¿Y a usted para qué le ha servido el talento?
No sé si lo tenga siquiera.

¿Lo duda?
Claro, cuál talento. Me ofende.

¿Por qué?
Porque ya pasó todo lo que uno pudo hacer… Ve, ahí está, ese cuadro marca el momento en que dejé de pintar. Me cabreé porque es jodido con la izquierda; con la izquierda sí pinté unos tres años, y dejé y ahora volví. Y hasta tengo fe en el milagro de recuperarme; Marcela dice que no es posible.

Entonces, se ofende si le digo que es talentoso y no quiere decirme para qué le ha servido el talento.
Si es que ha habido (talento), para pintar. Pero no se puede uno ver al espejo siquiera, verás. Ahora me toca ir de bajada, en neutro, llanta baja, chocado y sin documentos. Un individuo fallido y triste.

¿Se ve así?
Ahora sí.

¿Y se acuerda de algún momento de los años 90, cuando usted estaba en la ebullición de su fama?
Justo en los 90 me fui a vivir a Australia. Y estaba desesperado. En Melbourne, Australia, !qué puedes hacer! Máximo, lo más hermoso que pude hacerfue una hija, que ahora tiene 23 años (Ángela). Hice una exposición también, entré a un concurso. Pero ahí era un individuo…

Uno más
Más bien era uno menos. Pero no, valioso fue.

Sus cuadros valen mucho, ¿usted sabe eso?
No tengo ni un cuadro. El mercantilismo está reñido con el arte; eso sí lo supe siempre.

¿Con disciplina y voluntad se pueden obtener los mismos logros del talento?
El que quiere y pone voluntad, sí pues. Pero es tan pírrico el objeto que no hay cómo siquiera ponerlo en... (no encuentra la palabra, se desespera hasta que finalmente dice algo) tela de juicio.

Todos tenemos un gran o pequeño talento para algo…
Todo niño.

Sí, pero ¿por qué cree que no todos tenemos el coraje de seguir nuestro talento para que nos lleve hasta donde nos podría llevar?
Y si nos llevaría, yo creo que sería peor quizá.

¿Por qué?
Por la vanagloria del ensimismamiento. Creo.

Entonces, ¿estamos a salvo cuando nos quedamos quietos y no seguimos a nuestro talento?
Es que ahí ya tomas partido y quieres antes que la verdad, la victoria.

¿Quiénes son las personas más talentosas con las que se ha topado en la vida y/o la ha compartido?
Joaquín Sabina, Marcelita Slade (ambos se ríen, cuando lo dice) y José Voltaire Villafuerte (futbolista de El Nacional), que era de mi edad.

¿Qué talento cree usted que no ha tenido?
Todos. Si uno es un gañán. Yo estoy muy talentoso, en cambio, en el aspecto farandulero y del cine mexicano.

¿Cuál quisiera tener?
Para el teatro, ser actor.

Si la reencarnación existiera, ¿en qué o en quién le gustaría reencarnar?
En el Oswaldito Guayasamín.

¿Por qué?
Él sí era gran pintor.

¿Y usted no se considera un pintor talentoso?
Ojalá. Pero no valdría.

 

Luigi Stornaiolo
Quito, 1956. Hizo estudios en Arquitectura, pero en pintura es autodidacta; aprendió mirando la obra de Velásquez, Zurbarán, Murillo, Rivera, Rubens, Rembrandt. Ha participado en bienales, como las de Cuenca, Sao Paulo, Trujillo o Venecia. Hace cuatro años aproximadamente perdió movilidad en el lado derecho de su cuerpo (brazo y pierna); desde entonces pinta con la izquierda.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta