Los Quipus ¿un tipo de escritura?

Los quipus, según los especialistas, pueden haber sido un sistema mnemotécnico, al igual que un rosario, o una escritura.



*Luis Montaluisa Chasiquiza 26 Abril 2014

Todos los pueblos del mundo han desarrollado algún tipo de escritura. Cada una de ellas responde a su cosmovisión. Entonces, los quipus no necesariamente debieron haber sido una escritura fonética, al estilo de las desarrolladas en el Medio Oriente.  

Las culturas ancestrales son cósmicas, no antropocéntricas. Ellas se han preocupado de aspectos vitales como producción alimenticia, manejo austero de la economía, riego, salud, antes que de conceptos abstractos como ciudadanía. Desarrollaron la ‘chakra’ (cultivos asociados), no el monocultivo. Los excedentes los guardaban en los qullqa (depósitos) para los períodos de escasez. Estos datos habrían sido visualizados en los quipus.

La mayoría de los quipus que se conocen son de la época colonial: hay pocos prehispánicos. Para unos los quipus solo eran un sistema estadístico; para otros, un sistema mnemotécnico, al igual que un rosario; y para unos terceros un sistema de escritura.

Entre los especialistas están Gary Urton, a cargo del Khipu Database Project de la Universidad de Harvard; Marco Curatola, quien publicó ‘El Quipu Colonial’, en la Universidad Católica del Perú. Otros son Ascher,  Frank Salomon, Galen Brokaw, José de la Puente, Andrés Chirinos...

Entre los museos de América y Europa pudieran existir unos 734 quipus. El Museo de Berlín tendría alrededor de 350; Habrían, seguramente, muchos más en manos privadas. Los quipus están conformados por una cuerda horizontal de la cual penden los cordeles con nudos. Los colores son variados. El número de cordeles colgantes va desde 1 hasta 1 500. Los nudos pueden ser de tres clases: el simple, el que tiene forma de ocho, y el largo.

Los españoles, al inicio, estimularon el uso del quipu, incluso el virrey Toledo (1569-1581) los incorporó al sistema administrativo colonial. Pero el Tercer Concilio Limense (1582-1583) prohibió su uso. ‘La Miscelánea Austral’, de Diego de Avalos,  de 1602, señala casos en que los quipus fueron quemados y sus poseedores castigados. A pesar de esa prohibición, el quipu siguió usándose unos 150 años más. Brokaw dice que en 1639 en varias comunidades  todavía incluían el puesto oficial de quipucamayoc. Según Frank Salomón, en Tupicocha y Rapay (serranía de Lima, Perú), aún hoy se usa el quipu como signo de autoridad.

Urton sostiene que el quipu emplearía un sistema binario, y uno de base cinco. Eso es posible, pues la fuente de toda ciencia es el estudio del cosmos y del cuerpo humano. El que los quipus hayan existido en culturas preincásicas, como la huari, tampoco es novedad, pues conocimientos atribuidos a los incas, como el mismo quichua, serían anteriores a ellos.

Hoy se conocen quipus que representan el sistema decimal.  El quichua  tiene un sistema de numeración regular, a nivel oral, a diferencia de las lenguas europeas, que tienen irregularidades. A partir del diez, en vez de contar: diez y uno, diez y dos, diez y tres, etc., dicen  once, doce, trece, etc. Las niñas y niños aprenden a escribir los numerales llenando mecánicamente renglones del 11 al 20, del 21 al 30, etc. Esto no permite entender el concepto de sistema de numeración. En cambio en quichua se aprende a representar los números del 1 al 9, luego  se hace la Chunkachina (grupos de diez), y empleando  la Taptana Monta­luisa, elaborada en 1982, se piensa las matemáticas y se escribe cualquier numeral hasta el infinito.

Las crónicas de Guamán Poma.
Las crónicas de Guamán Poma.
Ilustración


Los cronistas y los quipus

Cieza de León, en 1553, en la ‘Segunda parte de la crónica del Perú’ dice sobre un quipu Huanca: “y esto fue los ‘quipos’, que son ramales grandes de cuerdas anudadas, y los que desto eran contadores y entendían el guarismo destos nudos davan por ello razón de los gastos que se avían hecho o de otras cosas que oviesen pasado de muchos años atrás; y en estos nudos contavan de uno de uno hasta diez y de diez hasta çiento y de çiento hasta mil […] En cada cabeça de provincia avía contadores a quien llaman ‘quiposcamayos’ e por estos nudos tenían la quenta y razón de lo que avían de tributar los que estan en aquel distrito desde la plata, oro, ropa y ganado hasta leña, y las otras cosas más menudas; […]”.

En el siglo XVII, Bernabé Cobo, en 1653, da a entender que su uso ya no era estandarizado cuando escribe:
“Sevíales de libro ó cuaderno un manojo destos QUIPOS, en que diversos hilos de colores diferentes y en cada uno dados varios nudos y lanzadas que significaban diversas cosas […] mas ni entre los mismos QUIPOCAMAYOS entendían los unos los registros y memoriales de los otros, sino cada uno los que él hacía y lo que los otros la declaraban”.

En 1609 el Inca Garcilaso de la Vega, en sus ‘Comentarios Reales de los Incas’ dice:  “El que procura contar las estrellas, no sabiendo aún contar los tantos y los nudos de las cuentas, digno es de risa”.

Luego de este corto recorrido sobre el sistema de representación de los quipus se puede concluir que la educación debe enseñar a las personas a vivir no solo con lógica bivalente (1,0) sino también con la lógica trivalente presente en el kichwa y otras lenguas indígenas.
Los sistemas educativos de nuestros países en lugar de solo mendigar conocimientos extranjeros, deben considerar como mutuamente complementarios la ciencia y la tecnología ancestrales con las de otras culturas del mundo.

Esto permitirá tener un modo de vida sustentable en lugar del modelo extractivista transnacional que existe ahora.

* Profesor de semiótica  y lingüística de la Universidad Politécnica Salesiana (UPS)

Quipus que se exhiben en Perú
Quipus que se exhiben en Perú
Foto: Flickr

 

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta