Sínodos: el cambio puede ­esperar

La Iglesia católica aún no resuelve otros temas pendientes, como el fin del celibato o el sacerdocio femenino.



Santiago Estrella G. 25 Octubre 2014

Hace unos 30 años hubo una peregrinación de la Virgen de El Quinche hacia Quito. El pueblo católico se volcó a las calles como suele hacerlo durante la procesión de Jesús del Gran Poder. Dos jóvenes homosexuales rezaban con devoción y un llanto que parecía no tener consuelo. Eran sus devotos, pero estaban alejados de la iglesia. Y la respuesta que dieron fue devastadora por conjetural: “No nos aceptarían”.

En ese momento, un joven que aspiraba a ser un religioso franciscano sintió que algo andaba mal. Había leído algunos documentos del Concilio Vaticano II y se convenció del postulado que decía que toda persona que deseara el bien, tenía consigo el Espíritu Santo. Y aunque eso se escribió pensando en aquellos que no eran católicos, el joven franciscano entendió que debía ser para toda persona de cualquier condición.

El último Sínodo de la Iglesia Católica, según muchos, fue un fracaso. El papa Francisco había dado señales a aquellos católicos no ortodoxos de que comenzaba un derrotero distinto. Algunos creyeron que ya  no se trataba de modificaciones sino de una auténtica revolución, como la que llevó adelante Juan XXIII con el Concilio Vaticano II. Pero el Vaticano no es precisamente el lugar donde las transformaciones van de la mano con la celeridad del mundo. Y eso es algo que pasa en casi todas las instituciones.

La Iglesia es -ha sido- conservadora. Le costó cuatro siglos reconocer que se había equivocado con Galileo y otros científicos. Y ese conservadurismo trae consigo un conflicto para los católicos liberales -si cabe el término- entre la obediencia y la infalibilidad del Papa y, por ejemplo, sus convicciones personales de cómo llevar su propia vida. Hay católicos que no condenan el aborto, que usan preservativos en sus relaciones sexuales, que aprueban el matrimonio entre personas del mismo sexo, así como hay católicos que los condenan.

Cuando el papa Francisco era el cardenal Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, en Argentina se debatía la ley de matrimonio igualitario en el Congreso. Una carta suya enviada a las monjas Carmelitas decía que no es solo un mero proyecto legislativo, sino una “movida del padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios”. La comunidad homosexual se sintió agraviada. Y ya como Papa, tenía pocas expectativas de que la Iglesia cambiara.

Poner sobre el tapete en una cita de obispos a las parejas del mismo sexo y a los divorciados parecía de por sí ya un gran avance. La escritora Leila Guerriero, en una opinión escrita en el diario español El País, cuestiona, en cambio, que se lo pueda considerar histórico porque nada histórico se obtiene cuando se reconoce lo que ya es obvio. “¿Un grupo de gente descubre que las personas homosexuales tienen dones y cualidades, y lo saludamos como un giro histórico?”

Papa Francisco
Papa Francisco
En el último encuentro con los obispos, no logró los cambios esperados.

Los católicos saben que sí. Por eso, los sectores conservadores incluso buscaron en su retiro a Benedicto para que intermediara ante Francisco. El no lograr ninguna modificación sustancial solo es un indicador de que por un buen tiempo, una verdadera aceptación de la diversidad demorará.

La Iglesia, por cierto, tiene otras preocupaciones que tampoco ha resuelto y que bien pudieran ser tan urgentes como las que trató el sínodo último. Y aquello de la adaptación de la Iglesia a los tiempos modernos es algo que se viene discutiendo desde siempre. De lograrla, se traduciría en su potenciación de vocaciones sacerdotales, ahora venidas a menos.

El sacerdocio femenino, por ejemplo, es un tema pendiente. Cuando en el mundo cada vez hay más mujeres en lugares de decisión, en la iglesia siguen asumiendo tareas menores. Si el pecado entró al mundo por la mujer, Eva, también  la salvación llegó por una mujer, María, quien, para el teólogo Leonardo Boff, es el rostro femenino de Dios.

La eliminación del voto de castidad para ser sacerdotes, también es discutida y demandada.  Pero la Iglesia tiene una razón que va más allá del principio de que un sacerdote se consagra a Dios y a la comunidad. En la tradición judía, el Sumo Sacerdote se mantenía casto un tiempo antes del sacrificio del cordero, representación del Mesías. En la tradición católica, el sacrificio es diario en la misa.

La negación del preservativo en tiempos del sida, el ocultamiento de la pedofilia y tantas cosas repercute en aquellos católicos liberales -si cabe el término- que viven en ese constante conflicto: entre su convicción personal y la doctrina. Es un dilema serio que lleva a una definición paradójica: ser católico, pero “no practicante”.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta