El liberalismo es una fuerza moral: Bobbio

El liberalismo nació como oposición al Estado absoluto, como reivindicación de las libertades individuales. Es, por eso también, una doctrina moral.



Mauricio Maldonado Muñoz 25 Octubre 2014

Me viene a la mente una entrevista en que Riccardo Guastini recuerda que su alejamiento del marxismo fue en gran parte mérito de Bobbio.

Guastini rememora que Bobbio había respondido a uno de sus escritos al respecto, y termina diciendo: “Tuve que admitir que tenía razón”. No solo con Guastini había polemizado Bobbio, sino con muchos marxistas de su época.

Una parte importante de sus reflexiones fueron dadas porque Bobbio (a fin de cuentas un hombre de izquierda) consideró un error que muchos olvidaran las conquistas del liberalismo y su rol histórico. Este tema está presente, con varios matices, a lo largo de toda su obra; pero considero especialmente interesante su libro: ‘Liberalismo y democracia’ (1985).

Bobbio parte de dos diferentes distinciones: la libertad de los antiguos y la libertad de los modernos y, por otro lado, la democracia de los antiguos y la democracia de los modernos. Hay dos problemas que sirven para tratar la cuestión: la necesidad de distribuir el poder y, en segundo lugar, la de limitarlo.

Inicialmente la democracia trató de responder al primero de ellos, mientras el liberalismo trató de responder al segundo. Libertad para los antiguos significaba la posibilidad de distribución del poder político, mientras para los modernos libertad significa seguridad de los goces privados. Para los antiguos, democracia quería decir democracia directa (la reunión en las plazas para decidir los asuntos públicos), mientras para los modernos democracia quiere decir democracia representativa.

Bobbio recoge algunos conceptos importantes que definen al liberalismo y que constituyen antecedentes de la relación que luego establece con la democracia. Uno de ellos es que el liberalismo clásico tiene como presupuesto filosófico a la teoría de los derechos naturales (o sea la que asume que existen algunos derechos que las personas poseen más allá de la voluntad de la comunidad política). Por otra parte, el liberalismo es individualista (y por ende aprecia la fecundidad del antagonismo), que es naturalmente contrario a las visiones organicistas. Liberalismo significa límites a los poderes y límites a las funciones del Estado.

La primera idea se refiere al Estado de derecho, la segunda al estado mínimo. El primero de ellos se contrapone al Estado absoluto, más aún si se considera que la concepción liberal es compatible solamente con el Estado de derecho en sentido fuerte (o sea el que asume que ciertos derechos son “inviolables”). Frecuentemente se olvida que el liberalismo nació como oposición al Estado absoluto, como reivindicación de las libertades in­dividuales, y que el liberalismo es, también en su esencia, una doctrina moral.

Norberto Bobbio
Norberto Bobbio
Nacido en Turín, Italia, y muerto en el 2004, fue jurista, filósofo y politólogo.

Dice Bobbio: “Hoy estamos demasiado influidos por la crítica exclusivamente económica del ‘Welfare State’ como para darnos cuenta plena de que el primer liberalismo nace con una fuerte carga ética, y la crítica del paternalismo tiene su principal razón de ser en la defensa de la autonomía de la persona humana. Desde este punto de vista, Humboldt se liga con Kant, y este y Humboldt con Constant. También en Smith, que por lo demás antes de ser economista fue moralista, la libertad tiene un valor moral”.

El liberalismo de los modernos era considerado antitético de la democracia de los antiguos; sin embargo, no se puede decir lo mismo del liberalismo de los modernos en relación con la democracia moderna. De hecho –dice siempre Bobbio– la democracia de los modernos puede ser considerada como la consecuencia natural del liberalismo, a condición de que se la entienda, no desde el punto de vista de su ideal igualitario, sino desde su fórmula política: que es la soberanía popular.

Así, la democracia moderna se asienta en el liberalismo, en tanto que la afirmación de las libertades liberales y su continua expansión allanaron el camino a la participación que, con la ampliación del sufragio, devinieron en la democracia representativa.

En esa medida, la unión liberalismo-democracia se expresa en los derechos de libertad junto a las libertades políticas. En esta parte, Bobbio señala que la deliberación, que se supone antecedente de las decisiones democráticas, puede ser considerada como tal sólo en libertad; de tal suerte que el procedimiento democrático sin libertades liberales es simplemente ficticio, no real.

Las libertades liberales dan sentido a las libertades políticas. La unión puede expresarse, por otra parte, en esta afirmación de Bobbio: “Hoy solo los Estados nacidos de las revoluciones liberales son democráticos y solamente los Estados democráticos protegen los derechos del hombre: todos los Estados autoritarios del mundo son a la vez antiliberales y antidemocráticos”.

Todas estas cuestiones tienen muchas consecuencias, pero me interesa puntualmente una: la democracia no puede ser considerada simplemente un sistema de mayoría. En otro de sus trabajos: la regla de mayoría: límites y aporías, Bobbio explica que la regla de mayoría ha sido aceptada en varios regímenes no democráticos (como ocurrió en el fascismo –y, bien podría decirse, como ocurre hoy en regímenes como Cuba o Corea del Norte–). Por ende, los regímenes autoritarios no rechazan la regla de mayoría como tal, rechazan que se la pueda aplicar libremente.

El límite que supone la composición liberalismo-democracia implica la existencia de algunos derechos contra la mayoría. En muchos de sus trabajos, Bobbio defendió un concepto de democracia de tipo procedimental, en el que incorporó algunas –suele llamárseles así– reglas de juego democrático. Estas incluyen, por obvias razones, el respeto de las libertades liberales y las libertades políticas.

Las reglas democráticas no son reglas y basta, son reglas que han sido fruto de luchas e ideales (él mismo lo recuerda en ‘El futuro de la democracia’). Las reglas de juego democrático –lo he dicho yo en un artículo sobre la obra del turinés– no han sido igualmente eficaces a lo largo del tiempo, y la forma en que el “juego” se desarrolla en las sociedades democráticas es de una particular naturaleza, pero las reglas nos permiten, al menos, saber quién está jugando y quién está, en cambio, haciendo trampa.

Norberto Bobbio
Nacido en Turín, Italia, y muerto en el 2004, fue jurista, filósofo y politólogo. En 1935 fue arrestado por el Régimen por ser del grupo antifascista Giustizia e Libertà. Durante la Segunda Guerra Mundial fue encarcelado debido a su pertenencia a la resistencia italiana.  Bobbio ha analizado las ventajas y desventajas del liberalismo y del socialismo, tratando de mostrar que quienes defienden ambas ideologías basan sus actividades en el respeto al orden constitucional. *Abogado. Hace su posgrado en Génova, Italia.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta